Publicidad
20 Aug 2022 - 10:42 p. m.

¿No más visas para los ciudadanos rusos? Países de la Unión Europea están divididos

Finlandia y Estonia han tomado medidas al respecto. Alemania y Portugal se oponen. El asunto será discutido por la Unión Europea a finales de agosto.

Redacción Mundo con información de AFP

Según datos citados por AFP, las peticiones de ciudadanos rusos representaron el mayor grupo, con 536.000, de las que solo un 3 % fueron rechazadas.
Según datos citados por AFP, las peticiones de ciudadanos rusos representaron el mayor grupo, con 536.000, de las que solo un 3 % fueron rechazadas.
Foto: EFE - WAEL HAMZEH

Opiniones divididas ha causado en la Unión Europea la idea de prohibir la entrada de turistas rusos a los países del bloque. Es un pedido hecho por el presidente Volidímir Zelenski que ha tenido acogida en países como Estonia y Finlandia.

Estonia, por ejemplo, ha decidido prohibir la entrada incluso a los ciudadanos rusos que ya tienen visa emitida por el país y ahora busca hacer lo mismo con las personas que han conseguido visado a través de otros Estados de la UE.

“Visitar #Europa es un privilegio, no un derecho humano. Los viajes aéreos desde RU están cerrados. Significa que mientras los países Schengen emiten visas, los vecinos de Rusia llevan la carga (FI, EE, LV: puntos de acceso únicos). Es hora de acabar con el turismo de Rusia ahora”, dijo en Twitter la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas.

Hay que recordar que en el continente es posible viajar con la visa Schengen en 22 países del bloque y otros como Suiza.

Los 26 países del espacio Schengen recibieron tres millones de solicitudes de visas el año pasado. Según datos citados por AFP, las peticiones de ciudadanos rusos representaron el mayor grupo, con 536.000, de las que solo un 3 % fueron rechazadas.

Finlandia, por su parte, anunció que a partir del 1.° de septiembre limitará las visas turísticas al 10 %.

Sugerimos: Primera ministra de Finlandia se hace un test de drogas “para limpiar su reputación”

“Las visas turísticas no se acabarán por completo, pero su número se reducirá significativamente”, anunció a la prensa en Helsinki el ministro finlandés de Relaciones Exteriores, Pekka Haavisto, citado por la AFP.

El mismo funcionario señaló que su país está a favor de terminar el acuerdo europeo de facilitación de visas de turista con Rusia, lo que aumentaría su precio de 35 a 80 euros.

Como explica la agencia francesa de prensa, la medida tendrá impacto, pues, tras el cierre del espacio aéreo de la UE a los vuelos procedentes de Rusia, los ciudadanos de ese país han venido usando la conexión terrestre con Finlandia para ir a otros países europeos.

En otra orilla están Alemania y Portugal, que creen que el veto afectaría a los opositores del Kremlin que busquen o necesiten salir del país para protegerse.

Otros como Grecia y Suecia no han tomado una posición en el asunto y Dinamarca ha señalado que quiere ver el consenso europeo antes de decidir.

El pedido de Ucrania para vetar a los rusos

“Los rusos apoyan abrumadoramente la guerra, celebran los ataques con misiles contra ciudades ucranianas y el asesinato de ucranianos. Dejen a los turistas rusos que disfruten de Rusia entonces”, dijo el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba.

Volodímir Zelenski a comienzos de este mes levantó una polémica tras proponer que los países prohíban en sus territorios la entrada de los ciudadanos rusos. Lo dijo en una entrevista con The Washington Post.

Más sobre esto: Zelenski propone que Occidente prohíba ingreso a ciudadanos rusos y enciende la polémica

Según Zelenski, las sanciones que se han impuesto contra Rusia son insuficientes. “Las sanciones más importantes son cerrar las fronteras, porque los rusos le están quitando la tierra a otra persona”, cita el Post.

Zelenski también dijo que los rusos deberían “vivir en su propio mundo hasta que cambien su filosofía”. Frente a la realidad de que no todos los ciudadanos comparten las decisiones de Putin, y que de hecho muchos han dejado el país huyendo del gobierno de Moscú, el presidente de Ucrania señaló que esa distinción no importa.

“Entonces lo entenderán”, dijo al Post. “Dirán: ‘Esta [guerra] no tiene nada que ver con nosotros. No se puede responsabilizar a toda la población, ¿verdad?’. Sí se puede. La población eligió a este gobierno y no lo combate, no lo discute, no le grita”, agregó.

A esto, el Kremlin no tardó en responder. Dijo que la idea “rebasa todos los límites”. Su portavoz, Dmitry Peskov, citado por la AFP, aseguró que “la irracionalidad del pensamiento en este caso rebasa todos los límites”. Añadió: “Cualquier intento de aislar a los rusos o a Rusia es un proceso que no tiene perspectivas”.

La decisión sobre las visas para los rusos

La cuestión se discutirá en un encuentro de ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Praga el 31 de agosto.

República Checa, que tiene la presencia rotativa del bloque, dijo que no respalda el veto total, pero reconoció que actuar con normalidad con los turistas rusos “en tiempos de agresión es inadecuado”.

Praga defiende la entrada de periodistas rusos u otros civiles que teman ser perseguidos en su país. Esta cláusula es aceptada por el resto de países a favor del veto, incluso Ucrania.

La Comisión Europea, por su parte, subrayó la necesidad de acceso humanitario para los disidentes rusos y de examinar individualmente cada solicitud.

Pero Cyrille Bret, del Instituto Jacques Delors, “pocas posibilidades de que se adopte” una prohibición a nivel comunitario, incluso si las opiniones públicas de los países están a favor.

Las sanciones de la UE requieren la unanimidad de los 27 Estados miembros y los últimos paquetes de medidas han pasado con dificultades, especialmente por las objeciones de Hungría, que mantiene lazos con Moscú.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.