30 Jun 2021 - 3:00 p. m.

El conflicto permanente e invisible de Tigré, la zona olvidada de Etiopía

Muertes, desplazamientos forzados y otras violaciones a los derechos humanos se dan a diario en la región etíope de Tigré. Lo más grave es que el conflicto parece estar lejos de terminar.

Redacción Mundo

Internacional

Tigré es una de esas regiones del mundo que vive en un sanguinario conflicto armado que cada tanto se cobra la vida de decenas de personas, pero del que poco se habla. Se trata de una guerra que ha llevado a más de 40.000 etíopes del Tigré a refugiarse en Sudán, ha causado centenares de muertos hasta ahora, pero no existe aún un balance preciso sobre las víctimas de los combates, en parte porque no es posible entrar y nadie sabe lo que realmente ocurre.

Desde el pasado 4 de noviembre se vive una escalada de violencia sin precedentes, luego de que el gobierno etíope lanzara una intervención militar para derrocar al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), el partido gobernante en la región norteña. Lo más grave es que se tiene muy poco acceso al territorio por los constantes enfrentamientos, dejando tras un telón inaccesible ls derechos humanos y las duras condiciones en las que vive la población local.

Este diario habló hace poco con Mónica Camacho, la persona de Médicos sin Frinteras que se encarga de las operaciones en África oriental, que incluye esa región junto con Sudán y Somalia, quien dijo: “MSF logró acceder durante algunos meses a una parte del territorio que equivale al 30 % de la región, pues el resto todavía está en conflicto, así que lo que desconocemos es una foto grande. Lo que hemos visto al visitar puestos y centros de salud es que una tercera parte o menos están funcionando. La mayoría no lo están haciendo por diferentes motivos: han sido destruidos en medio del combate, un porcentaje grande ha sido vandalizado con una clara intención de dañar. Esto no solo aplica a servicios de salud, sino a colegios y estructuras básicas de agua y energía”.

Puede leer: Fuerzas rebeldes recuperaron Mekele, capital de la región etíope de Tigré

Justo ayer se conoció que las fuerzas leales a las anteriores autoridades de Tigré, que se enfrentan al gobierno federal, recuperaron el lunes Mekele, capital de esta región del norte de Etiopía donde el gobierno evacuó a sus representantes y decretó un alto el fuego, después de casi ocho meses de combates. Estos grupos, que se autodenominan “Fuerzas de Defensa de Tigré” (TDF), “tomaron el control de la ciudad”, indicó a la AFP un miembro del gobierno interino regional, que pidió el anonimato.

Mekele fue tomada por el ejército federal el 28 de noviembre de 2020, tres semanas después de que el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, lanzara una ofensiva para expulsar a las autoridades regionales, díscolas con el poder central, e integradas por miembros del Frente de Liberación el Pueblo de Tigré (TPLF), que dominó durante mucho tiempo la vida política de Etiopía. En principio la operación debía ser breve y se ordenó después de que fuerzas pro-TPLF atacaran bases militares, según Abiy Ahmed, premio Nobel de la Paz 2019 por la reconciliación con Eritrea.

Pero los combates continúan y han dejado al borde de la hambruna a al menos 350.000 personas, según Naciones Unidas. La semana pasada, las TDF lanzaron una ofensiva, coincidiendo con las elecciones nacionales anticipadas, en las que incluso se conoció que murieron tres miembros de MSF que estaban en la zona.

El gobierno etíope, en tanto, anunció un “alto el fuego unilateral” en la región. “A partir de hoy, 28 de junio, se ha declarado un alto el fuego unilateral e incondicional”, indicaron medios de prensa del gobierno citando un comunicado oficial. La medida es para permitir el buen desarrollo de los cultivos y la distribución de ayuda humanitaria, según un comunicado difundido por los medios de comunicación públicos al anochecer.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, consideró los acontecimientos “extremadamente preocupantes”. “Muestran, una vez más, que no hay ninguna solución militar a la crisis”, declaró, afirmando que tenía “esperanza” en que se produzca “un cese efectivo de las hostilidades”. Por su parte, Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido han solicitado una reunión pública de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Tigré, informaron fuentes diplomáticas, precisando que podría celebrarse el viernes.

Ante el avance de los combatientes de las TDF, el gobierno designado por Abiy Ahmed decidió dejar la capital regional, declaró a la AFP un funcionario, que dijo que los combatientes rebeldes se acercaban “por todos lados”. “Todo el mundo se fue. Los últimos se fueron por la tarde... La región no tiene gobierno”, señaló el funcionario, que pidió el anonimato. Por su parte, un responsable del sector humanitario confirmó que los miembros del gobierno interino se habían marchado de Mekele.

Ahora que la situación empeoró organizaciones de todo el mundo han intensificado su llamado para que se permita el ingreso de personal humanitario. De hecho, el pasado marzo, la Organización Mundial de la Salud, aseguró: “El acceso humanitario es esencial. El personal humanitario debe poder llegar a todas las regiones de Etiopía afectadas por el conflicto y la violencia. Esto incluye las principales ciudades y zonas rurales de Tigray, así como Benishangul Gumuz, Oromia, Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur (SNNP) y Amhara, y en las regiones que acogen a miles de desplazados internos”.

Luego agregó: “Sólo con un esfuerzo concertado y exhaustivo, plenamente basado en el respeto de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, la respuesta humanitaria en Tigray estará a la altura de las necesidades humanitarias, especialmente para las mujeres y los niños”.

Comparte: