2 Mar 2020 - 11:47 p. m.

El Espectador le explica: ¿Qué pasó en Ceará, el estado brasileño que se quedó 13 días sin policías?

Durante dos semanas la violencia se desató en este estado brasileño: la Secretaría de Seguridad Pública contabilizó entre el 1 y el 25 de febrero, último día con datos oficiales diarios, un total de 364 muertes violentas. ¿Qué pasó?

redacción internacional

Efectivos del Ejército como de la Fuerza Nacional de Seguridad, un cuerpo de élite, fue enviado a Ceará por huelga de policías. / EFE
Efectivos del Ejército como de la Fuerza Nacional de Seguridad, un cuerpo de élite, fue enviado a Ceará por huelga de policías. / EFE

Ceará, uno de los estados más violentos de Brasil, vivió casi dos semanas de caos, luego de que los policías entraran en huelga. Y aunque las huelgas policiales son ilegales se han multiplicado en el país: 12 estados tienen a sus uniformados haciendo reclamos laborales y en paro. De acuerdo con analistas, este fue un intento velado por debilidar a las autoridades locales del estado, gobernado por la izquierda. El domingo, luego de días de desenfreno violento, los policías acordaron levantar la huelga. Pero lo que dejó la rebelión de los uniformados no tiene antecedentes.

¿Dónde queda Ceará?

Este estado brasileño tiene nueve millones de habitantes. Su capital es Fortaleza. Es el octavo estado más poblado de los 26 estados de Brasil. También es uno de los más violentos, con 12 asesinatos, en promedio, al día. Sin embargo, desde que empezó la huelga de policías la situación se puso aún más grave.

Ver más: La alerta en Brasil por homicidios y flexibilización de porte de armas

¿Por qué la huelga?

Los policías de este lugar se declararon en desacato a mediados de febrero, el 18, por la negativa de un aumento salarial. Los uniformados se pusieron capuchas, agarraron sus armas y se negaron a trabajar. Un momento clave para este estado que celebró en ese fecha el Carnaval, uno de los momentos más esperados por los brasileños, pero también uno de los más violentos. El segundo día de la huelga, ya la situación se desbordaba: el 19 de febrero el senador de centroizquierda Cid Gomes, representante de Ceará recibió un disparo mientras intentaba romper un piquete policial con una excavadora en la ciudad de Sobral.

Desde el inicio de la huelga fueron detenidos 47 policías, de los cuales 43 responden por deserción al abandonar su cargo militar, tres por participar en motines y uno por incendiar un automóvil particular. Otros 230 agentes fueron separados de sus funciones y retenidos sus distintivos y armas.

Ver más: Las clases de sexo de Jair Bolsonaro 

Ejército en las calles

El pasado viernes, el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro decidió prorrogar hasta el próximo 6 de marzo la presencia del Ejército en las ciudades del estado. Bolsonaro había autorizado que las Fuerzas Armadas reforzarán la vigilancia en las calles el pasado día 20 pero sólo hasta el 28 de febrero, aunque después el jefe de Estado decidió prorrogarla ya que la protesta de los policías, que reclaman mejoras salariales y respuesta a otras demandas, no cesaba.

La violencia que se desató después del inicio de la huelga mermó gradualmente después del 25 de febrero con la presencia de los soldados del Ejército y también de la Fuerza Nacional de Seguridad, un cuerpo de elite que también ha enviado unos 300 agentes a Ceará.

Ver más: Violencia, la prueba de fuego para Bolsonaro desde que comenzó su gobierno

¿Cuándo terminó la huelga?

Los policías del estado brasileño de Ceará, que completaban trece días en huelga, votaron internamente y llegaron a un acuerdo este domingo con el Gobierno regional para poner fin a una paralización que desató los índices de violencia en esa región del nordeste del país. En una reunión celebrada este domingo, los representantes de los agentes y una comisión integrada por los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo de Ceará alcanzaron un acuerdo en el que los policías se comprometieron a retomar sus actividades este lunes.

Ver más: Para Bolsonaro, la mano dura redujo homicidios en Brasil

La mayoría de los policías en huelga estaban amotinados en un cuartel de Fortaleza, la capital regional, y otros encapuchados, que se identificaban como supuestos agentes, lo hacían en escuelas públicas del estado. Los policías pidieron que a partir de ahora los mediadores en el proceso legal al que serán sometidos no sean más de organismos regionales y que esa representación sea delegada a entes federales como la Defensoría Pública, el Ejército y la Orden de los Abogados de Brasil (OAB), el colegio que regula la profesión en el país.

El Gobierno de Ceará, por su parte, se comprometió a no transferir en un plazo de sesenta días a los policías de Fortaleza y alterar la propuesta de reajusta salarial hasta 2022 que se tramita actualmente en la Asamblea Legislativa regional.

Síguenos en Google Noticias