Publicidad
23 Apr 2021 - 11:56 a. m.

Ningún país respondió a llamado de rescate de 130 migrantes muertos en el Mediterráneo

Durante dos días una organización humanitaria pidió ayuda para rescatar a 130 migrantes que estuvieron a la deriva en una frágil embarcación. Todos murieron porque nadie respondió al llamado de auxilio.
En lo que va de este año más de 650 personas han muerto intentando cruzar el Mediterráneo; esta semana murieron 130.
En lo que va de este año más de 650 personas han muerto intentando cruzar el Mediterráneo; esta semana murieron 130.
Foto: ANDREAS SOLARO

En lo que va de 2021, cerca de 650 personas han muerto en el mar Mediterráneo, principalmente en la parte más peligrosa que es la que conecta a Libia e Italia. Una cifra que tiene en alerta a las autoridades, pues el año pasado para la misma fecha las muertes ascendían a 149.

El último naufragio revela el desespero de los migrantes y la falta de solidaridad. La Organización Mundial para las Migraciones (OIM) denunció que el último naufragio, ocurrido esta semana se provocó por la falta de respuesta de varios países.

La ONG SOS Méditerranée alertó y pidió durante dos días a las autoridades de los países del Mediterráneo que enviaran barcos para rescatar a 130 inmigrantes que habían naufragado, pero ninguno respondió a las llamadas de socorro.

Le puede interesar: Barco naufraga con 130 personas a bordo en el Mediterráneo

Esa inacción provocó la muerte de todos los ocupantes de la frágil embarcación que estuvo a la deriva durante dos días y que estaba repleta de refugiados e inmigrantes.

“Durante dos días el teléfono de alarma de la ONG llamó a los centros de salvamento marítimo en la región del Mediterráneo, llamó a los Estados para que cumplan con sus responsabilidad hacia esas personas y que envíen barcos de rescate, lo que no sucedió”, dijo la portavoz de la OIM en Ginebra, Safa Msehli.

Agregó que esa llamadas de emergencia se hacen “una y otra vez a los Estados, que las rechazan o llegan muy tarde”.

SOS Méditerranée explicó este jueves que al aviso de “Alarm Phone” acudieron, junto al Ocean Viking, tres naves mercantes, que realizaron una búsqueda “en condiciones de mar extremadamente difíciles” por el temporal, con olas de hasta seis metros de altura, y en una “carrera a contrarreloj” para salvar a esas personas.

Además del barco que protagonizó esta nueva tragedia en aguas del Mediterráneo, la OIM dijo que otros dos barcos con refugiados e inmigrantes partieron en los últimos días de Libia. Uno de éstos últimos llevaba 103 personas abordo, pero fue interceptado por la Guardia Costera de Libia, devuelto a este país y sus ocupantes detenidos.

Le puede interesar: El coronavirus no detuvo la migración por el Mediterráneo

“Hay informaciones de un tercer barco que lleva unas 40 personas, pero no tenemos más noticias. Ha estado en el mar durante tres días y tememos que lo peor”, comentó la portavoz.

“Estas son las consecuencias humanas de las políticas que no respetan el derecho internacional y los imperativos humanitarios más básicos”, escribió el director de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) Antonio Ambrosi, en redes sociales, tras conocerse el naufragio.

Mientras, la portavoz del Alto Comisariado de la ONU para los Derechos Humanos (UNCHR), Carlotta Sami, se preguntó en un tuit: “¿Cuándo será suficiente? Pobres personas. Cuántas esperanzas, cuántos miedos. Destinadas a chocar contra tanta indiferencia”.

Sin embargo, fue en vano. El buque “My Rose” vio en el agua tres cadáveres y una aeronave de vigilancia de la agencia europea Frontex localizó los restos de la patera naufragada, mientras el Ocean Viking confirmó el avistamiento de al menos diez cadáveres en el agua.

“Tenemos el corazón roto, pensamos en las vidas que se han perdido y a las familias que podrían no tener jamás la certeza de lo que les ha ocurrido a sus seres queridos”, lamentó en un comunicado la coordinadora de Búsqueda y Rescate de la nave, Luisa Albera.

“Alarm Phone” urgió desde sus redes sociales a acudir al rescate de estas embarcaciones, en las que los inmigrantes habían tenido pánico ante la posibilidad de naufragar y por el alto oleaje, y aseguró que había hablado con las autoridades de Libia pero que se negaban a salir al mar al rescate debido a las condiciones meteorológicas

Síguenos en Google Noticias