Publicidad
23 Sep 2022 - 2:43 a. m.

Protestas en Irán: ¿qué es la ‘policía de la moral’, acusada de feminicidio?

El órgano disciplinario es acusado de la muerte de una joven mujer, a la cual se arrestó por llevar mal una prenda de vestir.
Manifestantes del Consejo Nacional de Resistencia de Irán se manifiestan con pancartas que muestran a la fallecida Mahsa Amini, frente a la Embajada de la República Islámica de Irán en Berlín, Alemania.
Manifestantes del Consejo Nacional de Resistencia de Irán se manifiestan con pancartas que muestran a la fallecida Mahsa Amini, frente a la Embajada de la República Islámica de Irán en Berlín, Alemania.
Foto: EFE - CLEMENS BILAN

La muerte Mahsa Amini, una iraní de origen kurdo con 22 años, ha desatado protestas en todo su país. La apodada “policía de la moral”, una fuerza disciplinaria del Estado, la arrestó en Teherán por no portar de manera correcta el hiyab, el velo que usan las mujeres para cubrir su cabello, la llevó a un ‘centro de reeducación” y tres días después apareció muerta.

Según testigos, luego de detener a Amini, la policía la golpeó dentro de una furgoneta. Sin embargo, la policía lo niega y asegura que ella en realidad “sufrió un repentino problema cardíaco”.

Recomendamos: No hay “invasiones buenas y malas”: Petro se une a AMLO en buscar paz en Ucrania

Su familia asegura que ella era una mujer saludable. Pocas personas parecen creerle a la policía y, por eso, miles de mujeres en Irán han salido a quemar sus velos. Incluso, mujeres en todo el mundo han grabado videos cortándose el cabello a modo de protesta y llaman a que el uso del hiyab sea opcional.

Y sí. Es real. Irán tiene una policía de la moral.

¿Policía de la moral?

Fuerzas equivalentes existen en Arabia Saudita, Sudán y Malasia, pero el caso de Amini ha puesto en el ojo del huracán a esta división de la policía iraní. De hecho, el departamento del Tesoro estadounidense impuso sanciones económicas contra la institución misma de la policía de la moral; a Mohammad Rostami Cheshmeh Gachi, jefe de la policía de la moral y a Haj Ahmad Mirzaei, jefe de la división de la policía de la moral en Teherán.

Su nombre en persa, Gasht-e Ershad, traduce ‘Patrullas de la Orientación’. Su tarea es asegurar el cumplimiento de la estricta interpretación de la moral islámica. Para esto, detienen a quienes atentan contra el conservador código de vestuario cuyo objetivo es “promover la virtud y prevenir el vicio”. La mayoría de sus detenidas son mujeres. Lo que más hace es asegurarse del correcto porte del hiyab y disuadir del uso de maquillaje.

Esta fuerza pública existe desde el triunfo de la Revolución Iraní, en 1979. Desde entonces, la institución tuvo varias formas hasta ser lo que es ahora.

Normalmente, las patrullas están conformadas por cuatro agentes hombres y dos agentes mujeres que vistan un chador, el velo negro que cubre todo el cuerpo y solo deja ver el rostro. Son una fuerza frecuente en la vida cotidiana. Vigilan espacios públicos de alta circulación, como plazas, transporte público y centros comerciales.

Recomendamos: Irán bloquea redes sociales en medio de protestas por muerte de joven mujer

Mostrar demasiado cabello, no portar bien la hiyab, usar pantalones apretados, jeans rasgados, colores brillantes o vestidos que dejen ver las rodillas son algunas de las razones por las que la policía de la moral puede detener mujeres.

Los castigos van desde multas y visitas forzadas a centro correccionales de reeducación, donde se enseña cómo vestirse de acuerdo con la norma, hasta multas, prisión y flagelación. Estas últimas reprimendas son menos comunes. Usualmente, las mujeres son liberadas el mismo día, cuando un hombre va por ellas a la estación.

Esta fuerza disciplinaria tiene el respaldo de la Basich, una fuerza paramilitar que existe desde la revolución iraní. Sus voluntarios acatan órdenes de reprimir la protesta y son leales a la Guardia Revolucionaria Islámica. Están presentes en todas las universidades de Irán para ejercer funciones disciplinarias, puesto que son entornos educativos mixtos.

La policía de la moral iraní es tan omnipresente que es difícil encontrar una mujer que nunca se haya topado con esa fuerza. Pero las mujeres iraníes no son completamente sumisas.

La importancia de desobedecer

Por décadas, Irán le ha dicho a las mujeres cómo deberían vestirse, incluso antes del establecimiento de la actual República Islámica. En 1936, el gobierno pro-occidental prohibió el uso de todo tipo de velos en un esfuerzo por modernizar el país. Muchas mujeres se resistieron. Luego, el régimen islámico que derrocó a la dinastía Pahlavi hizo obligatorio el uso del hiyab tras la revolución en 1979, aunque la norma solo se decretó hasta 1983.

Desde entonces, cada año surgen movimientos antihiyab en Irán, lo que a menudo conduce a oleadas de arrestos y persecución. Cada año, también ocurren protestas en redes sociales durante el Día Nacional del Hiyab y la Castidad, que celebra el 12 de julio.

Recomendamos: “No se puede ganar una guerra nuclear y nunca se debe pelear”: Biden en la ONU

Sin embargo, la muerte de Mahsa Amini ha impulsado como nunca la exigencia de derechos de las mujeres en Irán. Tanto así que, en un hecho inédito, la Organización para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, vinculada al gobierno y encargada del fomento de la buena conducta, dijo que la policía “no debe arrestar a personas por violar las normas de vestimenta”.

Además, el presidente del Parlamento, Mohammad Bagher Ghalibaf, dijo el martes que la policía de la moral debía ser investigada y el presidente iraní Ebrahim Raisi, dijo durante la Asamblea General de la ONU que así sería.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias