La yegua que sobrevivió a las torrenciales lluvias de Japón subiéndose a un tejado

Leaf, la mascota de una residencia de ancianos, conmovió a los socorristas de una asociación humanitaria. Ellos decidieron salvarla por su propia cuenta, ya que los bomberos tenían la orden de atender primero a los humanos que resultaron afectados.

Foto tomada de @ButterflyNext / Twitter

Leaf es una yegua miniatura que se refugió en un techo de tejas para salvarse de las inundaciones en Japón. El país fue azotado desde hace varios días por lluvias torrenciales que dejaron más de 179 muertos.

La yegua es la mascota de una residencia de ancianos, que está ubicada en la ciudad de Kurashiki. Leaf, una bella mamífera alazana (color marrón con un tono rojo), de nueve años, con cabellos rubios en su cuello, estuvo varios días en un tejado hasta que fue rescatada por los socorristas de una asociación humanitaria.

(Le puede interesar: Muertos, heridos y destrozos en Japón por las torrenciales lluvias).

Leaf fue encontrada el lunes por los socorristas que ingresaron al inundado barrio de Mabi para ayudar a los vecinos. "Los socorristas llamaron a los bomberos, pero estos les dijeron que su primera tarea era salvar vidas humanas", explicó a la AFP Keiko Takahashi, una integrante de Peace Winds Japan (PWJ). Esta es una ONG de ayuda a poblaciones víctimas de tragedias humanitarias o catástrofes naturales. 

Por esa razón decidieron salvarla ellos mismos, añadió Takahashi. En el momento de evacuar la residencia ante la rápida subida de las aguas "los empleados tuvieron que liberar a los animales" porque no podían llevarlos consigo, dijo la mujer.

(Le puede interesar: Indignación por la muerte de una yegua en plena vía pública de Buga). 

La yegua alcanzó a refugiarse en el tejado, pero no pudo salvar al potrillo que había parido hacía unas pocas semanas. La inundación llegó al nivel de los techos y Leaf logró nadar hasta el tejado, donde se puso a resguardo pero quedó bloqueada cuando bajaron las aguas, según Takahashi. 

Leaf fue alojada en una granja y luego llevada a la residencia, donde los empleados estallaron en lágrimas al ver que había sobrevivido.