Adjudican licitación del servicio de patios y grúas para los próximos 10 años

El consorcio Promesa de Sociedad Futura GyP Bogotá S.A.S. manejará el servicio y obtendrá un 82,3 % de las ganancias del negocio. El 17,7 % restante quedará en las arcas del Distrito.

Archivo El Espectador.

El Distrito adjudicó este viernes la licitación para de patios y grúas. El consorcio Promesa de sociedad futura GyP Bogotá S.A.S., conformado por Mape & Gama Ingeniería Ltda., Concimetal SAS, William Mauricio Duque Corredor y Javier Andrés Duque Corredor, se quedó con el contrato para manejar el servicio por los próximos 10 años. El consorcio, que se hizo con el contrato tras 11 subastas, propuso incrementar en 30 % el número de grúas anualmente y en 80 % el número de cupos para vehículos abandonados. (Lea: Patios y grúas, el negocio del medio billón)

De esta forma, GyP Bogotá S.A.S. será el encargado de operar, a partir de abril de este año, 120 grúas (deben tener máximo 10 años y el 51 % deben ser nuevas) y dos patios que deberá suministrar, ubicados en las localidades de Engativá y Fontibón. Asimismo, el conosorcio deberá encargarse de la implementación de la tecnología necesaria para la renovación del servicio, que incluye sistemas de georreferenciación y cámaras de seguridad para que el usuario conozca en tiempo real la ubicación de su vehículo.

>>> Lea: Ojo: estas son las tarifas de comparendos, grúas y patios en Bogotá para 2018

El primer cambio que vendrá con este nuevo modelo es el dinero que queda en las arcas del Distrito. Actualmente, el Distrito recibe el 39 % del recaudo. A partir de abril, la ciudad recibirá el 17,6 % de los $456.488 millones que se esperan obtener, y el porcentaje restante será del operador, ya que este deberá hacerse cargo de la renovación tecnológica y de infraestructura.

De esta forma, el compromiso inicial de Promesa de sociedad futura GyP Bogotá S.A.S. es la adquisición de dos predios para disponer los patios que tendrán aproximadamente 3.100 cupos. Estos estarán ubicados en las localidades de Engativá y Fontibón. La razón por la que el servicio no puede seguir prestándose en los patios de Álamos, es porque los terrenos que funcionaron durante 14 años para tal fin, son propiedad del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), que los solicitó para avanzar en la construcción de la ALO. Adicionalmente, los predios garantizarán que al menos el 10 % de los cupos estarán protegidos de la intemperie.

El otro gran reto que tiene el consorcio ganador es la implementación de una tecnología que busca hacer más fácil el proceso de inmovilización y reclamo de los vehículos. En primer lugar, las grúas deberán contar con cámaras de seguridad y sistemas de georreferenciación, para que el conductor sea avisado por mensaje de texto en el momento en que es inmovilizado su vehículo. 

El nuevo modelo también contempla nuevos medios de pago para el retiro de los vehículos, como pagos en línea y tarjetas débito y crédito. Además, habrá cambios de tarifas que buscan que el conductor recupere su vehículo más rápido y acabar con el abandono de automotores. 

***
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook