Destituidos policías que propinaron golpiza a periodistas de CityTV

Los uniformados, cuya conducta fue calificada como una falta gravísima, fueron destituidos e inhabilitados por periodo de 13 años.

Los comunicadores de Citytv se encontraban realizando una crónica sobre la ciclovía nocturna que se realizaba en la ciudad cuando fueron sometidos y atacados a patadas y bolillo.

En un fallo de primera instancia, la Inspección Delegada de la Policía de Bogotá destituyó e inhabilitó por 13 años a los uniformados que, a principios de mes, les propinaron una brutal golpiza a tres periodistas del equipo Noctámbulo del canal CityTV, quienes fueron atacados a patadas y con bolillo cuando trataban de filmar un procedimiento policial. (Lea: Periodistas son víctimas de brutal agresión por parte de policías en Bogotá)

Según argumentó la Inspección durante la audiencia –realizada este jueves en la estación de Policía de la localidad de Santa Fe, en pleno centro de la ciudad– la conducta de los tres patrulleros y dos auxiliares se enmarca en una falta gravísima, protagonizada por quienes deberían custodiar a los ciudadanos y velar por el ejercicio de la prensa. (Lea: Periodistas de CityTV fueron amenazados por policías que los golpearon)

De acuerdo con el organismo, los  uniformados, en contra de quienes pesan dos investigaciones –una de orden penal y otra disciplinaria– actuaron de forma arbitraria y se extralimitaron en sus funciones. Aunque los implicados apelaron la decisión, será la Procuraduría General de la Nación la que ratifique el fallo en segunda instancia. (Lea: Agresión de policías a periodistas de CityTv será investigada por la Procuraduría)

El caso se registró en la noche del pasado 4 de agosto, cuando el periodista Víctor Ballestas y los dos operadores de cámara que también fueron golpeados, intentaban grabar lo que habría sido un intento de hurto durante la ciclovía nocturna de ese jueves. Cuando quisieron grabar al sujeto que estaría cometiendo el robo, los policías que atendían el caso le dijeron que no podía grabar.

Como los uniformados estaban pidiendo algo legalmente imposible, pues estaban grabando un procedimiento policivo en plena vía pública, los camarógrafos desobedecieron la orden de los policías, que intentaban tapar el lente de la cámara de CityTV.

El pulso por poder o no grabar se transformó en una riña, que continuó a los golpes. Ballestas fue llevado adentro de la estación Museo Nacional. Fue esposado y, según dice, golpeado con bolillos y otros elementos contundentes. Cuando uno de los camarógrafos intentó intervenir en la golpiza, otros policías se sumaron y llegaron a golpear a los comunicadores incluso hasta con la cacha de sus pistolas. (Lea: En 2016 Policía ha agredido a la prensa en al menos 10 oportunidades)

La agresión fue rechazada por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), la Defensoría del Pueblo, la Alcaldía de Bogotá, e incluso la misma Policía. La Procuraduría investiga disciplinariamente a los agentes que se vieron involucrados en la golpiza.