Recicladores: la razón por la que piden suspender licitación de aseo en Bogotá

La Personería Distrital advirtió que en el proceso licitatorio hay privilegios para los concesionarios que terminan por desconocer la tarea de los recicladores. Administración dice que alrededor del proceso hay intereses y esfuerzos para tumbarlo.

Por no establecer “acciones claras” para incluir a los recicladores, la Personería de Bogotá recomendó este jueves a la administración distrital suspender la licitación de aseo con la que se elegirán a los nuevos operadores de las basuras en la ciudad. En opinión del ente de control –que previamente había formulado una serie de cuestionamientos al proceso– en la licitación se establecen privilegios a los concesionarios, los cuales “desconocen labor” de esta población. 

(Lea: Jalón de orejas de Personería a Distrito por licitación de aseo)

De acuerdo con el organismo, al margen del modelo de servicio de aseo que se adopte, la Uaesp (Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos) debe garantizar el acceso al material aprovechable por parte de los recicladores, así como la defensa de su trabajo en condiciones de igualdad, “medidas que no están contempladas en las condiciones del proceso licitatorio”.

“La licitación establece un modelo de contenedores que impide el aprovechamiento de los residuos, impone unas condiciones en la rutas y censo de usuarios para la recolección que hace difícil el acceso al reciclaje y establece una exclusividad de áreas que impide la tarea de los recicladores”, advirtió la Personería.

Entre otros, el ente de control indica que el acceso de los recicladores a los contenedores no es claro, en tanto está prohibida la clasificación del material en vía pública, acción que les acarrearía la imposición de multas. La Personería señala también que la estrategia pone de frente a los recicladores a la guerra por el material, entre organizados y los no organizados.

“Si los contenedores están pensados como una estrategia para combatir los puntos críticos en la ciudad, pareciera que no se hubiera realizado un análisis retrospectivo de lo que fue la experiencia pasada de tener contenedores en algunas zonas del Distrito, que lo que hicieron fue acrecentar la problemática y generar molestia e inconformidad por ser focos permanentes de contaminación”, asegura el organismo.

Por otro lado, la Personería advierte que en el proceso se privilegia a los concesionarios por encima de los recicladores, teniendo en cuenta que se contempla una “protección especial” a los primeros, pese a que ambos actores son prestadores del servicio público de aseo.

Para respaldar su argumento, el ente hace referencia a una cláusula que garantiza la exclusividad al concesionario en la prestación del servicio, impidiendo el ingreso de otros actores. En el caso de los recicladores, no se observa ningún amparo similar. “Si el concesionario se ve afectado en el acceso al material ordinario, la Uaesp informará a las autoridades competentes, pero ¿qué pasaría en el evento en el que el operador no garantice al reciclador el acceso al material aprovechable?”, cuestiona la Personería.

La tecnología y el acceso a internet es otro de los aspectos que preocupa al ente de control. En ese sentido, la Personería indica que, aunque se establece que los recicladores pueden conocer con anterioridad la información de rutas, frecuencia y horarios de recolección por parte de los concesionarios –quienes deben divulgar estos datos en su página web– se trata de un aspecto excluyente, dado que “no responde a las condiciones sociales y de vulnerabilidad de los recicladores, quienes evidentemente no tienen acceso a este tipo de tecnología”.

“Una vez firmada el acta de inicio de los contratos adjudicados, las organizaciones de recicladores tienen un mes para entregar el catastro de usuarios y cumplir con los requisitos exigidos, sin tener en cuenta que ellos no tienen acceso a esta tecnología. El área de servicio exclusivo, solicita que cada organización presente su catastro de usuarios, desconociendo que más de una organización de recicladores que pasa por las calles y está en las fuentes prestando su servicio, cruzándose entre sí”, precisa la Personería.

Por último, el organismo se declara preocupado ante el hecho de que el Distrito traslade a un particular la responsabilidad de garantizar los derechos de una población de especial protección. La Personería sostiene que la administración está delegando su tarea de permitir que, de “manera cierta y segura”, se pueda acceder al material aprovechable.

“Es el mismo operador el más interesado en recolectar mayor cantidad de residuos, pues la rentabilidad de su negocio está directamente relacionada con el volumen de desechos que recolecta y transporta”, recuerda el ente, que también critica que se le asigne al operador la responsabilidad de formar a los ciudadanos en la cultura del reciclaje, “cuando debería obedecer a una política distrital, que lleva dos años sin avance”.

Con anterioridad, el alcalde Enrique Peñalosa advirtió que alrededor de la licitación había muchos intereses y esfuerzos para que el proceso se caiga. “Hay unas empresas interesadas en que se caiga la licitación y que Bogotá quede en un sistema de libre mercado. Hay quienes quieren también que las cosas sigan como estén. Se trata de intereses privados y distintos a los de la sociedad, son intereses de negocio y de personas a las que les importa cinco lo que pase con el servicio y el aseo”, declaró el mandatario.

***
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook