Transmilenio, gran ganador si Concejo amplía cupo de endeudamiento

El alcalde Enrique Peñalosa de nuevo se la juega por el sistema: pretende inyectarle $2,1 billones para construir y mejorar su estructura. Para el metro se destinarán $800 mil millones.

Cristián Garavito/ El Espectador

En el primero de dos debates, el Concejo de Bogotá le dio luz verde al alcalde Enrique Peñalosa para ampliar a $5 billones el cupo de endeudamiento, una de sus fuentes de financiación para conseguir los $90 billones que demandan sus ambiciosos proyectos. Del monto de la nueva deuda que adquiriría el Distrito, $2,1 billones –casi la mitad– serán solo para Transmilenio: un nuevo espaldarazo del mandatario para el sistema.

Y es que la autorización en firme del Cabildo significaría para Peñalosa consolidar en buena parte la base económica de su ambicioso plan de obras en menos de un año de gobierno, la mayor parte de ellas orientadas al sector movilidad. Aunque hoy el Distrito cuenta con un cupo para endeudarse hasta $2,5 billones (que dejó la pasada administración para las obras del metro), la actual necesita ampliarlo a $5,1 billones. (Lea: Obras que se harían en Bogotá con plata prestada)

Del monto que sería eventualmente aprobado, Transmilenio es el gran ganador al llevarse $2,1 billones para construir y mejorar la estructura del sistema. Con los recursos se impulsaría además mayor Infraestructura de troncales y gestión del transporte público. Por otro lado, el metro y la nueva troncal de la Carrera 7 se llevan entre los dos $1,9 billones. Es decir, el grueso del cupo de endeudamiento (alrededor de $4 billones) se destinaría a infraestructura de movilidad.

El restante de la plata será orientado, entre otros, a la construcción y adecuación de colegios; la creación del circuito ambiental y sendero rompe fuegos de los Cerros Orientales y la adquisición de cámaras de vigilancia y construcción de las estaciones de Policía. (Lea: Bogotá tramitará aumento en su cupo de endeudamiento)

“La ciudad ganará en todo sentido. Con la culminación de las obras que necesita y el inicio de muchas otras, que también requiere con urgencia (…) se harán más vías, mediante alianzas público-privadas, y un gran número de obras para la movilidad, que tienen que ver con Transmilenio y por supuesto, con la construcción del metro”, argumentó ante el Concejo Beatriz Elena Arbeláez, secretaria de Hacienda Distrital.

Las dudas

Durante el debate que se desarrolló en la Comisión de Hacienda del Cabildo, el concejal Álvaro Argote (Polo Democrático) puso de manifiesto las dudas respecto al aumento del cupo de endeudamiento, aduciendo que “no hay un soporte técnico por parte de la Secretaría de Hacienda de factibilidad financiera. Tampoco hay un sustento jurídico para que el Concejo pueda agotar cupos de endeudamiento o pueda declarar el agotamiento”.

Por su parte, Hollman Morris (Progresistas) advirtió que con la aprobación del nuevo cupo se podrían desechar los estudios que se realizaron para construir el metro subterráneo, mientras que Horacio José Serpa (Partido Liberal) llamó la atención por la gran evasión de impuestos en la ciudad, por lo que instó a la Administración a emprender acciones para recuperar la cartera morosa. Entretanto, el concejal Antonio Sanguino (Alianza Verde), pidió que los recursos aprobados para el sector salud no sean utilizados para pagar deudas si no para inversión en infraestructura de la salud.

En desarrollo de la discusión fue aprobado un artículo –propuesto por el concejal Julián López (Cambio Radical)– para que anualmente, el Distrito presente al Concejo un informe técnico de las inversiones realizadas con el presupuesto otorgado en el cupo de endeudamiento.