Caso Greiffenstein: una mirada desde la literatura y la filosofía

Umberto Eco, por ejemplo, consideraba que "las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas". El asunto de las redes sociales se ha abordado desde diferentes aristas. Las letras no ignoran la problemática.

El trino. “¿Por qué habrá en Tweeter (Sic) tantas fanáticas petristas con pinta de putas?”. La sanción social, la tendencia en Twitter (Ignacio Greiffenstein) y finalmente la consecuencia: “Las instituciones están por encima de las personas. Ante los infortunados comentarios realizados en días pasados, he decidido retirarme de las labores que venía desempeñando en el área de televisión de la Presidencia”. Cuatro días después de su ofensivo y desafortunado tuit, el periodista renunció al cargo que venía desempeñando en el gobierno de Iván Duque.

El caso Greiffenstein no es el primero - tampoco será el último - de funcionarios que se ven involucrados en polémicas por cuenta de lo que expresan en redes sociales. De fondo hay varios temas, entre otros, la administración asertiva de las redes sociales, el derecho que tiene la sociedad a estar bien informada, el respeto por la diferencia, las afectaciones por injuria y/o la calumnia, la vulneración de los derechos fundamentales, entre otros.  El asunto del manejo de las redes sociales ha sido abordado desde diferentes miradas, entre ellas, la filosofía, la literatura o la sociología. Lea también: Ignacio Greiffenstein renunció tras insultar a seguidoras de Petro

El fallecido (2016) escritor y filósofo italiano Umberto Eco, decía que "las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas". 

En 2015, durante un discurso en la Universidad de Turín, señaló: "El fenómeno de Twitter es por una parte positivo, pensemos en China o en Erdogan. Hay quien llega a sostener que Auschwitz no habría sido posible con Internet, porque la noticia se habría difundido viralmente. Pero por otra parte da derecho de palabra a legiones de imbéciles”. 

Sobre la influencia de Internet en los medios de comunicación dijo en una entrevista con El País de España: "Internet puede haber tomado el puesto del periodismo malo… Si sabes que estás leyendo un periódico como EL PAÍS, La Repubblica,Il Corriere della Sera…, puedes pensar que existe un cierto control de la noticia y te fías. En cambio, si lees un periódico como aquellos ingleses de la tarde, sensacionalistas, no te fías. Con Internet ocurre, al contrario: te fías de todo porque no sabes diferenciar la fuente acreditada de la disparatada. Piense tan solo en el éxito que tiene en Internet cualquier página web que hable de complots o que se inventen historias absurdas: tienen un increíble seguimiento, de navegadores y de personas importantes que se las toman en serio".

Para abordar el tema de las redes sociales, el sociólogo polaco, Zygmunt Bauman, acuñó el término de la 'Sociedad Líquida'. "Un modelo social que implica el fin de la era del compromiso mutuo, y donde el espacio público retrocede para dejar paso a un individualismo que conduce a la corrosión y la desafección del concepto de ciudadanía", explican en la revista Lamono. En plata blanca, para Bauman, en las redes sociales se reabran unas relaciones temporales, pasajeras y mutantes, características que hace que lo que allí se exprese carezca de responsabilidad.

Sobre Facebook, la red social más utilizada en el mundo, apuntó: "Mark Zuckerberg, ha ganado 50,000,000,000con su empresa, centrándose en nuestro miedo a la soledad".

Era crítico con el manejo de las redes. En entrevista con El País, las calificó como "una trampa".

"La cuestión de la identidad ha sido transformada de algo que viene dado a una tarea: tú tienes que crear tu propia comunidad. Pero no se crea una comunidad, la tienes o no; lo que las redes sociales pueden crear es un sustituto. La diferencia entre la comunidad y la red es que tú perteneces a la comunidad pero la red te pertenece a ti. Puedes añadir amigos y puedes borrarlos, controlas a la gente con la que te relacionadas. La gente se siente un poco mejor porque la soledad es la gran amenaza en estos tiempos de individualización. Pero en las redes es tan fácil añadir amigos o borrarlos que no necesitas habilidades sociales (...) Las redes son muy útiles, dan servicios muy placenteros, pero son una trampa".

Por su parte, el lingüista, filósofo y politólogo, Noam Chomsky, sobre su relación de las redes sociales señala: “No me gustan (las redes sociales) porque crean relaciones superficiales. Si un chico escribe en Facebook que ese día tiene un examen y 100 amigos le hacen ‘likes’ se piensa que tiene 100 amigos reales y en realidad no es así”.

"Internet es un cambio mucho menor de lo que en su día representó la aparición de las bibliotecas, que dieron a la gente acceso a una cantidad inmensa de material. En comparación con aquello, Internet es un pequeño cambio. En las bibliotecas podías estar seguro de que lo que leías era serio. En cambio, ahora en Internet hay mucha basura, puede ser una fuente de no acción".

Anthony Giddens tiene una visión menos fatalista sobre la red. El filósofo inglés, quien en su momento fue el principal teórico sobre la Tercera Vía (una política social que de alguna manera fusiona las posturas socialistas y capitalistas) y que le valió convertirse en uno de los asesores del ex primer ministro inglés Tony Blair, considera que Internet es en realidad uno de los fenómenos más grandes de comunicación que ha concebido a la humanidad.

La última palabra sobre el manejo de las redes sociales aún está lejos de ser rubricada. En Colombia, por lo pronto, la Corte Constitucional programó, para el 28 de febrero, una audiencia pública sobre los derechos en redes sociales. La audiencia buscará responder una pregunta, explicó la magistrada Gloria Stella Ortiz: “¿Cómo las plataformas de información pueden tocar derechos fundamentales y cómo garantizar, al mismo tiempo, los derechos fundamentales que ellas involucran?”.

La audiencia girará en torno al ejercicio del derecho a la libertad de expresión en el uso de las plataformas digitales; control y responsabilidad en las publicaciones hechas por los usuarios y el tratamiento de los datos personales, y la autorregulación en el uso de las plataformas digitales, a partir del uso del lenguaje y las imágenes.

 

últimas noticias

Roberto Saviano, el hombre que sabe demasiado

El oráculo del profeta (Gonzalo Arango)

contenido-exclusivo

Christian Bale, el camaleón humano