Escritor Roberto Burgos Cantor falleció tras sufrir paro cardíaco

El escritor cartagenero falleció este martes en la Clínica Marly, en Bogotá, tras haber sufrido un paro cardíaco. Burgos Cantor, quien fue el ganador del Premio Nacional de Novela 2018 por "Ver lo que veo", parte del mundo dejando un legado literario que encierra una excelsa y compleja narrativa que nos traslada a la costa Caribe de los siglos pasados.

El escritor cartagenero falleció este martes 16 de octubre en la Clínica Marly de Bogotá.Gustavo Torrijos

Roberto Burgos Cantor empezó a hacer parte de ese carnavalesco y letrado grupo en el que están Gabriel García Márquez, Germán Espinosa,  Manuel Zapata Olivella, Gustavo Ibarra Merlano, entre otros referentes culturales de nuestro territorio desde que decidió ahondar en su ciudad como el mejor de los espacios posibles para hacer literatura.  Esa Cartagena que se lee, que se disfruta por su historia y que se valora aún más por la forma en que nuestros escritores la han sabido narrar como un paraíso terrenal, que supera el fragor del tiempo y su inclemente fuerza, es la misma que hoy pierde la presencia de uno de sus ciudadanos ilustres, de uno de esos ciudadanos que consideraba que el mejor lugar para dejarse caer en brazos de las musas era la bahía aledaña a la isla de Manga.

Puede leer: “El escritor hace su trabajo bajo un estado de aturdimiento”

Justamente este 2018 era un año para rememorar y homenajear la obra de Burgos Cantor. Su cuento ‘La lechuza dijo el réquiem’,  da testimonio del surgimiento de una pluma que nunca se desprendió de las raíces de su tierra y que luchó constantemente por mantener el arraigo cultural de una ciudad que ha sido emblema de nuestra nación desde mucho antes de la época de la colonización española. Con ese cuento de la 'La lechuza dijo el réquiem',  Cantor afirmó el sendero que habría de andar y desandar en este medio siglo de obra en vida pero de una obra que, digna de sus relatos y de sus ideas, perdurará a través del tiempo y de las memorias de quienes pudieron descubrir su esencia literaria y de quienes más allá de su misión como escritor, descubrieron en él un ser humano excepcional, que nunca abandonó su ética y siempre se mostró generoso, atento y respetuoso ante los demás.

Sus 70 años de vida no se resumen únicamente en Ver lo que veoLa ceiba de la memoria, Ese silencio, El patio de los vientos perdidos. Sin embargo, sus historias, su literatura auténtica y enlazada a salvar y respetar la tradición de su tierra, era no solo una correspondencia con sus orígenes, sino que también era la razón que él mismo afirmó en una entrevista realizada por El Espectador, al decir que escribía para no morir. 

Puede leer: Roberto Burgos Cantor y su “Ver lo que veo”

Premios como el Jorge Gaitán Durán, el Premio de Narrativa José María Arguedas y el Premio Nacional de Novela 2018 otorgado por el Ministerio de Cultura reafirman el valor de una prosa que se hizo rica por la variedad de figuras literarias y de experimentos gramaticales. Su narrativa, que se posicionó durante años, se hace eterna e imborrable para todos los que recurrimos a la literatura para salvarnos del espesor de lo cotidiano y escapar hacia esos terrenos y tiempos en los que la condición humana era el resultado de relaciones complejas y del aturdimiento de acontecimientos insospechados.

 

 

últimas noticias