Mapfre desembolsa US$100 millones a EPM por Hidroituango

Noticias destacadas de Economía

Este pago se hace como parte del cubrimiento por los daños generados durante la emergencia en el proyecto de generación eléctrica.

EPM informó este martes que Mapfre hizo un desembolso de US$100 millones como parte de la cobertura por los daños generados durante la emergencia en el proyecto de generación eléctrica Hidroituango.

“La cifra cancelada corresponde a lo recomendado por el ajustador, de acuerdo con los gastos e inversiones efectuadas por EPM en la recuperación del proyecto”, informó la empresa a través de un comunicado.

El 4 de diciembre del año pasado, la aseguradora ya había entregado US$150 millones por este mismo concepto. En ese momento, la empresa estimó que la aseguradora le daría esta misma cifra en 2020 para cubrir los daños ocasionados por la emergencia.

La póliza con que cuenta EPM establece un límite asegurado por US$2.556 millones para cobertura de daños materiales de infraestructura y equipos. También cuenta con una cobertura para cubrir el retraso de entrada en operación (dinero dejado de percibir por los daños derivados de la contingencia) por USD628 millones, montos que fijan la máxima responsabilidad de la aseguradora.

Cabe recordar que Mapfre confirmó la cobertura bajo la póliza de todo riesgo construcción el 16 de septiembre del año pasado.

El desembolso de los US$100 millones fue celebrado por el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien dijo a través de su cuenta de Twitter que “como estaba previsto Mapfre acaba de pagar 100 millones de dólares más por Hidroituango. Era falso decir que demandar a contratistas afectaba pólizas. Tomamos la decisión correcta”.

Vale la pena recordar que la semana pasada se conoció un informe de la reaseguradora del proyecto, en el que se asegura que el apoyo a la galería auxiliar de desviación de Hidroituango se aligeró en comparación con los túneles 1 y 2 (derecho e izquierdo), “de modo que era vulnerable a (tener) una forma muy irregular, erosión y cambios en la presión del agua”.

En las 98 páginas se revelan detalles de la investigación que permitió llegar a la conclusión de que el túnel auxiliar de desviación no se construyó de acuerdo con el diseño o las especificaciones técnicas y no se midió bien la profundidad de penetración del concreto lanzado.

En una entrevista para este diario, el alcalde Quintero aseguró la semana pasada también que “es el primer informe formal que endilga responsabilidades a los constructores, pero quizá lo más relevante es que estuvo oculto, no se quiso anexar al proceso de conciliación o reparación por parte de las aseguradoras y dentro de la empresa no está ingresado de forma oficial. Es un funcionario, que tiene miedo, quien lo entrega y, cuando lo entrega, dice que este documento fue engavetado para que no procedieran demandas contra contratistas, constructores, diseñadores e interventores, pero también al parecer para no alimentar los procesos que hoy avanzan en los órganos de control. Había muchas verdades incómodas en este documento que no querían que salieran a la luz”.

Estas acusaciones se dan luego de un tiempo turbulento en EPM debido a la renuncia en masa de la junta directiva de la empresa por la decisión de Quintero de perseguir acciones legales por $10 billones debido a los problemas con Hidroituango; esta determinación no fue consultada con el cuerpo directivo de la empresa, alegaron en su momento los miembros salientes del directorio.

La conformación de un nuevo cuerpo directivo se terminó de dar, luego de varias declinaciones, a finales del mes pasado.

Comparte en redes: