Profesor denuncia que fue agredido por alumno al evitar que le pegara a otro compañero

La foto de la mano del docente, quien sufrió una contusión provocada por un golpe de un estudiante, evidencia una vez más la normalización de la violencia en las aulas de clase.

Tomado de Facebook

A kilómetros de distancia, en Cádiz, al sur de España, la situación no es tan lejana de lo que se vivió en la capital antioqueña la semana pasada con las alarmantes agresiones entre estudiantes del INEM. La violencia en las aulas escolares “se está normalizando”, así lo denunció un profesor español a través de un mensaje en su cuenta de Facebook.

Fran Amroth, docente de inglés en el instituto Torre del Tajo de Barbate, compartió con sus colegas y amigos una fotografía de su mano, después de haber sufrido una contusión provocada por uno de sus alumnos.

Le puede interesar: En Nigeria los niños estudian con tabletas de madera en lugar de digitales

El incidente se presentó mientras Amroth intentaba evitar que el chico entrara al salón y atacara a uno de sus compañeros de clase, con quien había tenido un pleito anteriormente.

“He tenido que agarrarlo. Una colega ha tenido que cerrar con llave la puerta de su clase para que este chico no entrara a agredir a su compañero. Ha tenido que venir otro compañero de otra clase en mi ayuda mientras mis dos compañeras de guardia intentaban mantener el control de decenas de alumnos en un pasillo… Un drama. Un drama bastante habitual”, narra el profesor.

Más allá del golpe, que afortunadamente no fue grave, la denuncia del docente radica en todo lo que hay detrás. La hostilidad en las aulas de clase, la complicidad de los padres de familia y directivos de colegios y el riesgo que se corre en el futuro al dejar pasar estos comportamientos.

Lea también: “Felicidad”, la clase más popular en una de las mejores universidades del mundo

“Todo esto que aquí comento es un dato más a los miles que hay sobre agresiones, indisciplina y falta de apoyo familiar e institucional que los docentes sufrimos a diario”, dice el post.

Amroth finaliza diciendo que, aunque ama profundamente su trabajo, “estos datos tienen que salir a la luz, aunque solo sea para que lo lean algunos de mis contactos. La violencia se está normalizando y si no contamos con el apoyo necesario seguiremos estando solos en una batalla que de primeras perderemos los profesionales de la educación, pero que más tarde puede llegar a perder toda la sociedad".