El Espectador le explica: ¿Quiénes son los hutíes, el grupo que amenaza a Arabia Saudita?

Los hutíes son un grupo rebelde que opera en Yemen y que desde hace mucho se encuentra involucrada en el conflicto territorial de Medio Oriente. Dicen tener suficiente material bélico como para desestabilizar la economía mundial con sus ataques al petroleo saudí.

En los últimos meses los rebeldes hutíes han llevado a cabo diferentes atentados en la región. AFP

Luego del ataque del pasado sábado a Aramco, la estatal petrolera del reino de Arabia Saudita, el nombre de los hutíes estuvo presente en los principales medios internacionales, pues fueron quienes reivindicaron el uso de los 10 drones para llevar a cabo la arremetida. Sin embargo, ni su nombre ni sus actos son nuevos en la región. De hecho, desde hace mucho amenazan con desestabilizar al reino árabe golpeando zonas sensibles de su economía, como instalaciones petroleras, plantas desalinizadoras y redes eléctricas. 

Los hutíes son un grupo rebelde que opera desde Yemen y que estaría apoyado por Irán, en el complicado conflicto que se vive en Medio Oriente y que reúne a las grandes potencias del mundo. También son conocidos como Ansar Allah (Partidarios de Dios), que a su vez hacen parte de una rama del islam chiita conocida como zaidismo.

 

Le puede interesar: Ataques a petróleo saudí: ¿un riesgo global?

Esta rama ha sido clave en la historia de Yemen, pues además de conformar un tercio de la población, gobernador la parte norte del país, conocida entonces como Yemen del Norte, bajo el imamato, un sistema que estuvo activo en la región hasta 1992. 

Su nombre proviene de Hussein Badr al Din al Huti, quien lideró el primer lanzamiento del grupo en 2004, en un intento por recuperar control territorial que habían perdido a lo largo de los años y, cuya responsabilidad, era de los islamistas sunitas. Sin embargo, durante ese año, el líder fue asesinado y el poder pasó a sus familias, quienes preservaron los ideales y las acciones por más de seis años. 

El movimiento conquistó amplias partes del norte y el oeste del país en 2014 y se hizo con la capital, en una revuelta contra el Gobierno "corrupto", liderado por el partido suní Islah en aquel momento y encabezado por el presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

En un primer momento contaban con el respaldo de las fuerzas del expresidente Ali Abdalá Saleh, asesinado por sus propios aliados a finales de 2017, acusado de haber traicionado al movimiento chií por tender una mano a la coalición árabe. Desde que son acusados de recibir financiación por parte de Irán, la lucha en su contra se ha convertido en uno de los frentes abiertos entre las monarquías suníes y el régimen chií de Teherán en el golfo Pérsico.

Ahora, uno de los puntos más complicados que gira en torno a ellos es justamente la financiación y el apoyo de Irán. Hasta el momento es un secreto a voces, pero hechos recientes, como la confirmación por parte de la coalición que interviene en Yemen contra los rebeldes de que las armas del último ataque eran iraníes ponen en tela de juicio el hecho. 

Le puede interesar: Drones de rebeldes yemeníes atacan instalaciones petroleras en Arabia Saudita

Nuevos ataques 

El grupo rebelde los hutíes amenaza más que nunca la región. Este lunes anunciaron estar dispuestos a lanzar nuevos ataques contra Arabia Saudita. "Tenemos el brazo largo y éste puede alcanzar cualquier lugar en cualquier momento", declaró este portavoz militar, Yahiya Saree, dirigiéndose al "régimen saudita".

Pidió a Riad "revisar sus cálculos y poner fin a su agresión y su bloqueo contra Yemen". El portavoz, citado por la televisión Al Massirah controlada por los rebeldes, pidió a las compañías y a los ciudadanos extranjeros evitar las instalaciones petroleras sauditas que aún quedan, según él, en "la línea de mira" de los hutíes.

Arabia Saudita: frágil

Los ataques de este sábado son una muestra de la amenaza que pesa sobre algunas de las infraestructuras fundamentales para el reino. Las instalaciones sauditas son cada vez más vulnerables al constante avance armamentístico de los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, que cuentan desde con misiles balísticos hasta con drones.

Estas son algunas de las infraestructuras sauditas potencialmente expuestas a ataques.

Ver más: Arabia Saudita acusa a Irán de estar detrás del ataque contra sus oleoductos

Instalaciones petroleras: La empresa saudita Aramco, la mayor compañía energética del mundo, opera Ghawar y Safaniya, dos de sus mayores campos petroleros. Mientras que sus pozos petroleros, desperdigados por una vasta extensión geográfica, se presentan como un blanco complicado, sus refinerías son vulnerables ante posibles ataques rebeldes.

Abqaiq, una de las dos zonas atacadas el sábado, es la "más vulnerable”, según un informe del Center for Strategic and International Studies de Washington. Es, además, la mayor refinería y planta de estabilización petrolera de Aramco, con una capacidad de más de siete millones de barriles diarios, según la compañía.

El amplio sistema de oleoductos, estaciones de bombeo y puertos en el golfo Pérsico y el mar Rojo de Aramco también son vulnerables a potenciales ataques. En mayo, los drones de los rebeldes hutíes atacaron dos estaciones de extracción del oleoducto que une el este y el oeste del reino, lo que lo dejó inoperativo durante varios días.

Las infraestructuras petroleras también son vulnerables a los ciberataques. En 2012, Aramco fue una de las víctimas de Shamoon, un agresivo programa maligno de borrado de discos. Se considera que es el peor ciberataque al país hasta la fecha.

Plantas desalinizadoras: Las plantas desalinizadoras proporcionan más del 70% del agua potable del reino, según datos oficiales. Ras al Jair, la mayor planta desalinizadora del mundo, localizada en la costa del golfo Pérsico de Arabia Saudita, parece vulnerable y, de ser atacada, el suministro de agua del reino podría verse gravemente afectado.

Le puede interesar: Tensión en el Golfo: Arabia Saudita dice que sus petroleros fueron atacados

"Los ciberataques también representan una grave amenaza para las platas sauditas de desalinización como Ras al Jair", según el informe del Center for Strategic and International Studies.

La red eléctrica: La red eléctrica saudita ha demostrado tener dificultades para saciar las demandas de su creciente población y sus infraestructuras industriales.

Un ataque a los sectores petroleros podría tener un grave impacto en la red eléctrica, que depende en gran medida de los hidrocarburos como combustible.

Su red de transformadores y subestaciones son vulnerables a los ataques con explosivos, de acuerdo con el informe del Center for Strategic and International Studies. Asimismo, el sistema eléctrico podría verse también perturbado por ciberataques.

881402

2019-09-16T19:00:00-05:00

article

2019-09-16T19:01:21-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

El Espectador le explica: ¿Quiénes son los hutíes, el grupo que amenaza a Arabia Saudita?

92

8276

8368