Escándalo en Estados Unidos

El informe que le da un nuevo aire a Donald Trump

Un documento oficial reveló que el exdirector del FBI no fue imparcial en las investigaciones en contra del magnate y que, además, funcionarios del buró habrían querido evitar que el republicano llegara a la presidencia en 2016.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, celebró la publicación del informe del Departamento de Estado. / AFP

Un informe realizado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos le ha dado al presidente Donald Trump unas armas que antes no tenía. El documento publicado esta semana revela que el FBI no habría actuado de una manera “imparcial” durante las investigaciones en contra de Hillary Clinton, en 2016, y que, además, miembros de este organismo habrían sugerido detener a Trump en su objetivo de llegar a la Casa Blanca.

"Si leen el informe, he sido totalmente exonerado", dijo Trump, respondiendo a las preguntas de los periodistas, el viernes. Además, aprovechó para decir que había hecho "un gran servicio al país", al despedir al entonces director del FBI, James Comey, el año pasado, después de que se negara a jurarle "lealtad".

Según el documento de 500 páginas del Departamento de Justicia, y realizado por el Inspector general Michael E. Horowitz, sugiere que Comey no siguió procedimientos adecuados en la investigación sobre el uso de un servidor privado de correo electrónico, por parte de la entonces candidata Hillary Clinton, en 2016. Un episodio que estalló días antes de las elecciones y que incrementó las dudas sobre la transparencia de la exsecretaria de Estado, algo que, de acuerdo con analistas, le dejó en bandeja de plata la presidencia a Trump.

Puede leer: ​Otra polémica de Trump... ahora por un saludo a militar norcoreano

El entonces director del FBI provocó un terremoto político al reabrir, apenas una semana antes de la votación de 2016, una investigación sobre las denuncias relativas a la eliminación de correos electrónicos de un servidor privado que Clinton utilizó cuando era Secretaria de Estado.

Y aunque el informe no encontró ninguna evidencia de que Comey tuviera una motivación política para influenciar en el resultado de la elección presidencial de 2016, Trump y su equipo aprovecharon para desacreditar, no solo al exdirector del FBI, sino también las consiguientes investigaciones en su contra, sobre todo las que tienen que ver con la supuesta injerencia de Rusia en los comicios de ese año.

"El informe muestra cómo el FBI se dejó influenciar por la política y continuamente hizo caso omiso de las reglas y procedimientos en detrimento de Donald Trump y en beneficio de Hillary Clinton", dijo el Representante Darrell Issa, Republicano de California y fiel escudero del presidente.

Le recomendamos: ​Las contradicciones de Trump tras la cumbre con Corea del Norte

De acuerdo con medios estadounidenses, el presidente Trump se encontraba bastante ansioso por la publicación del documento. En el informe, entre otras cosas, también quedaron en evidencia funcionarios del FBI que trabajaban en las indagaciones previas sobre la “trama rusa” y que habrían intercambiado mensajes de texto, sugiriendo que desde la oficina evitarían que Trump ganara las elecciones presidenciales.

Trump se centró en un mensaje de texto de tres palabras, escrito en agosto de 2016, por el agente Peter Strzok, quien estaba supervisando la investigación del buró sobre posibles vínculos entre la campaña de Trump y Rusia. El mensaje de Strzok fue en respuesta a uno que recibió por parte de la abogada Lisa Page, también del FBI.

"(Trump) nunca se convertirá en presidente, ¿verdad?", Preguntó Page en un mensaje de texto al Strzok. "¡¿Cierto?!"

Strzok respondió: "No. No, no lo hará. Lo detendremos".

Puede leer: ​Jueza ordena prisión preventiva para Paul Manafort

Para el inspector general Michael E. Horowitz , esto demostraría una supuesta manipulación en la información por parte del FBI, pues "Strzok podría estar dispuesto a tomar medidas oficiales para impactar las perspectivas electorales de un candidato presidencial".

Tras el despido de James Comey, por parte de Trump, el año pasado, la investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en la elecciones estadounidenses quedó a cargo del fiscal especial Robert Mueller, que en los últimos meses abrió procesos criminales contra cinco funcionarios cercanos al presidente de Estados Unidos, entre ellos Paul Manafort, exjefe de campaña del republicano.

Y aunque las revelaciones del informe entregado por el Departamento de Justicia no tienen que ver con el proceso que lidera Mueller, Trump y su equipo aprovecharon para desacreditar la investigación del fiscal especial, la cual ha sido calificada en diferentes ocasiones como “una cacería de brujas” impulsada por personas en el FBI que no aceptan la derrota electoral de Hillary Clinton.

"El problema con la investigación de Mueller es que todos tienen conflictos de intereses", dijo en una conversación con periodistas en la Casa Blanca, agregando que la pesquisa está "totalmente desacreditada".

794536

2018-06-15T21:00:00-05:00

article

2018-06-15T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Jesús Mesa

El Mundo

El informe que le da un nuevo aire a Donald Trump

50

5662

5712