El plan de Israel para expulsar a los inmigrantes africanos

El gobierno de Benjamín Netanyahu aprobó la expulsión de 40.000 refugiados de Sudán, Ruanda y Eritrea, principalmente.

Unos refugiados eritreos en el desierto de Negev cerca de Nitzana, situado cerca de la frontera entre Israel y Egipto.EFE

El Gabinete de Gobierno israelí puso hoy en marcha el plan de expulsión de miles de inmigrantes africanos que están en Israel en situación irregular y que deberán abandonar el país antes de abril o serán encarcelados.

El primer ministro israelí, Benjamín Netnayahu, dijo que "los infiltrados" tienen una opción: "Cooperar con nosotros y marcharse de forma voluntaria, respetable, humana y legal o tendremos que utilizar otras herramientas a nuestra disposición".

Netanyahu pidió en la reunión de examinar alternativas para incentivar la expulsión como el pago de subsidios, informó el diario "Haaretz".

(Le puede interesar: La difícil relación de Israel con los migrantes africanos)

El mandatario explicó que el plan afectará a la mayoría de los 60.000 africanos que entraron en Israel antes de la construcción de la valla en el Sinaí en 2013 y aseguró que 20.000 ya fueron expulsados, 4.000 el año pasado.

"Proteger las fronteras contra la infiltración ilegal es un derecho y una obligación fundamental de un Estado soberano", resaltó el jefe de Gobierno y anunció la construcción de más barreras.

La ONG Hotline para Refugiados y Migrantes declaró a Efe que el Ejecutivo dará 90 días a los afectados para abandonar el país de manera voluntaria y, de lo contrario, irán a prisión.

(Le puede interesar: El calvario de los migrantes africanos)

Esta agrupación aseguró que habrá deportaciones de eritreos y sudaneses a terceros países con los que las autoridades israelíes han establecido un acuerdo, como Ruanda.

"Israel enviará refugiados a un Estado inseguro y muchos de ellos a la muerte. Ruanda no es seguro", denunció una coalición de organizaciones de derechos humanos y añadió que solo en lo que va de año 7.000 eritreos y sudaneses han intentado presentar solicitudes de asilo en Israel.

A mediados de diciembre, el Parlamento israelí (Knéset) enmendó la llamada "Ley antiinfiltración", como parte de las medidas llevadas a cabo contra la inmigración irregular, que incluye sanciones para quienes contraten a personas indocumentadas. 

 

últimas noticias