La Policía prohíbe el vuelo del "bebé Trump" sobre su hotel en Escocia

La Policía de Escocia prohibió hoy el vuelo del "bebé Trump", un globo gigante que retrata al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el complejo de lujo que el mandatario posee en Ayrshire, donde se alojará durante su visita del fin de semana a la región británica.

Tomada de @TrumpBabyUK

El asistente jefe de la Policía, Mark Williams, dijo hoy que el permiso ha sido denegado porque el espacio aéreo del hotel Trump Turnberry, un majestuoso edificio que cuenta con campo de golf, estará restringido durante la estancia del presidente. Sin embargo, informó de que se están llevando a cabo discusiones con los organizadores de la protesta para establecer dónde es posible colocar el globo. Todo empezó hace unas semanas, cuando un activista anunció su voluntad de volar el inflable para protestar contra la separación de familias en la frontera de EE. UU. 

"Debemos asegurarnos de que haya un equilibrio entre la protección y la seguridad pública y el derecho del público a protestar pacíficamente", señaló.

Un grupo de ciudadanos escoceses ha pedido a la plataforma Nona Hurkmans que la figura, la cual mide seis metros de altura y representa a un bebé enfadado que solamente lleva pañales y un móvil en la mano, viaje a Escocia con motivo de la llegada de Trump. El bebé que parodia al presidente sobrevolará mañana las inmediaciones del Parlamento de Westminster en señal de protesta por la visita de trabajo del presidente estadounidense, que llegó hoy junto a su esposa Melania poco después del mediodía al aeropuerto londinense de Stansted.

(Le puede interesar: Este es el globo del "Bebé Trump" que volará sobre Londres el próximo viernes)

Esta noche, Trump y Melania cenarán con la primera ministra, Theresa May, y con un grupo de empresarios en la mansión campestre de Blenheim, donde nació el antiguo primer ministro Winston Churchill, un héroe del jefe de la Casa Blanca. El viernes, después de reunirse con May y con la reina Isabel II en las residencias de Chequers y Windsor, respectivamente, el presidente estadounidense y su mujer viajarán a Escocia para realizar una visita privada, en la que no tienen agenda oficial y se se espera que acudan a los campos de golf de Trump.

La llegada del controvertido líder republicano al Reino Unido ha generado un nivel de movilización sin precedentes en el país desde las protestas callejeras contra la guerra de Iraq en 2003. Durante el viernes y el sábado se celebrarán varias concentraciones de rechazo en ciudades de todo el país así como a las puertas de los dos campos de golf del mandatario.

"Queremos asegurarnos de que sepa que toda Gran Bretaña lo desprecia y se ríe de él", afirmó en el sitio web Leo Murray, creador de la campaña del globo. Desde que se le ocurrió la idea, se ha dedicado a atacar al mandatario estadounidense. En una columna que escribió en Metro, señaló: "Todos tenemos ese extraño momento de carcajada o llanto, y las naciones no son una excepción. La visita de Trump al Reino Unido este mes es uno de esos momentos". 

El domingo, los Trump abandonarán Escocia para viajar a Finlandia, donde el 16 de julio el presidente se reunirá con su homólogo ruso, Vladimir Putin.