La Unión Europea podrá restringir viajes no esenciales ante el aumento de casos de COVID-19

Noticias destacadas de El Mundo

Con la intención de desincentivar los viajes no esenciales en la Unión Europea, se podrá exigir a los ciudadanos un test negativo antes de salir y la obligatoriedad de guardar cuarentena en el país de destino.

Los líderes europeos acordaron este jueves que los países de la Unión Europea (UE) puedan restringir los viajes intracomunitarios no esenciales, ante el aumento de contagios de la COVID-19 por la aparición de nuevas variantes del virus, aunque se comprometieron a mantener abiertas las fronteras interiores. Con la intención de desincentivar los viajes no esenciales en esa zona, se podrá exigir a los ciudadanos un test negativo antes de salir y la obligatoriedad de guardar cuarentena en el país de destino.

Ver más: Ojo, si viaja a EE. UU. deberá hacer cuarentena a su llegada a ese país

”Estamos totalmente convencidos de que tenemos que mantener las fronteras abiertas para mantener el buen funcionamiento del mercado interior” pero “se pueden considerar restricciones en los desplazamientos no esenciales”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al término de la cumbre que los Jefes de Estado y de Gobierno celebraron por videoconferencia. Antes del inicio de la reunión, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ya avaló la restricción de los viajes no esenciales, tras haber elevado el riesgo de contagio de las nuevas cepas de “alto” a “muy alto”.

“En vista de la muy grave situación sanitaria, todos los viajes no esenciales deberían ser firmemente desaconsejados tanto dentro de cada país como a través de las fronteras”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Layen, al final de la cumbre. Sin embargo, Von der Layen dijo que la noción de cerrar las fronteras internas de la UE tendría que ser evaluada a la luz del enorme impacto potencial.

“Es importante mantener el mercado único en funcionamiento. Por eso, en lo que se refiere a los trabajadores esenciales y bienes, deben ser capaces de seguir cruzando fronteras naturalmente. Esto es de gran importancia”, expresó. La cumbre de este jueves, organizada mediante videoconferencia por razones de seguridad sanitaria, es la novena en la UE para abordar la pandemia.

Ver más: Estos son los países que piden prueba PCR a los viajeros

En cuanto a las fronteras exteriores de la UE, la Comisión Europea propuso “medidas adicionales” como que se les pueda exigir también una prueba de diagnóstico negativa a quienes ingresen en el espacio comunitario en “viaje esencial”.

Las mutaciones del virus que surgieron en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil han alarmado a las autoridades de la UE debido a su mayor capacidad de infección. Por ahora estas variantes representan una pequeña proporción de los casos generales en la UE, pero los líderes consideran que hay que vacunar a la mayor cantidad de personas posible antes de que el virus vuelva a mutar.

Alemania propone una coordinación en las “pruebas obligatorias” para viajes transfronterizos, mientras que Francia es favorable a “controles sanitarios” en las fronteras internas de la UE. Al término de la cumbr, el primer ministro de Portugal, António Costa, anunció que su país suspenderá todos los vuelos con el Reino Unido a partir de las 0.00 horas del sábado, salvo por razones humanitarias.

Francia ya anunció que impondrá a partir del domingo a los viajeros de otros países europeos la presentación de un test PCR realizado 72 horas antes de la salida. Esta obligación no afecta a los viajes esenciales, como los de los trabajadores fronterizos. Países Bajos decidió suspender también durante cuatro semanas a partir del sábado los vuelos procedentes del Reino Unido, Sudamérica y Sudáfrica, ante el temor de importar las variantes que dominan en esas áreas geográficas.

Acelerar las campañas

Von der Leyen afirmó esta semana que el bloque en breve ampliará su arsenal de vacunas más allá de las dos autorizadas hasta el momento, las de Pfizer/BioNTech y Moderna, para vacunar al 70% de la población “hasta el final del verano” boreal.

Ver más: Restricciones de viaje a EE. UU.

El ritmo de las campañas de vacunación en el bloque ha sido muy lento en comparación con Estados Unidos, Israel y otros países, un problema agravado por los retrasos en la entrega de las dosis de Pfizer/BioNTech. También hay una minoría, especialmente en países como Francia, reacia a vacunarse.

Y aunque muchos esperan que las vacunas pongan fin a las restricciones de viaje, los tests obligatorios, los toques de queda nocturnos y las cuarentenas domiciliarias, funcionarios y diplomáticos de la UE advierten contra los riesgos de bajar la guardia demasiado pronto.

Certificados de vacunación

El aumento de casos de la variante británica, en particular, significa que “podríamos tener que tomar más medidas que restrinjan temporalmente la libertad de movimiento dentro de la UE”, dijo un diplomático europeo. La idea de utilizar certificados de vacunación como una forma de pasaporte de viaje en Europa –como defiende Grecia, un país dependiente del turismo– se encuentra todavía en sus primeras etapas de discusión.

Funcionarios de la UE agregaron que cualquier movimiento en esa dirección requiere que una gran proporción de personas se vacunen primero para que Europa no se divida entre una pequeña minoría capaz de viajar y comer fuera mientras que el resto permanece confinado.

En la cumbre también se habló de cómo garantizar que los certificados de vacunación sean reconocidos en todos los países de la UE, y de los pasos para que las pruebas de antígenos –más baratas y menos invasivas, pero menos fiables, que los hisopos de PCR– sean globalmente aceptadas.

Comparte en redes: