La Venezuela del carné de la patria

En el país de Nicolás Maduro hay que tener este documento para “gozar” de algunos beneficios económicos y sociales. ¿Para qué sirve este carnet? El gobierno amenaza que “para absolutamente todo”.

El viernes terminó el censo para obtener gasolina subsidiada, claro con el carné.

El presidente Nicolás Maduro introdujo este documento en enero de 2017. El carnet de la patria tiene código QR e identifica a los ciudadanos que reciben alguna ayuda del Gobierno. Es mucho más moderno que la cédula venezolana que, por cierto, es utilizada por adolescentes de otros países para entrar a sitios aptos para mayores de edad, debido a que falsificarla es muy fácil.

“Vamos a concentrar inmensos esfuerzos para generar un nuevo Poder Popular, mejor, más grande, el mejor organizado Poder Popular de la Revolución Bolivariana”, dijo Maduro a finales del 2016 cuando informó sobre el carnet.

Muchos son los venezolanos que han decidido sacarlo, aunque no estén de acuerdo. Esto, producto al miedo que se ha generado en torno a él. El gobierno de Maduro ha dicho que los venezolanos que quieran recibir las bolsas de comida, ayudas en las misiones, ya sea de vivienda, escolares o de salud, y ahora el subsidio con la gasolina, tendrán que tenerlo.

Ver más: El problema no es Nicolás Maduro

“Ahí vamos a tener la medición real de cuántas misiones llegan a cada hogar, cuántas bolsas (de comida) Clap. (...) Esto para ver que las misiones de la Revolución no se conviertan en ayudas aéreas. En puros númeritos falsos. (...) Esto va a hacer una rectificación a fondo del sistema de grandes misiones”, aseguró Maduro en diciembre de 2016.

Sin embargo, hay ciudadaos venezolanos que decidieron sacarlo y no han recibido ayuda. Este es el caso de Wilmer Paredes de 38 años. "Saque el carnet el 06 de diciembre 2017 y no he sido beneficiado en nada. Ni para que me den el Clap. No se cual es la razón (..) He escaneado el carnet en la aplicación cada vez que anuncian un bono y nada", aseguró. 

Con la escasez de medicamentos, que llega al 80% según la Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven), la escasez de comida, que de acuerdo con la ONU afecta a 2,3 millones de personas y un sueldo mínimo que era de Bs. 5.196.000, equivalente a un dólar, y el viernes fue aumentado a 180.000.000 de bolívares, el equivalente a 30 dólares, son muchos los venezolanos los que dependen de esta ayuda del Gobierno: 17 millones de personas (cerca de la mitad de la población nacional), según datos del oficialismo.

“Saqué el carnet de la patria en abril de 2017, por una jornada que hubo en mi comunidad, en Cumaná, (oriente del país). Porque con ese carnet iban a controlar el beneficio de las bolsas Clap. (...) Sin embargo, no me lo sacaría en otras circunstancias. Cuál es la necesidad de tener un carnet cuando antes comprabas lo que necesitabas y la cantidad que quisieras sin necesidad de eso”, dijo Daniela Sifontes, estudiante de Derecho de 19 años.

Puede leer: CIDH celebra medidas adoptadas por Colombia para regularizar a migrantes venezolanos

Ella como muchos más venezolanos se ha visto beneficiada por tener el carnet. Ha recibido bonos económicos en algunas fechas especiales. También ha obtenido las bolsas de comida mensualmente, aunque admite que no viene con todos los alimentos básicos.

“El primer bono que recibí fue el de diciembre del año pasado, fue de 500.000 bs. Fue un beneficio que el Presidente llamó "Bono Navideño". El otro fue en enero, de 500.000 bs se llamó ´Bono de Reyes´. El otro fue ´El bono de semana santa´ de 700.000 bs. Luego me salió el ´Bono de la Independencia´ de 1.000.000. En junio me salió el ´Bono Victoria de Carabobo´ de 4.000.000. Y por último el ´Bono niño Simón´ que fue de 9.000.000”, indicó Sifontes.

Sin embargo, al preguntarle para qué le servían esos bonos dijo: “para nada. La última vez compré un pan de sándwich en 5.000.000 de bolívares y medio cartón de huevos en 4.000.000 de bolívares. En esas dos cosas se fue el ´bono niño Simón´”, aseguró.

Tanto los bonos y las bolsas Clap (Comité Local de Abastecimiento y Producción) que fueron creadas como “una solución” a la escasez de alimentos y a la “guerra económica”, son un paño de agua tibia ante la crisis económica que, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se espera que la hiperinflación en Venezuela llegue a 1.000.000% a finales del 2018.

Le puede interesar: ¿Para qué alcanza el salario mínimo en Venezuela?

Ante esto, la solución del presidente Maduro es realizar nuevamente una jornada de carnetización en todo el país, que finalizó el pasado viernes, para controlar la venta de la gasolina a bajos precios. De acuerdo con el especialista petrolero Luis Oliveros, Venezuela ha perdido 10 mil millones de dólares anuales desde 2012 en subsidios de este hidrocarburo.

José Toro Hardy, economista venezolano y exdirector del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice), considera que esta situación es un “apartheid político” que violaría incluso tratados internacionales en materia de Derechos Humanos.

“El presidente Maduro ha ofrecido que quienes tengan carnet de la patria podrán comprar gasolina con subsidio. Eso es una aberración. De acuerdo con nuestras leyes los ciudadanos se identifican con su cédula de identidad o con su pasaporte. El carnet es un instrumento vinculado a una preferencia política o ideológica. Otorgar un subsidio por razones políticas es una discriminación expresamente prohibida por el artículo 21 de la Constitución que prohíbe discriminaciones por razones de género, de raza o ideológicas”, dijo Hardy.

“El que no tenga carnet de la patria se lo vamos a sacar. (...) Esto va a ser una política para que se controle el servicio, porque la gasolina se nos va al Caribe, a Colombia. Porque decir que en Venezuela se regala la gasolina es poco. Pagamos por echarla”, dijo Maduro en una alocución.

Ver más: El suicidio, uno de los desenlaces más trágicos de la crisis en Venezuela

Hardy, también profesor universitario, considera que sí hay que aumentar el precio de la gasolina en el país sudamericano, pero no a través de un mecanismo de subsidios para unos sí y para otros no. Pues de acuerdo con Nicolás Maduro, quien no tenga carnet de la patria, tendrá que pagar el nuevo precio que, por primera vez después de más de 10 años, será internacional.

“Se podría entender que existan subsidios vinculados, por ejemplo, al transporte público para aliviar su costo o un subsidio a los tractores vinculados a la producción de alimentos o un beneficio para la tercera edad. Lo que no es aceptable son subsidios para los miembros de un partido político. (...) El régimen intenta favorecer a algunos, otorgándoles beneficios que terminan siendo pagados con los impuestos de los demás ciudadanos o con ingresos petroleros que pertenecen a todos por igual y no específicamente a los miembros del partido de gobierno (PSUV)”, aseveró el economista.

Venezuela es el país con el precio de gasolina más económico del mundo. Su costo actual es de 6 bolívares por litro, lo que equivale en dólares a 0,01 y a $25 colombianos. Este subsidio al precio de la gasolina comienza desde que el expresidente Hugo Chávez nacionalizó la Faja Petrolífera del Orinoco, con la idea de poner fin a la privatización de la industria petrolera iniciada en la década de los años 90.

Los precios de gasolina regular en países de Latinoamérica van entre 1.84 dólares (Uruguay) y 0.85 dólares por litro (Panamá), sin embargo, este precio es inalcanzable para la mayoría de los venezolanos.

Hasta el momento, se desconoce cuáles serán los precios de la gasolina para quienes tengan carnet y para quienes tengan que pagarla a precios internacionales.

Este lunes entra en vigencia la reconversión monetaria, donde se le quitan cinco ceros a la moneda. Para “adaptarse mejor al nuevo cono monetario”, Maduro decretó este día como no laborable.

Le puede interesar: Apagón bancario en Venezuela añade caos a la emisión de nuevos billetes

“Este sistema de moneda dual, petro y Bolívar Soberano (como se llama la nueva reconversión monetaria) es muy parecido al modelo cubano con el peso y el peso convertible (…) Este Gobierno es bien irresponsable: estuvieron 20 años jugando a la demagogia con la gasolina diciendo que ésta era del pueblo, ahora de un solo golpe la colocan a precio internacional, $1,10 por litro, impagable por los venezolanos hoy arruinados por el socialismo”, aseguró José Guerra, diputado al Parlamento, en su cuenta en Twitter.

Meganálisis, encuestadora del país vecino, considera que el 73,4% de los venezolanos no está de acuerdo con sacarse el carnet de la patria. Sin embargo, según cifras del gobierno hay más de 16 millones de personas registradas en este sistema desde 2017, de una población de 31 millones de habitantes, de acuerdo al Banco Mundial.

“Yo soy opositor, pero no soy ni siquiera clase media. No quiero sacarme el carnet, pero si no lo tengo, no podré hacer nada. (...) No me puedo dar el lujo de pagar la gasolina a precio internacional”, aseguró Andrés Martínez al portal de noticias Efecto Cocuyo.

Hardy, asegura que la medida del carnet de la patria para controlar el contrabando, como lo anunció Maduro, no funcionará pues considera se prestará para que haya más corrupción.

“Los simpatizantes del régimen terminarían comprando gasolina a precios subsidiados y vendiéndola en el mercado negro o dedicándola al contrabando. No es distinto a lo que ocurrió con el control de cambio. Personas vinculadas al régimen compraron dólares a precios preferenciales para después venderlos a un precio muy superior en el mercado negro. Por esa vía se hicieron inmensas fortunas ilegalmente y me temo que lo mismo de podría repetir en el caso de la gasolina”, expresó el economista.

Ante esto, varios son las críticas de cómo funcionará este sistema de carnetización en las bombas de gasolina. "Una operación tan compleja como poner en todas las bombas el lector del código QR interconectado con todas las bombas del país. Lo van a instalar en unas pocas bombas. Se armará una gran cola y en el resto de las bombas los venezolanos pagaremos el combustible a precios internacionales", le dijo a Unión Radio de Venezuela, Héctor Navarro, exmiembro del oficialismo y exministro de Educación.

Puede ver: Remesas: una vía que tienen los venezolanos para sobrevivir

“Miren. El que no vaya al censo no tiene subsidio de la gasolina. Eso es sencillito. Yo tengo dólares con que pagar mi gasolina, yo tengo petros, tengo plata, bastante, para pagar la gasolina, no me importa, no vaya. No vaya. Se le respeta su derecho (…) No chille cuando un amigo eche gasolina con su carnet de la patria, gasolina subsidiada”, dijo Diosdado Cabello en su programa ´Con el Mazo Dando´.

Por su parte, Luis Vicente León, director de la firma Datanálisis, dijo que no cree que el objetivo del gobierno sea aumentar su control político, sino los ingresos.

“El Gobierno quiere presionar a la clase media a inscribirse en el carnet de la patria por subsidios. (...) La mayoría de los venezolanos pagarán su gasolina a precio internacional. Sea lo que sea que eso signifique”, agregó.