Londres: empiezan las destituciones por escándalo sexual en una cena benéfica

Una investigación del Financial Times destapó los abusos que ocurrían en una cena anual destinada a recoger fondos destinados a la caridad.

AFP

Un empresario británico fue destituido el miércoles de un organo asesor del gobierno por presidir una cena para hombres, con fines benéficos, en la que manosearon a las azafatas, y a la que asistió también un miembro del ejecutivo.

David Meller fue cesado de una comisión del ministerio de Educación por ser uno de los dirigentes de The Presidents Club, la asociación caritativa que organizó la cena de la semana pasada, y en la que una periodista del Financial Times encubierta sufrió y presenció numerosos abusos y extralimitaciones, si bien él no fue uno de los que los cometieron.

A la cena en el hotel de lujo Dorchester de Londres asistieron 360 hombres de negocios, atendidos por 130 azafatas.

(Le puede interesar: Theresa May adopta un nuevo código de conducta tras acusaciones de acoso a políticos)

"El ministerio de Educación considera claramente que es inaceptable", dijo la secretaria de Estado Anne Milton en el Parlamento. "Hay una asociación entre gente rica y opulenta y esta conducta", añadió.

La primera ministra Theresa May estimó que la salida de Meller, presidente de una empresa de bienes de lujo, "es la decisión correcta", dijo un portavoz suyo. 

Además, a la cena asistió Nadhim Zahawi, secretario de Estado de Familias e Infancia, que, según el portavoz de May, "se sintió incómodo, y se fue en cuanto entraron las azafatas".

La reportera del Financial Times Madison Marriage narró la cena en la BBC: "me manosaron en varias ocasiones, y sé que muchas otras azafatas explicaron que les había ocurrido lo mismo".

"Lo peor que me explicó una de la azafatas es que un hombre se sacó el pene durante la cena", añadió.

La investigación del diario provocó una estampida de patrocinadores y beneficiarios del acto caritativo, en el que se han recolectado 20 millones de libras (28,3 de dólares, 22,9 de euros) para causas caritativas en los últimos 33 años.

(Lea también: El mundo después del efecto Weinstein)

Así, el Hospital Infantil Great Ormond Street anunció que devolverá todos los donativos que ha recibido de The Presidents Club a lo largo de los años por "la naturaleza totalmente inaceptable" de la cena.

Entre los premios a subasta en la cena, estaba un almuerzo con el ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, y tomar el té con el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, según el Financial Times.

Las azafatas firman acuerdos de confidencialidad antes de empezar la cena, tienen que dejar sus teléfonos celulares y se les ordenó llevar ropa interior negra.