Mike Pompeo, de jefe de espías a líder diplomático

El nuevo secretario de Estado es uno de los funcionarios más cercanos al presidente Donald Trump. Mientras fue director de la CIA, compartió con el mandatario una visión dura y conservadora de la política.

Donald Trump designó este martes a Mike Pompeo como nuevo secretario de Estado.EFE

La sorpresiva salida del secretario de Estado, Rex Tillerson, del gobierno del presidente Donald Trump volvió a mover el tablero de su gabinete. Momentos después de que se anunciara el despido del diplomático, Trump confirmó que Mike Pompeo, exdirector de la CIA, será el nuevo jefe de las relaciones exteriores estadounidenses.

Pompeo, traerá con él la disciplina de un egresado de West Point, la prestigiosa academia militar estadounidense, así como la experiencia política adquirida en cuatro períodos en la Cámara de Representantes, donde integró el controvertido Comité de Inteligencia.

Como director de la Agencia Central de Inteligencia, Pompeo cortó camino hacia el círculo más cercano a Trump elogiándolo con frecuencia y dando personalmente muchos de los cruciales informes de inteligencia en el Salón Oval.

"Con Mike Pompeo tenemos una forma de pensar similar. Tiene una tremenda energía, un tremendo intelecto; siempre estamos en la misma onda", dijo hoy Trump minutos después de anunciar por Twitter el cese de Tillerson y la consecuente llegada de Pompeo.

Puede leer: Gina Haspel se convertiría en la primera mujer directora de la 

Durante sus catorce meses como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Pompeo fue criticado, especialmente por la oposición demócrata, por dejar que su lealtad a la Casa Blanca interfiera con su labor como líder de la agencia de inteligencia más importante del mundo.

Esta afinidad con el presidente ha hecho que Trump se decantara por él para sustituir al hasta hoy secretario de Estado, Rex Tillerson, con quién existieron desavenencias en diferentes situaciones primordiales para EE.UU., como el acuerdo nuclear con Irán o las relaciones con Catar, entre otras.

Además, Pompeo comparte la línea dura de Trump respeto a Irán y Corea del Norte y evitó contradecir directamente la insistente afirmación del presidente de que Rusia no actuó en su favor durante la campaña electoral de 2016, aunque esa fue la conclusión de la CIA.

Carrera meteórica

 

Antes de dirigir a la agencia de inteligencia, Pompeo, de 54 años, ganó relevancia nacional como férreo crítico del islamismo radical y del papel de Hillary Clinton en relación al atentado en el consulado estadounidense de Bengasi (Libia) en 2012, dos aspectos que Trump comparte ampliamente.

Formado en la Academia Militar de West Point y graduado en Derecho por la Universidad de Harvard, el futuro secretario de Estado llegó a la Cámara de Representantes en 2011 como legislador por Kansas, como parte de la ola del movimiento ultraconservador del Tea Party.

Entre 1986 y 1991, sirvió con las Fuerzas Armadas estadounidenses y estuvo destinado en Europa "patrullando el Telón de Acero antes de la Caída del Muro de Berlín", según su página web en el Congreso.

Le recomendamos: Trump destituye a su secretario de estado Rex Tillerson

En caso de confirmarse su rol como titular de una de las carteras más importantes del Gobierno, Pompeo llevará consigo una línea "muy dura" para liderar el Departamento de Estado, según analistas.

Entre otras cuestiones, ha apoyado la decisión de Trump de mantener abierta la prisión estadounidense de Guantánamo (Cuba), inaugurada por George W. Bush (2001-2009) tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

Asimismo, considera que Irán y el terrorismo yihadista son las principales amenazas de la seguridad nacional del país, posiciones alineadas totalmente con las del presidente.

Estas inclinaciones sugieren claramente que la visión de las relaciones internacionales de Pompeo se acerca más a los ideales de Trump que a la manera de hacer de Tillerson, lo que sin duda tendrá implicaciones de largo alcance para la política exterior de Estados Unidos.