Sangriento fin de semana por tiroteos en Estados Unidos, ¿y ahora qué?

Cada vez que un ataque armado sacude a los estadounidenses, se alzan las voces que exigen un control más estricto de las armas. Al mismo tiempo, surgen políticos que señalan que las armas no tienen la culpa. ¿Y entonces? Trump dice que no hay lugar para el odio.

Lo que vivió Estados Unidos este fin de semana fue impactante: dos tiroteos en menos de 12 horas. AFP

En apenas doce horas, en dos ciudades diferentes de Estados Unidos, dos atacantes fuertemente armados (y muy jóvenes) acabaron con la vida de 29 personas y mandaron al hospital a casi ochenta. 

"Quiero matar mexicanos" 

Todo comenzó el sábado al mediodía, cuando entre 2.000 y 3.000 personas, la mayoría inmigrantes mexicanos, visitaban un centro comercial de la ciudad de El Paso (Texas). Era el último fin de semana de vacaciones escolares y era necesario comprar lo que los hijos necesitaban para comenzar clases.

Ver más: Dos tiroteos en menos de 24 horas en EE. UU.

El 85% de la población de El paso (680.000 habitantes) es de origen mexicano, de acuerdo con el último censo. 

Desde Dallas, un hombre de 21 años, Patrick Crusius, manejaba nueve horas para llegar a El Paso. Antes de emprender el viaje, publicó en el foro de internet 8chan (uno de los principales sitios donde convergen radicales) un manifiesto racista. Al llegar al centro comercial comenzó la masacre en Wallmart.

Armado con una ametralladora AK47, Crusius comenzó a disparar a diestra y siniestra, causando la muerte de 20 personas y dejando heridas a 58. 

Ver más: ¿Quiénes son los autores de las masacres en EE. UU.?

Las autoridades investigan el tiroteo del sábado en El Paso, ciudad estadounidense en la frontera con México, como un posible crimen de odio tras conocerce un manifiesto relacionado con el sospechoso del ataque que dejó 20 muertos.

Los medios estadounidenses lo identifican como Patrick Crusius, y lo vincularon al manifiesto publicado en internet que incluye pasajes que critican la "invasión hispana" de Texas. En el documento este hombre afirma que "actúa porque quiere defender a su país "del reemplazo cultural y étnico provocado por una invasión". "Quiero matar muchos mexicanos", agrega en el documento. 

"En este momento tenemos un manifiesto de este individuo que hasta cierto punto indica que tiene un nexo con un posible crimen de odio", dijo el jefe de policía de El Paso, Greg Allen, en una conferencia de prensa.

Dayton, Ohio, un asesino de 24 años

Doce horas después el horror se desataba en Dayton, Ohio. Un joven de 24 años, Connor Betts, empezó a disparar contra las personas que departían en una zona de bares y restaurantes de este lugar. 

En un minuto que duró el ataque, pues la policía que patrullaba la zona llegó inmediatamente, mató a nueve persona. El atacante fue abatido por la policía también.

Ver más: Todas las estupideces en el debate de las armas en EE. UU.

Megan Betts, "una mujer blanca de 22 años", se encuentra entre las víctimas, dijo. Según el funcionario policial, "es la hermana" del tirador. 

El joven, equipado con un chaleco antibalas y un rifle de asalto, abrió fuego en una zona de bares y ocio de Dayton . 

La policía lanzó una investigación sobre su entorno y en las redes sociales para tratar de determinar las razones de su acto, pero se negó a "especular" antes de saber más.  

"No hay lugar para el odio": Trump  

En Estados Unidos los tiroteos son habituales. El martes, dos personas murieron y un policía resultó herido en otra tienda Walmart en Misisipí.  El domingo pasado tres personas, incluido un niño de seis años, murieron a manos de un hombre de 19 años que abrió fuego en un festival gastronómico en Gilroy, California, al sur de San Francisco.

Con el de Ohio son 250 tiroteos los que han ocurrido en EE. UU. este año. 

Como ocurre después de cada baño de sangre, varias voces se alzaron para exigir una mayor regulación del mercado de armas de fuego, algo que las altas esferas políticas no han abordado con firme decisión todavía.

Ver más: The bang-bang theory en EE. UU.

"Debemos actuar ahora para poner fin a nuestra epidemia de violencia armada", dijo la precandidata demócrata Elizabeth Warren, quien se declaró "devastada" por el hecho.

"Llevamos a las víctimas en nuestros corazones y prometemos continuar actuando en su honor", señaló en Twitter la organización que impulsa mejoras en la seguridad pública Moms Demand Action (Madres Piden Acción).

Sobrevivientes de otras masacres como la de la escuela de Florida pidieron hacer algo ya, pero políticos republicanos insisten que no es controlando armas como se acaba el problema. Una teoría compartida por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien aseguró que "Lo lamento. Eso también ya ocurrió en Brasil. Lo lamento. Pero no es desarmando el pueblo que se evita eso".

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó hoy que "el odio no tiene cabida" en el país, a la vez que citó problemas de "salud mental" (ya había acusado a la enfermedad mental, mire este artículo) al comentar los tiroteos de Ohio y Texas, que dejaron 29 muertos y decenas de heridos el fin de semana.

"El odio no tiene cabida en nuestro país", afirmó Trump a los periodistas antes de embarcar en el avión presidencial rumbo a Washington tras pasar el fin de semana en su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey. Ahora volverán los debates sobre la urgencia de regular la venta de armas, pero las mismas voces de siempre se opondrán a ir en contra de la Segunda Enmienda, que contempla lo siguiente: "Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado Libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas”. Veinticinco palabras que tienen a EE. UU., desde hace años, en una encrucijada.

Más aún cuando la Asociación del Nacional del Rifle (NRA) es uno de los mayores aportantes a las campañas políticas. Y en 2020 se elige presidente. 

 

874414

2019-08-04T16:38:34-05:00

article

2019-08-04T16:38:34-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional

El Mundo

Sangriento fin de semana por tiroteos en Estados Unidos, ¿y ahora qué?

73

6746

6819