Asamblea Nacional aprueba iniciar proceso de control político a Maduro

En la sesión se aprobó citar al presidente venezolano para analizar “situación constitucional de la presidencia”, lo que el diputado opositor Julio Borges calificó como “juicio político”.

Mientras los parlamentarios debatían, una marcha de chavistas expresaban su respaldo a Maduro en Caracas.
Mientras los parlamentarios debatían, una marcha de chavistas expresaban su respaldo a Maduro en Caracas. AFP

El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, aprobó iniciar un procedimiento con miras a un “juicio político y penal” contra el presidente Nicolás Maduro, acusado de propiciar la ruptura democrática con la suspensión del referendo revocatorio. (Lea: Este martes, sesión en la Asamblea Nacional para tratar juicio a Maduro)

Se acuerda “votar la apertura del procedimiento contra Nicolás Maduro (...) y que la comisión prepare el inicio al estudio de responsabilidad penal, responsabilidad política y abandono del cargo”, subrayó la resolución aprobada tras un debate sobre situación constitucional de la presidencia”. (Lea: Oposición le pide a las Fuerzas Armadas de Venezuela no permitir "golpe de Estado")

Sin embargo, en Venezuela no sucederá un impeachment como el que le costó el cargo a la presidenta Dilma Rousseff en Brasil. ¿Por qué? La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela no contempla un juicio político ni tampoco la destitución del cargo. Algo que solo puede suceder con el referendo revocatorio, con votación popular. (Lea: Venezuela: 14 años de diálogos)

Tampoco está contemplada una consecuencia jurídica para Maduro, en caso de que el control político que busca hacerle el Parlamento así lo determine.

Así las cosas, la Asamblea lo que busca es hacer un control político a Maduro, como se hace a cualquier funcionario público. El presidente fue citado el próximo martes en el hemiciclo y allí deberá responder por abandono del cargo, violación de derechos humanos y la suspensión del referendo revocatorio.

El conflicto político arreció tras la suspensión el martes del referendo revocatorio contra Maduro, en un país que sufre una severa crisis económica, con grave escasez y una inflación que el FMI calcula en 475% para este año.

“Hasta que no se restituya el orden constitucional es imposible realmente que haya un proceso de diálogo (...) No caigamos en el juego del gobierno que quiere dividirnos”, dijo el excandidato presidencial Henrique Capriles, al reiterar la convocatoria a una protesta nacional el miércoles.

Dirigentes de los tres principales partidos de la MUD, como Capriles, el jefe parlamentario Henry Ramos Allup, y el encarcelado Leopoldo López, entre otros, negaron la noche del lunes el inicio de un diálogo, que poco antes había anunciado el enviado del Vaticano, Emil Paul Tscherrig.

“Si unos quieren ir y otros no, es un fracaso. Tenemos que lograr que la Unidad entera tome la decisión y con mucha determinación sigamos presionado por todas la vías y logremos lo más importante: tener un proceso de votación para cambiar este país”, declaró Julio Borges, jefe de la bancada de la MUD.

 

últimas noticias