Confirman muerte de 20 civiles en ataque contra convoy humanitario en Siria

El bombardeo se presentó en Alepo cuando descargaban de los camiones ayuda humanitaria para cientos de civiles afectados por el conflicto.

AFP

El ataque aéreo contra un convoy humanitario el lunes en Siria causó la muerte de unas veinte personas, todas ellas civiles, anunció el martes en Ginebra la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR). (Lea: Cruz Roja confirma muerte de uno de sus empleados en ataque a convoy en Alepo)

"Alrededor de veinte civiles y un miembro del personal de la Media Luna Roja siria murieron cuando estaban descargando de camiones una ayuda humanitaria vital. Una gran parte de la ayuda fue destruida", indicó la FICR en un comunicado.

El depósito de la Media Luna Roja siria en Orum al Kubra también fue alcanzado por el bombardeo, cuya autoría todavía se desconoce.

"Estamos completamente desolados por la muerte de tantas personas, incluido uno de nuestros colegas, el director de nuestra rama local, Omar Barakat", afirmó el presidente de la Media Luna Roja siria, Abdulrahman Attar, citado en el comunicado.

"Es totalmente inaceptable que nuestro personal y los voluntarios continúen pagando un precio elevado por la continuación de los combates", agregó.

La guerra en Siria dejó más de 300.000 muertos - de los cuales casi 87.000 civiles, de ellos 15.000 niños - desde su inicio en marzo de 2011, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Durante estos años de guerra, 54 empleados y voluntarios de la Media Luna Roja perdieron la vida durante el ejercicio de sus funciones, según la FICR.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) pidió una "investigación" sobre este ataque acontecido el lunes en la provincia de Alepo.

La ONU y la Media Luna Roja siria disponían de todas las autorizaciones necesarias para hacer llegar la ayuda a 78.000 personas en Urum al Kubra, explicó un portavoz de la OCHA, Jens Laerke.

"Por lo que sabemos del ataque de ayer (lunes), hubo una violación flagrante del derecho internacional humanitario, algo que es totalmente inaceptable", declaró el martes el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer.