El hermano de Pablo Escobar, otro de los involucrados

Cuando las hazañas en el ciclismo pasaron a un segundo plano por el narcotráfico

​El Espectador hace un recuento de los pedalistas colombianos enredados en este tema. El caso más reciente es el de Juan Pablo Valencia, arrestado la semana pasada en el municipio de Montegranaro (Italia), por supuestamente cargar cocaína en el marco de su bicicleta para distribuirla. Corrió la Vuelta a España en 2015 e hizo parte del Team Colombia.

Algunas personas, que en su momento figuraron en la prensa nacional por sus actuaciones en esta disciplina, han estado en la picota pública por sus nexos con la droga y el tráfico de estupefacientes. AFP

El ciclismo es el deporte que más reconocimientos le ha brindado al país. Las distinciones nacionales e internacionales, además de las destacadas presentaciones y victorias en carreras de Europa, hacen ver a los pedalistas colombianos como un referente en esta especialidad. Martín Emilio Rodríguez, Fabio Parra, Félix Cárdenas, Luis Herrera, Santiago Botero, Nairo Quintana y Rigoberto Urán son algunos embajadores que han dejado en alto el tricolor nacional. Así como han sido portadores de buenas noticias, también lo han sido por hechos que no propiamente tienen que ver con esta actividad.

Algunas personas, que en su momento figuraron en la prensa por sus actuaciones en esta disciplina, han estado en la picota pública por sus nexos con la droga y el tráfico de estupefacientes. Al margen de su responsabilidad, El Espectador hace un recuento de los ciclistas comprometidos en este tema. El caso más reciente es el que protagonizó Juan Pablo Valencia, arrestado la semana pasada en el municipio de Montegranaro, en la provincia de Fermo (Italia), por supuestamente cargar cocaína en el marco de su bicicleta para distribuirla. También le encontraron $4.000 euros (más de $14 millones).

Valencia, quien nació el 2 de mayo de 1988 en Medellín (Antioquia), era una de las promesas del ciclismo. Fue campeón nacional de ruta sub-23 en 2010 en el municipio de La Ceja e hizo parte del Team Colombia, entre 2013 y 2015. En 2015, precisamente, culminó La Vuelta a España, una de las tres grandes de Europa. Otro ciclista enredado con el narcotráfico es el bumangués Carlos Julio Siachoque, competidor de varias Vueltas a Colombia y Clásicos RCN, organizada por la Federación Colombiana de Ciclismo. Llegó a la cúspide de su carrera a los 32 años cuando ganó la Vuelta al Táchira, en Venezuela, en 1981.

(Le podría interesar: Chris Froome, el ciclista que superó el racismo)

La condena a seis años de prisión se produjo por una operación denominada Triángulo, destinada a seguir cargamentos de droga y armas. Fue así como el 22 de noviembre de 1996 la Policía Nacional realizó un allanamiento a la residencia de Siachoque en el barrio San Antonio, en Bogotá, encontrando una tonelada de cocaína oculta en bultos de café y tasada en $28 mil millones en ese entonces. Siachoque se entregó a las autoridades dos años más tarde, en 1998, y, tras aceptar su responsabilidad por narcotráfico, fue sentenciado.

Este pedalista le contó a portal digital 070, creado por el Centro de Estudios en Periodismo de la Universidad de los Andes, que con el “auge del narcotráfico comenzó a administrar las relaciones públicas de un nuevo empleador. Era la mano derecha de un capo y en todo momento hizo el trabajo para el que se comprometía, porque Carlos Julio dice que si se mete como lambón, cumple como lambón”. Finalmente, Carlos Julio Siachoque, de 69 años, recuperó su libertad en 2001, luego de pagar 33 meses de prisión por redención de pena por trabajo y estudio.

Gonzalo Marín es otro ciclista enredado con el narcotráfico a través del Cartel de Medellín. En la época de los setenta, este deportista logró dos podios en la Vuelta a Colombia, victorias de etapa en esta competencia y en el Clásico RCN. Además de competir en campeonatos internacionales, logró el segundo lugar en el Baby Giro, conocida en la actualidad como la versión Sub 23 del Giro de Italia. Marín, según registros de la época, compitió en equipos financiados por el capo del narcotráfico Pablo Escobar, entre los que se resalta el equipo Bicicletas Ositto, creada por Pablo y su hermano, Roberto Escobar, alias Osito.

(Le sugerimos: Manzana Postobón presentó sus ciclistas para la temporada 2019)

La relación de Gonzalo Marín con el Cartel de Medellín se divulgó por el resultado de unas investigaciones de las autoridades por el carrobomba que estalló en el edificio del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), el 6 de diciembre de 1989, que dejó más de 60 personas muertas. Según el diario El Tiempo, el ciclista manejó dinero y sirvió como soporte de los atentados perpetrados en Bogotá y en otras ciudades del país. El velocista, también conocido como Chalo, murió el 25 de abril de 1990 en la capital de Antioquia.

Roberto de Jesús Escobar es otro ciclista que figuró en esta lista negra. El hermano mayor de Pablo Escobar, capo del Cartel de Medellín, fue tercero en la prueba por equipos del Campeonato Nacional de Ciclismo, en 1965. Participó en varias vueltas nacionales logrando importantes victorias. Alias el Osito habría manejado gran parte de la logística del Cartel de Medellín y en agosto de 1993, mientras estaba detenido en la cárcel de Itagüí (Antioquia), recibió una carta-bomba. Al abrirla explotó en su cara y, tiempo después, quedó ciego de un ojo. Se presume que fueron los amigos del cartel de ese entonces.

Osito nació el 13 de enero de 1947 en el municipio de Rionegro. En 1991 se entregó por primera vez a la justicia por el supuesto hostigamiento del que era víctima por parte del Estado, pero después escapó. Un año más tarde, en 1992, se entregó de nuevo de la justicia con Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, y Otoniel González Franco, conocido como Otto. Fue el promotor de Bicicletas Osito y entrenador. En enero pasado, una publicación del portal TMZ aseguró que buscaba recaudar US$50 millones para sacar a Donald Trump de la presidencia de Estados Unidos. “Es mentira”, dijo Escobar.

(Lea también: Nairo Quintana: "Colombia es un país en el que el ciclismo corre por las venas")

Entre tanto, el ciclista del equipo Manzana Postobón Juan Carlos Castillo fue capturado en marzo de 1991 en el aeropuerto El Dorado, luego de que en su maleta encontraran cinco kilogramos de cocaína. Castillo, según El Tiempo, viajaba en ese entonces a Madrid (España) con Henry Cárdenas, Omar Hernández, Luis Herrera, William Palacio, Gerardo Moncada, Héctor Julio Patarroyo y Efraín Rico. El pedalista ganó la Vuelta de la Juventud y representó a Colombia varias competiciones, entre ellas el Tour de la Avenir y la Vuelta a Francia. Fue asesinado en noviembre de 1993.

Otro de los pedalistas detenidos por portar drogas es Gustavo Wilches, ganador de la vuelta a Colombia en 1990. En 2001, fue detenido por la Policía en el aeropuerto El Dorado cuando pretendía viajar a Ciudad de México con 40 cápsulas de heroína en su organismo. Wilches también ganó el Clásico RCN y participó en varias vueltas a España. Luego compitió en equipos pequeños en Costa Rica y México, hasta su retiro en 1988. Y ese mismo año Rafael Tolosa, campeón de la Vuelta a la Juventud en 1978, fue arrestado el 18 de junio cuando abordaba un avión en Bogotá con 125 cápsulas de heroína en su estómago.