Fiscalía va a pedir circular azul de Interpol para el senador Musa Besaile

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, confirmó además que la Policía se sumó a la búsqueda del congresista, quien tiene orden de captura de la Corte Suprema desde la semana pasada.

El senador Musa Besaile a la entrada de la Corte Suprema de Justicia. Foto: Gustavo Torrijos

"Ayer solicitamos a los funcionarios de Interpol, por conducto del director del CTI. convenir los mecanismos para que sea objeto de una circular azul". Con esas palabras, pronunciadas por el fiscal general en una rueda de prensa que acaba de concluir, el organismo investigativo divulgó que se están haciendo los trámites para que se expida una notificación azul de la organización de policía internacional (Interpol), con el fin de localizar al congresista Musa Besaile, cuya detención solicitó la Corte Suprema de Justicia con el propósito de que rinda indagatoria. 

La orden fue proferida por la Corte el pasado lunes 25 de septiembre, y se hizo pública al día siguiente. Desde estonces el abogado defensor de Besaile, Julián Quintana, ha asegurado que el senador cordobés se entregará a la justicia porque quiere "dar la cara" al país. No obstante, ha pasado una semana y de Besaile no se conoce el paradero. Quintana aseguró que el congresista está bastante enfermo, al punto de no poder ni hablar, pero el fiscal Martínez expresó que el director del CTI ha estado hasta en la casa de Besaile y no ha constatado tal estado de salud. 

El fiscal Martínez agregó que, según Migración Colombia, no existen registros que indiquen que Besaile salió del país. El abogado Quintana también ha negado que Besaile se encuentre en el exterior. Sin embargo, lo que es un hecho es que el congresista no aparece. La persona que está a cargo del operativo de su captura es el general Luis Alberto Pérez, director del CTI, pero Martínez manifestó que a esta misión se sumó la Policía Nacional. (Le puede interesar: El enredo en que terminó el congresista Musa Besaile por haber confesado su soborno)

El aprieto judicial en que se encuentra el congresista tiene origen en una declaración que él mismo le entrego a la Fiscalía a finales de agosto, en la cual admitió haber pagado $2.000 millones al abogado Gustavo Moreno en 2015, a cambio de que éste, supuestamente junto con el entonces magistrado José Leonidas Bustos, frenara una orden de captura que se había expedido en su contra. El expediente de Besaile, que es por parapolítica, estaba a cargo del magistrado Gustavo Malo, quien pidió licencia para defenderse de este escándalo que no ha parado de crecer. 

(Ver: Magistrado Gustavo Malo solicitó apartarse de su cargo por dos meses para defenderse)