Las maniobras con las que “Lobo Feroz” habría engañado a menores de edad

Juan Carlos Sánchez, quien se encuentra detenido en Venezuela a la espera de su extradición a Colombia, ofrecía incentivos para tratar de convencer a sus objetivos: niños menores de edad que frecuentaban centros comerciales y zonas donde él permanecía.

Juan Carlos Sánchez, alias Lobo Feroz, se encuentra detenido en Venezuela. Tomada de internet.

En las zonas donde frecuentaba Juan Carlos Sánchez, o Lobo Feroz, como también es conocido, solía ofrecer dulces, regalos y helados a menores de edad para engañarlos, violarlos y, luego, grabar las escabrosas escenas. Esa es una de las confesiones que hace uno de los habitantes del barrio 20 de julio, en Barranquilla, donde él solía frecuentar en busca de sus objetivos.

Sin embargo, este barrio no sería la única parte donde Lobo Feroz permanecía, pues también visitaba un centro comercial de la capital del Atlántico para cometer sus delitos. De hecho, las autoridades investigan otras zonas del país donde se habrían presentado abusos a menores. Y se revisan denuncias de abusos sexuales en Venezuela, donde fue capturado el 1° diciembre por un amplio dosier de abuso a menores de edad. (Le podría interesar: Capturan a presunto violador de 274 niños en Colombia)

Según Noticias Caracol, Juan Carlos Sánchez abordaba a niños y niñas en el centro comercial, los llevaba a un hotel, abusaba de ellos y grababa sus actos sexuales. “En la circular azul –utilizada para obtener más información sobre la identificación de una persona– le decimos a la Interpol que ponga en conocimiento de sus colegas de Venezuela que (…) estamos buscando a una persona en Colombia”, le dijo al noticiero un investigador que, por seguridad, se abstuvo de revelar su nombre.

Otro testimonio es el Félix Pérez Bolier, gerente de uno de los centros comerciales que frecuentaba el hombre de 37 años. Recordó el seguimiento que esta persona les hacía a los menores que visitaban el establecimiento público. “Venía con distintos niños, por eso fue que él prendió las alarmas. Hoy venía con un niño, luego venía con otro, luego otro ¿y este tipo qué?” le dijo Pérez Bolier a Noticias Caracol.

Agregó que en varias oportunidades denunciaron a Sánchez con las autoridades, pero que, tiempo después, no volvieron a saber de él. “Antes, en esa época, había juegos de niños y ahí los metía (con) el heladito o el chiclesito. No podemos decir, ni certificar, ni dar testimonio de que él violó, pero sí tenía ese actuar”, relató. (Lea: El “Lobo Feroz” habría abusado de 276 niños y no está pedido en extradición)

Sánchez está detenido en la capital de Venezuela luego de ser capturado mientras recorría un parque público infantil. Las autoridades venezolanas ya habían sido alertadas por la Dijín de que en su país estaba Sánchez, pues detectaron que a comienzos de 2017 había escapado a Maracaibo.

Sánchez fue buscado por la Dijín durante años. Para 2008, cuando fue capturado y recluido en una cárcel de Barranquilla entre enero y noviembre de ese año, ya acumulaba al menos 50 denuncias por violencia sexual presentadas por familiares de menores que vivían en Barranquilla o en municipios aledaños. Pero, al parecer, Sánchez fue puesto en libertad por vencimiento de términos.

El diario El Heraldo reporta, por ejemplo, dos testimonios de menores de edad que aparentemente habrían sido abusados por Sánchez. Un menor de 13 años manifestó, en enero de 2008, que había sido abusado luego de haberse conocido con él en un centro comercial y que le ofreció, además, $5.000 para que lo acompañara a un motel. Y luego dice que un día después Lobo Feroz lo obligó a que volviera al motel pero, esta vez, con otro menor de 15 años. El sujeto, al parecer, utilizaba cuchillos para intimidar a sus víctimas. En segundo menor, dice el diario, es precisamente el adolescente de 15 años quien vendía flores en el sector del estadio metropolitano Roberto Meléndez. Y corroboró el testimonio de su amigo.