Le presté $2.000 millones a Musa Besaile: José Miguel Ramírez Gómez

El empresario, dueño de una de las empresas de abarrotes más grande de la Costa, explicó que el senador no le ha pagado el dinero que le prestó y que nunca supo que esa plata se iba a utilizar pagar una supuesta extorsión.

Musa Besaile cumple una semana prófugo de la justicia.Gustavo Torrijos

¿De dónde sacó el senador Musa Besaile $2.000 millones para pagarle a una supuesta la red de corrupción de abogados y magistrados? Hasta ahora, la respuesta a esa pregunta apuntaba a un empresario amigo del congresista de nombre Miguel. Besaile le contó a la Corte Suprema de Justicia que le había pedido dinero prestado a un cliente de su arrocera y que le “prestó los recursos, me colocó una tasa de interés y hasta el sol de hoy no le he pagado”. (Los coletazos de Musa Besaile)

Con la declaración de Besaile y la pista de que se trataba de un empresario dueño de abarrotes de la Costa, el nombre de quien le prestó el dinero fue más claro. Se trata de José Miguel Ramírez Gómez, uno de los mayores proveedores de alimentos en Córdoba, quien en entrevista con La W, explicó que, efectivamente, le prestó $2.000 millones en el primer semestre de 2015, pues tenía buena relación con la familia Besaile, dueña de la arrocera Palmira, una de las más grandes de la Costa. (El enredo en que terminó el congresista Musa Besaile por haber confesado su soborno)

El senador Besaile ya aceptó que esa suma millonaria de dinero se la pagó al exfiscal Gustavo Moreno para que él, en compañía de exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia, le “ayudaran” en su proceso por parapolítica. El congresista explicó que pagó el dinero pues Moreno lo extorsionó. Sin embargo, el exfiscal le ha explicado al alto tribunal que nunca ejerció ninguna presión en contra de Besaile y que este hizo el pago consiente del beneficio que iba a recibir. (El cara a cara entre Gustavo Moreno y Musa Besaile)

El empresario José Miguel Ramírez Gómez es reconocido en el mundo empresarial por sus negocios como proveedor de mercancías a grandes mercados en todo el país, especialmente en Urabá, Córdoba, Sucre, Bolívar, Cesar y el Magdalena. Además, según los registros oficiales de Colombia Compra Eficiente, Ramírez ha tenido varios contratos con el Inpec como proveedor de alimentos para la comercialización en centros carcelarios, de más de $50 millones.

De acuerdo con la versión del empresario, después de la petición de Besaile, se tardó aproximadamente 45 días recogiendo el dinero y se lo entró en efectivo al senador. “Hasta ahora me entero de que esos recursos fueron usados para pagar lo que él denomina una extorsión”, explicó Ramírez quien además aclaró que Besaile no le ha pagado el dinero que ya hoy suma $2.800 millones por los intereses del acuerdo.

Ramírez agregó que ante el escándalo en el que está involucrado el senador Besaile, quien está prófugo hace una semana, está dispuesto a cobrar un pagaré para recuperar el dinero y que también va a cruzar cuentas con la empresa arrocera de la familia Besaile para establecer la suma que le deben pagar. Según Besaile, en su poder hay pruebas documentales de una notaría en las que se pueden comprobar el préstamo de Ramírez.  (Confesión de Musa Besaile sería la prueba reina de la corrupción dentro de la Corte Suprema)

Sin embargo, las autoridades manejan otra hipótesis de cómo fue que Besaile consiguió la millonaria suma para que exmagistrados y abogados le ayudaran en su proceso. El exmandatario de Córdoba, Alejandro Lyons, procesado por un millonario desfalco a la gobernación, le dijo a la Fiscalía que él le prestó $600 millones al senador para pagarle a la supuesta red de corrupción y que ese dinero provenía de las regalías del departamento.

Es más, en la audiencia de imputación de cargos en contra de Lyons, el ente investigador explicó que detrás del desvío de por lo menos $8.000 millones del dinero de regalías de Córdoba, estuvo el senador Besaile. El congresista cumple hoy martes 3 de octubre, ocho días prófugo de la justicia. La Corte Suprema de Justicia ordenó su captura el pasado 24 de septiembre para que responsa por sus vínculos con la supuesta red de corrupción que tiene hoy a la Corte Suprema enfrentado la peor crisis de su historia.