Se decreta cuarentena en cárcel de San Gil por rebrote de COVID-19

Noticias destacadas de Judicial

De acuerdo con las autoridades penitenciarias, 73 internos y dos funcionarios se contagiaron de coronavirus. Los mismos reclusos plantearon la posibilidad de una cuarentena general.

Por un rebrote de coronavirus, que al parecer se presentó tras el traslado de 15 internos desde Bucaramanga, quienes estaban en estaciones de Policía, la cárcel de San Gil (Santander) entró en cuarentena general. De acuerdo con la última información, hay 73 internos y dos funcionarios contagiados con COVID-19.

Lea también: Covid-19 y cárceles en Colombia: lo que mata no es el virus, sino la indiferencia.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional Carcelario y Penitenciario (Inpec), en tal establecimiento carcelario hay una población de alrededor de 360 internos, quienes estarían en peligro ante las actuales cifras de contagio. Por tal razón, entre el personal y los mismos reclusos llegaron a un acuerdo para confinarse en cuarentena durante los próximos días.

Así lo confirmó Jorge Gualdron, director de la cárcel de San Gil: “Quiero contarles que a la fecha de hoy tenemos a la población en un aislamiento preventivo, pero sobre todo solidario, que se decretó por parte de los internos, preocupados por su salud y por su vida. Muchos de los positivos son asintomáticos o con síntomas leves que no requieren la salida a la red externa del municipio de San Gil”, explicó.

La situación en la cárcel de San Gil estaría fuera de control, pues según una respuesta a un derecho de petición elevado por este diario al Inpec, a corte de noviembre de 2020 solo se registraba ocho contagiados con COVID-19 en tal establecimiento. Por suerte, como se evidencia en el documento, no ha habido muertos a causa de la enfermedad.

Le puede interesar: La pandemia del COVID-19 en las cárceles, en las voces de los reclusos (Podcast).

“Desde el mes de septiembre se han venido reportando casos a la Secretaría -de Santander-, que corresponden a privados de la libertad de estaciones de Policía de Bucaramanga y de la región. La semana pasada se detectaron dos casos dentro del patio, por lo cual se llegó a un consenso de un aislamiento de siete días, que corresponde a una recomendación de la Organización Mundial de la Salud”, explicó un funcionario médico del establecimiento de San Gil.

Por otro lado, el interno Jairo Castro, quien trabaja en manipulación de alimentos, aseguró a través de un video compartido a este diario que a todo el personal se les exige tapabocas, gafas, gorro y desinfección constante para las labores. “Entregamos los alimentos en icopores a los internos que se encuentran aislados. A nosotros nos hicieron la prueba del COVID-19 y salimos negativos, por eso estamos en el proceso”, aseguró.

::Ser mujer en la cárcel es cargar con una doble condena. Escuche más podcast de El Espectador en este enlace::

Comparte en redes: