7 destinos en Colombia para ver ballenas jorobadas

Noticias destacadas de Mundo Destinos

Entre las maravillas naturales que podemos ver en Colombia está el avistamiento de ballenas, y estas son algunas opciones que podemos visitar, responsablemente, cuando pase la pandemia.

Colombia se caracteriza por su biodiversidad y por los múltiples destinos que ofrecen experiencias únicas a los viajeros; entre ellos el Pacífico Colombiano, una región de colores, de riqueza natural, de deliciosa gastronomía, atardeceres soñados y de sabores y sonidos inolvidables, y que, por esta época del año, también se convierte en el escenario de uno de los espectáculos más maravillosos de la naturaleza: el avistamiento de ballenas.

En 2019, Parques Nacionales Naturales estimó que 35.000 turistas nacionales e internacionales visitaron la región en temporada de ballenas, este año, por la pandemia, no habrá viajeros, sin embargo, podremos ver este espectáculo por medio de recorridos virtuales o de las imágenes que Parques Nacionales Naturales y las comunidades del Pacífico comparten, mientras nos ilusionamos con algún día ver y oír personalmente a estos inmensos mamíferos.

“Se estima que cada año entre el 15 de julio y el 15 de octubre se presenta el mayor número de individuos en el Pacífico colombiano. Es importante precisar que estas áreas protegidas con vocación ecoturística se encuentran temporalmente cerradas a los visitantes, en tanto se supere la crisis por el COVID-19”, comunica Parques Nacionales Naturales.

Estos son siete destinos que en futuro podemos visitar. Este año, estas ballenas jorobadas, provenientes de la Antártida y el sur de Chile ya llegaron a las aguas cálidas del Pacífico colombiano, tras navegar cerca de 8.000 kilómetros, para reproducirse, parir y criar a sus ballenatos.

Disfrutemos de los regalos de la naturaleza, mientras somos conscientes del cuidado y respeto que debemos tener por cada ser. La sostenibilidad debe ser la nueva normalidad, una vez superemos esta pandemia.

(Lea también: Cinco recorridos virtuales por Parques Nacionales Naturales de Colombia)

1. Bocagrande, Nariño

Este pequeño rincón de Nariño es un paraíso para sentir. Es inspiración de grandes compositores y hogar, por unos meses, de las ballenas jorobadas. En Bocagrande hay gastronomía exquisita para saborear, se puede admirar la unión del río Mira y el Océano Pacífico, y visitar manglares para ver aves, sentir la brisa cálida, húmeda, y disfrutar del silencio que luego se convierte en suaves melodías de las marimbas y los sonidos del mar.

Dice la canción del Trío Martino: “Noches de Bocagrande, bajo la luna plateada, el mar bordando luceros en el filo de la playa… Tú, reclinada en mi pecho al vaivén de nuestra hamaca. Y yo, contando mis besos en tu boca enamorada”. Bocagrande, Nariño, Tumaco, no Cartagena como muchos piensan. Una playa tranquila, poco transitada, llena de árboles, flores, agua transparente y vida, mucha vida.

Bocagrande, ubicada aproximadamente a 20 minutos del puerto de Tumaco, donde se toma una lancha por mar abierto, es un destino ideal para el ecoturismo, y según muchos, para la espiritualidad.

El Hotel María del Mar es una muy buena opción de hospedaje y Kahuari Travel, una operadora de turismo de naturaleza y tradicional en Nariño, le puede ayudar con sus planes en todo el departamento.

2. Parque Nacional Natural Utría, Chocó

Pocos lugares reúnen tanto misterio y belleza a la vez, como la Ensenada de Utría ubicada en la costa norte del Pacífico colombiano, en el departamento del Chocó. Esta zona es ideal para hacer senderismo submarino, acuático y terrestre, además de la experiencia inolvidable de observar ballenas.

Como cuenta Parques Nacionales Naturales de Colombia, hacia el sur del parque, el visitante observará una serie de estribaciones montañosas cubiertas de exuberante selva tropical. Sus calmadas y cálidas aguas son un lugar propicio para la llegada de especies migratorias como tortugas marinas, aves y ballenas, y es el sitio ideal para el desove de peces como la aguja ensenadeña.

Según ProColombia, “el Parque Nacional Natural Utría es una especie de ‘sala de partos’ de las ballenas jorobadas, que allí están protegidas del oleaje del Pacífico en la ensenada de Utría”.

3. Bahía Solano, Chocó

Si se decide por este municipio ubicado en la zona occidental del Chocó, tendrá mucho para vivir, pues este privilegiado destino está rodeado por la selva y el mar. Así que, además de deleitarse divisando las ballenas jorobadas, puede destinar algún tiempo para conocer la naturaleza del lugar, y para eso nada mejor que visitar el Jardín botánico del Pacífico, que cuenta con 170 hectáreas de variada fauna y flora en medio de una selva húmeda tropical que seguro lo enamorará.

Nadar o surfear en Playa El Almejal, carotear en la isla Playa Blanca, visitar y refrescarse en las cascadas El Tigre o la del Cura, avistar, además de ballenas, aves y tortugas, y otras muchas actividades de río, mar y naturaleza en general, son otros de los planes que puede vivir en este municipio chocoano.

Además, según ProColombia, “Bahía Málaga es una de las zonas con más especies de fauna y flora continental y marina en el planeta, albergando alrededor de 1.396 especies distribuidas entre moluscos, crustáceos, algas marinas, aves, reptiles, anfibios, y mamíferos costeros y acuáticos”.

El hotel Costa Chocó es un recomendado para hospedarse y armar los mejores planes en la zona.

Las Ballenas Yubarta nos sorprenden con su tamaño, belleza e inteligencia. Los colombianos somos privilegiados con su...

Posted by Jardín Botánico del Pacífico on Thursday, July 23, 2020
4. Parque Nacional Natural Gorgona, Cauca

El Parque Nacional Natural Gorgona es un pequeño paraíso de diversidad que fue célebre porque en la isla se estableció una prisión de máxima seguridad de 1960 hasta 1984, año en que se convirtió en un parque de 61.687 hectáreas de superficie marina y continental.

En Gorgona, denominada ‘Isla Ciencia’ por la cantidad de información que ha dado a los investigadores para entender los ecosistemas, se encuentran especies típicas de la selva húmeda tropical, formaciones coralinas, una enorme variedad de especies marinas y colonias donde anidan diversas aves.

Según ProColombia, los viajeros y amantes de la naturaleza encuentran en Gorgona una gran variedad de atractivos: hay senderos de interpretación ecológica, su flora y fauna son exuberantes, tiene hermosas playas, hay vestigios arqueológicos, ruinas históricas, y además se puede practicar el snorkeling y el buceo autónomo. Además, en la zona de influencia del Parque, particularmente en Guapi, Cauca, existe una interesante oferta cultural y la gastronomía es variada y exquisita.

Como cuenta Aviatur, existen dos formas de llegar a la isla de Gorgona. La primera de ellas parte desde el municipio caucano desde donde se toma una lancha que surca el río Guapi hasta ingresar a mar abierto, continuando un recorrido de una hora y media hasta llegar a Gorgona.

La segunda ruta parte desde Buenaventura, Valle del Cauca. En este puerto se puede contratar una lancha que realiza un recorrido de aproximadamente cuatro horas. O también es posible tomar un barco de cabotaje en el puerto en un viaje de aproximadamente doce horas. Tanto a Guapi como a Buenaventura se puede llegar desde Cali por vía aérea.

5. Nuquí, Chocó

En el pacífico colombiano se puede disfrutar de la selva tropical, los manglares, las playas vírgenes, una biodiversidad sorprendente, el avistamiento de ballenas y la riqueza de la cultura afro. Nuquí está ubicado estratégicamente en el pacífico norte colombiano y es un paraíso ideal para el desarrollo del ecoturismo.

Un baño en la Cascada del amor, recorridos por manglares llenos de biodiversidad de flora y fauna, un recorrido por el Sendero interpretativo mar y río, o kayak en cualquiera de los ríos de Nuquí, son algunas de las actividades que no se puede perder en este municipio.

También puede navegar sobre champas o chingos, que son embarcaciones de madera para una o dos personas, elaboradas por los habitantes locales. En Nuquí también se puede practicar surf o buceo.

Entre las opciones de hospedaje están el Hotel Nuquimar y el Choiba Ecolodge.

(Le puede interesar: Siete playas en Colombia poco concurridas que puede visitar después de la pandemia)

6. Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga, Valle del Cauca

La belleza y diversidad de los paisajes de Bahía Málaga y su zona de influencia son una importante oferta para el ecoturismo y la educación ambiental, y la llegada anual de las ballenas jorobadas es un incentivo más para avanzar en procesos de planificación y ordenamiento del ecoturismo, para una convivencia armónica entre estos mamíferos marinos, los visitantes y habitantes que quieren admirarlas.

Cuenta Parques Nacionales Naturales que el 4 de agosto del 2010, 47.094 hectáreas marinas de la bahía de Málaga fueron declaradas como Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga con la intención de articular de manera funcional con resguardos indígenas, territorios colectivos de comunidades negras, el Distrito de Manejo Integrado Bahía Málaga y el Parque Regional Natural de La Sierpe.

Las seis autoridades ancestrales del territorio son los Consejos Comunitarios de las Comunidades Negras de la Plata Bahía Málaga, Ladrilleros, Puerto España, Juanchaco, la Barra y Chucheros ensenada El Tigre. En estos lugares, o cerca de ellos, hay múltiples opciones para comer la tradicional comida del Pacífico, fresca, deliciosa, y, para muchos afrodisiaca, y también para dormir rodeado de naturaleza.

El Hostel Casa Azul, en la Barra, es una buena opción para hospedarse.

7. Buenaventura, Valle del Cauca

Para ver ballenas no es necesario desplazarse a lugares tan alejados, aunque es ideal por la belleza natural que acompañan el avistamiento, pero desde Buenaventura, por ejemplo, se pueden ver estos gigantescos mamíferos.

La ciudad vallecaucana cuenta con una ubicación privilegiada que la hace un lugar cada vez más apreciado por turistas de múltiples países. Según ProColombia, Buenaventura tiene una amplia biodiversidad, producto de la fusión única de la selva húmeda tropical -con sus hermosos ríos y cascadas- y sus playas que dan acceso al mar de aguas de color verde esmeralda.

El eje de la ciudad es el Muelle Turístico, desde donde es posible iniciar algunas de las actividades más importantes. Pero, además, es una construcción que bien vale la pena conocer; pues cuenta con una curiosa y única estructura flotante de 240 metros de largo por cinco de ancho; con seis muelles.

(Lea también: Siete destinos de naturaleza en Colombia)

Viaje responsable

Estas con algunas recomendaciones para hacer avistamiento responsable de ballenas jorobadas, según Parque Nacionales Naturales de Colombia.

  • Recibir una inducción de 10 minutos sobre la importancia del área y la significancia del rol que cumple para procesos ecológicos como reproducción, parto, crianza, lactancia, socialización.
  • Toda embarcación debe portar banderín o distintivo de autorización de avistamiento.
  • Toda embarcación debe estar acompañada de intérprete ambiental comunitario.
  • El periodo de avistamiento es definido entre el 15 de julio al 15 de octubre.
  • El avistamiento de ballenas por cada grupo, debe estar en el rango de 15 a 30 minutos.
  • El acercamiento debe hacerse lento de forma paralela y siempre por detrás.
  • Mantener una distancia de 200 metros, sobre los individuos.
  • Máximo cinco embarcaciones menores con un grupo de ballenas, siempre manteniendo el motor en neutro.
  • Debe evitarse seguir las hembras con sus ballenatos.
Consejos para el avistamiento de ballenas

Estas son algunas recomendaciones de ProColombia para el avistamiento de ballenas jorobadas.

  • Existe mayor posibilidad de encontrar a las ballenas jorobadas en las primeras horas de la mañana o al final del día, cuando el mar está más calmado y el sol es menos intenso.
  • Si va a observar las ballenas desde la costa, la recomendación es usar binoculares.
  • Si prefiere verlas desde una embarcación, lo más recomendable es ir acompañado de un guía. Recuerda siempre mantener una distancia prudente y permanecer en silencio para no interferir con las actividades de las ballenas y sus ballenatos.
  • Tenga paciencia y disfrute la belleza del paisaje colombiano mientras espera este espectáculo de la naturaleza.
Comparte en redes: