Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 13 horas

Campaña de plebiscito con miras a las presidenciales

Las críticas contra el vicepresidente Germán Vargas Lleras no son nuevas. Desde las presidenciales ha sido objeto de ataques desde el Partido Liberal.

Lo han dicho desde diferentes sectores, el mayor daño que se le puede hacer en la campaña del plebiscito para refrendar los acuerdos de paz es ponerlo en la arena de las contradicciones políticas de cara a las presidenciales. No obstante, ya está ocurriendo, las diferencia públicas que ha planteado el expresidente César Gaviria, vocero del sí al plebiscito, contra el vicepresidente Germán Vargas Lleras dejan en evidencia un pulso que se definirá en 2018. (Lea: ¿El sí de Vargas Lleras a la paz dividió?)

Se podrá decir que se trata de la coyuntura, pero el trasfondo dice lo contrario. En el Partido Liberal consideran que debería llevar en sus hombros la continuidad de la paz desde la presidencia. Fueron los autores de la ley de víctimas (con la que empezó todo al incluir el conflicto armado en su articulado); el jefe negociador, Humberto de la Calle, es de origen liberal y el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, será fundamental en la construcción del marco legal de los acuerdos.

Las dudas de Vargas Lleras

Ahora la polémica es la cuenta de cobro que pasó Gaviria a Vargas Lleras por cuenta de la entrevista que dio a la Revista Semana en la que señaló que, “Es entendible haya sido necesario crear una jurisdicción como esta, pero discrepo de las excesivas facultades. No comparto que pueda revisar sentencias en firme. También valdría la pena precisar por cuánto tiempo operará, de modo que no vaya a ser indefinida y termine sustituyendo el actual sistema judicial. Me ha sorprendido mucho el silencio guardado por los voceros de la Corte Suprema”.

Gaviria salió con tono alto a criticar “me alegra que Cambio Radical vote Sí a la paz, pero francamente es desconcertante la posición del señor vicepresidente que se va lanza en ristre contra la medula del proceso de paz. Pareciera que no se había leído los acuerdos porque hoy la esencia de los mismos son la Justicia Transicional y Tribunal Especial. Es francamente preocupante que el vicepresidente esté invitando a la Corte Suprema a la sublevación contra el proceso de paz”.

Una pelea de pesos pesados en la que sobre la mesa está la votación del plebiscito, pero que tiene de trasfondo las presidenciales. En esa lista Vargas Lleras está de primero en el sonajero  y del mismo modo ha sido objeto de ataques desde el liberalismo.

En elecciones regionales el codirector del Liberal, Horacio Serpa, se cansó de atacar a Vargas Lleras por meterse en campañas políticas y por usar el millonario presupuesto de infraestructura para beneficio personal. La pelea desde entonces quedó casada.

Por eso, no resultó extraño que cuando fue nombrado César Gaviria como jefe de debate del sí al plebiscito. De inmediato, desde Cambio Radical, su presidente, el senador Rodrigo Lara, señaló que apoyan la paz, pero que en este tema no aceptan ningún tipo de jefaturas.

Elecciones en Bogotá

Una pelea política que tuvo un primer gran escenario en las elecciones a la alcaldía de Bogotá, en las cuales la Unidad Nacional se la jugaba por Rafael Pardo, pero, de un momento a otro, surgió la candidatura de Enrique Peñalosa, apoyado por Cambio Radical (partido Germán Vargas) y se quedó con el segundo cargo de elección popular más importante del país, dejando a los liberales y al Partido de La U por fuera, pues estaban en coalición.

Los críticos son los mismos que apoyaban a Pardo. El senador Armando Benedetti, el senador y negociador Roy Barreras; el codirector del Partido Liberal, Horacio Serpa. Pero ahora el debate es de pesos pasados, pues es el expresidente César Gaviria quien asume la vocería crítica.

Es claro, así lo ha manifestado la senadora de la Alianza Verde, Claudia López, el principal daño que se le puede hacer a la paz es involucrar a los políticos. Una declaración poco realista, la votación es un proceso político que debe contar con respaldo de los que saben ganar elecciones. Pero también queda en evidencia, como se ha afirmado, que la Unidad Nacional tiene fecha de vencimiento y los partidos que conforman la coalición buscan relevar a Santos en la presidencia.

Hasta el expresidente Pastrana salió a opinar, a través de la cuenta en twitter dijo que “hoy quedó al descubierto que el nuevo slogan de campaña del gobierno por el sí, será todos contra Vargas” y agregó que el vicepresidente advierte “los peligros institucionales que entrañan los acuerdos”.

Aunque se pretenda desligar la votación del plebiscito con las presidenciales de 2018, ya el tema está servido. Liberales con la vocería de Gaviria, Vargas Lleras andando con pies de plomo y, desde la otra orilla, como franco opositor, el Centro Democrático del expresidente Uribe.