Las claves del proyecto de ley que busca abolir las corridas de toros

La iniciativa pretende eliminar cualquier tipo de maltrato animal en las actividades taurinas y que cada ciudad pueda decidir si quiere que estos espectáculos se lleven a cabo o no.

Archivo particular.

Que los concejos municipales tengan la autonomía de prohibir las corridas de toros en su jurisdicción; que no se destinen recursos públicos para la fiesta brava y que, además, se elimine de tajo cualquier tipo de maltrato contra los toros. Estos son, a grandes rasgos, los puntos clave de un proyecto de ley presentado este jueves ante el Congreso de la República que busca abolir las corridas de todos en Colombia. (Ley: Este jueves será presentado proyecto de ley para sacar las corridas de toros de Bogotá)

La iniciativa fue presentada por el senador Carlos Fernando Galán con el respaldo del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien aunque ha sostenido que acata el mandato que la Corte Constitucional le dio al Distrito de garantizar el regreso de ese espectáculo a la Plaza de Santamaría, se ha mostrado partidario de ponerle fin a la fiesta en la capital.

“Este proyecto busca establecer un equilibrio entre la protección a actividades culturales, como la tauromaquia, y la protección a los animales y en general, al medio ambiente. Hoy en Colombia existe un desequilibrio que pone por encima el derecho y la protección de la cultura, a los derechos de los animales. La iniciativa pretende entonces que se puedan hacer corridas, pero que se hagan sobre la base que no se maltraten a los animales”, argumentó Galán. 

El proyecto de ley presentado este jueves establece mecanismos para que en desarrollo de las corridas, el toro no sea maltratado y que dentro del Reglamento Taurino (Ley 916 de 2004) se incluya un artículo en contra de esa práctica.

La iniciativa dispone además que cada concejo podrá “decidir la continuidad de espectáculos taurinos y las actividades relacionadas con los mismos, siempre y cuando estas corporaciones realicen un cabildo abierto previo”, es decir, que haya una consulta ciudadana para que sean las comunidades las que decidan si quieren o no estas actividades en su población.

Otro de los aspectos clave de este proyecto es que ningún municipio podrá destinar dineros públicos para patrocinar actividades taurinas, ni tampoco para construir instalaciones destinadas a este tipo de espectáculos. Lo que sí permite es que se protejan y cuiden los escenarios ya construidos.

Adicionalmente, se elimina del Estatuto de Protección Animal (Ley 84 de 1989) la excepción que permite el maltrato animal en las actividades taurinas, e incluye al toro en el grupo de animales que están protegidos contra el sufrimiento.

"Este es un proyecto muy cuidadoso, que ha sido respetuoso de las normas, de los fallos constitucionales y quiere encontrar un camino para evitar que haya ceremonias que le causen dolor a los animales (…) Buscamos que esto sea un primer paso para la eliminación de las corridas de toros en los municipios que así lo deseen”, aseguró Peñalosa, quien invitó a los jóvenes a respaldar la iniciativa.