Sergio Fajardo se desmarca del caso de la ñeñepolítica

Noticias destacadas de Política

El excandidato presidencial y líder del movimiento Compromiso Ciudadano se refirió a la mención que se hace de su nombre en las últimas revelaciones de audios del cuestionado José Guillermo “Ñeñe” Hernández, que hacen parte del caso de supuestos manejos irregulares en la campaña de Iván Duque.

Sergio Fajardo, excandidato presidencial y líder del movimiento Compromiso Ciudadano, se desmarcó este jueves de cualquier situación de la que pudiera ser señalado en el caso de la ñeñepolítica. El también exgobernador de Antioquia se pronunció luego de que se escuchara su apellido en los nuevos audios que se conocieron, de interceptaciones legales hechas a conversaciones entre José Guillermo Ñeñe Hernández —señalado de haber sido testaferro de la mafia en La Guajira— y una mujer identificada como Sandra Isabel Aguilar, en las que se habla de votos en Bucaramanga, de cara a la segunda vuelta presidencial en 2018.

Al respecto, Fajardo rechazó de tajo la supuesta idea de que él tenga alguna relación con el caso y la catalogó de una aseveración “bochornosa”. “Necesitamos que se investigue a fondo la ñeñepolítica y que se castiguen las prácticas corruptas que han llenado de sombras las elecciones. No necesitamos shows. Insinuar que yo o el movimiento Compromiso Ciudadano tuvimos algo que ver en esa bochornosa trama no tiene sentido”, dijo en su cuenta de Twitter, argumentando que el hecho es absurdo pues ni conoce a la mujer que lo menciona ni hizo parte de esa campaña.

“Ni nadie puede negociar los votos que alguna vez me favorecieron porque si algo tienen esos votos es que son de ciudadanos libres y nunca han tenido precio. Ella es la que debe de responder por esos ofrecimientos corruptos, tan representativos de todo lo que está mal con nuestro sistema político”, añadió.

Contexto: Ñeñepolítica: un capítulo más.

En el diálogo interceptado legalmente entre Hernández y Aguilar, la mujer expresamente le manifiesta a su interlocutor la necesidad de acaparar los votos por los otros candidatos de la carrera electoral de 2018, entre ellos Fajardo. “Me interesa mucho ahorita este tema porque, tú sabes, yo voté por Duque (…) y estas personas, que yo he trabajado con ellos, tienen grupos grandes, entonces, son de esos que han votado: unos votaron por Fajardo, ahí, entonces, pues esa gente quiere direccionarla con Duque”, son las líneas que pronuncia Aguilar.

El escándalo político y judicial que desembocó en la indagación por presunta financiación ilegal en la campaña del hoy presidente inició a raíz de las interceptaciones legales hechas por las autoridades en mayo de 2018, cuya intención principal era sumar pruebas al proceso por el asesinato de Óscar Rodríguez Pomar, hijo del sastre Carlos Rodríguez Gómez, perpetrado en 2011. Rodríguez Gómez estaba vinculado con el Ñeñe y se intentaba establecer si Hernández tenía relación con ese crimen.

Gracias a esa investigación se conocieron los audios en los que el Ñeñe dialoga con varias personas, entre ellas María Claudia Caya Daza, exmiembro de la unidad de trabajo legislativo del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, acerca de votos que aparentemente se necesitaban, según los audios, para que Duque ganara las elecciones presidenciales.

En otro episodio más reciente, y luego de unas interceptaciones hechas por la Corte Suprema de Justicia en el proceso contra el expresidente Uribe por presunta manipulación de testigos, salieron a relucir llamadas entre la directora del Centro Democrático, Nubia Stella Martínez, y Caya Daza, en la que se habla del ofrecimiento de 300.000 dólares por parte del empresario venezolano Oswaldo Cisneros.

Ese fue el punto de partida para que la Fiscalía General recibiera en declaratoria a Martínez, pero también a Luis Guillermo Echeverri, gerente de la campaña y a Priscilla Cabrales, mencionada en las interceptaciones. Los tres acudieron al llamado de la justicia, sin embargo, queda pendiente la declaración de María Mónica Urbina, expareja del Ñeñe Hernández, quien pidió aplazar la diligencia judicial.

Las recién conocidas pruebas se sumarían a la investigación en curso con la que se trata de esclarecer si hubo o no compra de votos en la campaña presidencial del hoy primer mandatario, Iván Duque Márquez.

Comparte en redes: