Publicidad
22 Jun 2022 - 5:30 a. m.

Ahora, a ejecutar el programa de gobierno

Ya se despejó una duda, sabemos que Petro y Márquez ganaron. A mi modo de ver, los nuevos votos del Pacto Histórico son por su programa de gobierno (PG), por Francia Márquez como candidata a vicepresidenta y, desde luego, en parte, por el mismo Petro. Ahora esperamos que Francia también sea importante en la ejecución del PG y que se implemente el componente ambiental. Este insinúa que “Colombia se convierta en líder en la lucha contra el cambio climático”, propuesta muy pertinente dado que somos uno de los países más vulnerables frente a la crisis climática.

El PG plantea: “Nuestro compromiso para una Colombia potencia mundial de la vida es realizar transformaciones de fondo para enfrentar la emergencia por el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Esto implica transitar hacia una economía productiva basada en el respeto a la naturaleza, dejando atrás la dependencia exclusiva del modelo extractivista y democratizando el uso de energías limpias para generar capacidades nacionales que nos permitan enfrentar los efectos del cambio climático y contribuir con ello a superar la crisis ambiental global que pone en juego la vida y la pervivencia de la especie humana”. Comparto su propuesta de conservar nuestro bosque tropical y obtener dividendos por la absorción de carbono, lo cual, dicho de otra manera, es cobrar por los servicios ambientales que estos ecosistemas le prestan al mundo. También se pretende hacer del agua el eje ordenador del territorio. Esto es urgente, en especial en la zona andina, donde la destrucción de las cuencas y microcuencas amenaza, en el corto y mediano plazo, la destrucción de infraestructura vial y el abastecimiento de agua.

Mis preguntas y diferencias están en la transición energética, pues el orden de los factores sí altera el producto. En el PG se dice: “Buscaremos la financiación de la descarbonización de la economía que nos permita obtener compensaciones por dejar enterradas las reservas de carbón y petróleo, y establecer una política tributaria justa y progresiva acudiendo al enfoque de justicia climática”. En esto estamos de acuerdo, diferimos en que se tome la determinación de dejar enterrados petróleo y gas antes de asegurar esa compensación. Si bien decir y llevar a la práctica la propuesta de “No se otorgarán nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos” es una buena señal política desde Presidencia, es apresurado tomar esta determinación antes de negociar compensaciones por dejar enterrados los hidrocarburos. Además, si no se hace realidad la sustitución de hidrocarburos y la disminución de su demanda nacional —desarrollo del sistema ferroviario, electrificación del transporte, etc.— en los años posteriores a la presidencia de Petro, muy seguramente se tendría que importar gasolina y gas o conceder nuevas licencias de exploración de hidrocarburos para solventar la insuficiencia de la oferta nacional. Está bien que las reservas actuales de petróleo se usen para consumo interno, pero sería indispensable contar con nuevos productos para generar las divisas que hoy se obtienen por el petróleo, antes de suspender las exportaciones actuales.

En general, estoy de acuerdo con la propuesta ambiental del PG. Con todo, una pregunta central es: ¿dónde están los recursos para avanzar en todos estos frentes y a la vez cumplir con los compromisos en otros campos como educación y salud? No dudo de la capacidad del equipo Petro-Márquez, espero que tengan pensadas alternativas que sean realistas para que se pueda seguir y cumplir ese PG.

Síguenos en Google Noticias