Publicidad
15 May 2022 - 2:47 p. m.

Capítulo 26: Sale Fajardo, calienta Quintero

La Procuraduría cae en la trampa y le da un empujón a la figuración nacional de Daniel Quintero, que se perfila como presidenciable en 2026. En paralelo, una jugada y una encuesta sepultan a Fajardo y reencauchan a Rodolfo Henández.

Capítulo 26: Sale Fajardo, calienta Quintero
Foto: El Espectador

ADVERTENCIA: ESTO ES FICCIÓN

Aquí se recrea la actualidad de Colombia con situaciones imaginadas, diálogos inventados y personajes ficticios. Así como algunas películas advierten que su trama está «basada en hechos reales», esta es una novela basada en hechos actuales. En otras palabras: no se confunda. La Candidata Presidencial es una caricatura de la realidad, una parodia, un ejercicio de imaginación del autor. Esta es una novela de ficción coyuntural.

Miércoles 27 de abril de 2022

Los seres humanos son expertos en estereotiparse a sí mismos. Les pasa, por ejemplo, a los argentinos. Son ellos quienes, cuando hablan, contribuyen a reafirmar esa idea que se tiene, sobre la desbordada estima que guardan de sí mismos. Les pasa también a los publicistas, quienes caen, solitos, en el lugar común de vestirse con tenis blancos y pantalones de colores vistosos (sobre todo de rojo o de color ladrillo). Le pasa a Ángel Beccassino, que además de argentino es publicista y que, con disciplina, ha logrado estereotiparse por décadas, remplazando los pantalones de colores por bufandas (aunque no haga frío) y por sombreros (aunque no salga de casa).

A Beccassino, por supuesto, le encanta ser visto como mucho más que un publicista. Adora ser retratado como un escritor, músico, periodista y actor, pero también como un cineasta, poeta, editor y fotógrafo. Su cargo favorito, sin embargo, cuando de campañas electorales se trata, es el de estratega político y ese es el ropaje que usaba por aquellos días, recién llegado al círculo de asesores de Rodolfo Hernández.

—Le hemos dado un vuelco importante a la estrategia —expuso en el estudio de su casa, en Bogotá, el septuagenario escritor, músico, periodista y actor argentino—. Llevamos apenas una semana de salir a la calle, saludar a la gente, comer en las plazas de mercado… y la respuesta ha sido muy positiva. Si seguimos así, recuperando la presencia escénica en las calles y en las regiones, estoy seguro de que podemos ganarle una encuesta en dos semanas a Fajardo y quedarnos con la candidatura del centro.

Hernández dejó ver su confianza en la estrategia:

—Si encerrado en Bucaramanga vengo marcando lo mismo o hasta más que Fajardo, yo sí creo que le podemos ganar esa encuesta y hacer que me termine apoyando, ¿o no, mi señora?

La Candidata, que 20 segundos antes le habría dado la razón al ingeniero Hernández, acababa de leer un chat que la dejó boquiabierta. Su fuente de siempre le compartió los resultados preliminares de la encuesta que se haría pública el viernes siguiente: «Salvo unos municipios pequeños que nos falta tabular, pero que no van a representar mayor cambio, esto es», le escribió el informante.

La Candidata miró con un gesto de frustración a Hernández y a Beccassino.

—Ojo a esto… —advirtió la Candidata—. Rodolfo: 13,9 por ciento. Fajardo: 6,5 por ciento.

—¿Invamer? —preguntó el exalcalde de Bucaramanga.

La Candidata asintió.

—¡Mirá, vos! —expresó Beccassino con júbilo—. Pero si lo estamos doblando ya. Vamos mucho mejor de lo que pensaba.

La Candidata pidió bajarle a la exaltación, haciendo un gesto con la mano.

—Esta encuesta lo torpedea todo. Sergio no va a hacer un acuerdo con Rodolfo viendo que tiene todas las de perder. Hasta ahora ha demostrado interés en una unión porque las cosas se veían, más o menos, 50-50… pero con estos números de Invamer, someterse a una encuesta significa, en la práctica, que nos entrega la campaña y eso es algo que él no va a hacer.

—Siempre podemos llegar a un acuerdo —insistió Beccassino—. Con esos números tan bajos, lo que cualquier político empieza a pensar es en cómo pagar todo lo que se ha gastado.

La Candidata negó con la cabeza:

—Sergio va a preferir llegar hasta el final solo y se va a conformar con la reposición de votos, así sea poquita… Yo creo que… tenemos que anticiparnos… Tenemos que filtrar a los medios, ya mismo, esta unión en la que hemos estado trabajando… Hay que hablar de la reunión de anoche, lo suficiente para que se empiece a especular con el tema.

—¿Sin hablarlo con la campaña de Fajardo? —cuestionó el ingeniero Hernández.

—Sin consultarlo con nadie —dejó claro la Candidata—. Nosotros soltamos unos detalles y los periodistas los llamarán a ellos para contrastar la información.

—¿Y para qué vamos a generar semejante ruido, si al final dices que Fajardo no va a aceptar ninguna unión? —preguntó el cineasta, poeta, editor y fotógrafo argentino.

—Justamente por eso nos tenemos que mover rápido. Tenemos un día y medio, antes de que se conozca la encuesta, para que se hable de esta unión, para que los votantes de Fajardo se fijen en Rodolfo… Si ven que ellos están pensando en aliarse, si ven que se tratan como pares, van a ver a Rodolfo como nunca antes lo habían visto: como un representante del centro, de los verdes, del Nuevo Liberalismo… Y cuando salga la encuesta de Invamer, lo que va a quedar en evidencia es que el candidato viable de centro es Rodolfo… O sea… Si los dos están hablando de unirse y Rodolfo dobla en intención de voto a Fajardo… ¿para qué votar por Fajardo?

A Beccassino lo convenció esa lógica:

—Y bueno… Pero entonces Fajardo tiene que mandar una señal de que esto va en serio, así no haya un acuerdo definitivo.

—En eso tienes razón —aceptó la Candidata—. Nicolás se encarga de eso.

***

Jueves 28 de abril de 2022

Un miembro del equipo de Sergio Fajardo le mostró en su celular una foto de mayo de 2018. Aparecía él sosteniendo una pancarta en la que decía «ESTAMOS A NADA DE SERLO TODO». Fue publicada en Twitter cuatro años atrás, justo el día antes de la elección en la que Fajardo quedó tercero, sin posibilidades de disputar la segunda vuelta.

—Y entonces… —dijo el candidato de centro—, ¿reencauchamos esa foto con qué mensaje o qué?

Nicolás Ulloa, asesor de la Candidata, respondió:

—Simplemente con una mención a Rodolfo Hernández, así dejamos el mensaje de que ustedes están muy cerca de una alianza.

—No estoy tan seguro de que sea el momento —admitió Fajardo.

Nicolás repitió lo que ya le había dicho la Candidata a Fajardo por teléfono:

—La jefa cree que, como no sabemos qué va a salir en la encuesta de mañana, es mejor curarnos en salud. Imagínese donde a Rodolfo le vaya mal y usted, no sé… lo doble a él. Es mejor comprometer a Rodolfo con un mensaje de unión, para que después no se vaya a echar para atrás.

Fajardo se veía inquieto.

—¿En serio no les pasaron esta vez los datos de la Invamer? —preguntó con suspicacia.

Nicolás contestó sin que se le notara la mentira:

—Nada. A nosotros también nos pareció raro.

—Bueno… Hágale, pues —dijo Fajardo, resignado, autorizando con un gesto la publicación del tuit en su cuenta—. ¿Y cómo es que va a responder Rodolfo al tuit?

—Va a escribir algo así como… «¡Que se tengan los corruptos!» —mintió Nicolás de nuevo—. Usted no se preocupe, que esto va a salir bien.

***

Viernes 29 de abril de 2022

«Esta encuesta se produce en momentos en que están hablando Sergio Fajardo y Rodolfo Hernández, supuestamente, para una coalición», dijo Néstor Morales en Blu Radio. «Si la coalición tiene algún sentido debería ser Fajardo renunciando en favor de Rodolfo Hernández, porque Rodolfo Hernández dobla en intención de voto a Fajardo…».

—Está sepultado —dijo convencida la Candidata, desde el puesto de atrás de la camioneta, escuchando el análisis—. Sergio está absolutamente sepultado. No tiene la más mínima posibilidad de recuperarse de esta.

—Casi que no —celebró Lorena—. Siento que hemos estado más enfocadas en sabotear a Fajardo que en hacerle campaña a Petro.

La Candidata miró a Lorena extrañada.

—Pero si de eso se trata… En unas presidenciales no gana el que hace la mejor campaña… Gana el que mejor induce a sus rivales a cometer errores.

Al teléfono de la Candidata llamaron desde un número desconocido.

—Hola. Hablas con Daniel Quintero —saludó el alcalde de Medellín.

—Daniel, querido… Estaba esperando hablar contigo. Supongo que te contaron mi idea…

—Sí, sí… Por eso te estoy llamando… Eh… Mira… No estoy tan seguro de lo que me están pidiendo… O sea… me acabo de salvar de una revocatoria y ahora me voy a inmolar con la Procuraduría.

—No te vas a inmolar. Vas a ser un héroe de figuración nacional y vas a poder meterte de lleno en la campaña.

—Si fuera por eso, no hace falta que me vaya de la Alcaldía para hacerle campaña a Petro.

—Cuando digo que vas a poder «meterte de lleno en la campaña», no solo me refiero a la campaña de Petro. También me refiero a la tuya…, la de la Presidencia en 2026.

Quintero aguantó la respiración por medio segundo.

—Por eso mismo… No puedo cometer errores que me entierren políticamente.

—No es un error que desafíes a la procuradora. Es un error de ella si cae en la provocación… Esta historia la conocemos… A Gustavo, que le estaba yendo tan mal en la Alcaldía de Bogotá, lo mejor que le pudo pasar es que lo destituyeran… Ese evento, trágico y heróico, lo llevó a donde está hoy: a semanas de ser elegido presidente… Esa historia puede ser la tuya, Daniel. Solo tenemos que repetir el guion.

***

Siga a La Candidata en Twitter: @LaCandidata

Para que esta historia siga viva, compártala.

Síguenos en Google Noticias