17 Jul 2021 - 5:30 a. m.

El Bruno: historia de un atropello

La reciente publicación de El Espectador sobre el caso del arroyo Bruno, en La Guajira, cuyo cauce fue desviado por la empresa de Cerrejón en una acción que alteró el medioambiente y afectó los derechos de las comunidades wayuus al agua, la salud y la seguridad alimentaria, ilustra la forma en que los débiles son atropellados en Colombia ante la indiferencia de las autoridades que deberían protegerlos.

El caso del arroyo Bruno es doblemente escandaloso porque hace más de cuatro años la Corte Constitucional, a la cual acudieron las comunidades afectadas de La Horqueta, Gran Parada y Paradero, ordenó a la empresa y al Ministerio de Ambiente que dispusieran lo necesario para devolver el arroyo a su cauce y hasta la fecha esta orden no se ha cumplido. La publicación de este diario reseñó en detalle la forma en que la sentencia de la Corte, celebrada en su momento como un triunfo histórico de los wayuus, fue convertida en letra muerta.

Comparte: