Por: Mauricio Rubio

La periodista golpeada, por celos

María fue célebre como anfitriona de un programa de entrevistas en televisión. Nadie sospechó que sufría maltrato severo en su hogar.

Rompió su silencio públicamente en 2004. “Quienes hemos estado expuestas debemos hablar”. Lloró desconsoladamente, se sintió avergonzada. Sólo su hermana sabía lo que pasaba, sin poder hacer nada. Dos años antes, María había acudido a la justicia. Ya estaba separada, pero una conversación telefónica con su exesposo fue tan amenazante que temió por su vida. En la comisaría de familia contó que el gran amor de su vida, el padre de sus hijos, la maltrató durante diez años. Estando embarazada, la golpeó hasta hacerle perder el sentido. Podía agredirla por algo tan nimio como darle al hijo comida “inadecuada”. El resumen de la denuncia –de ocho horas- señala que "el abuso físico ha empeorado con el tiempo y se ha vuelto más intenso. Por ejemplo, si NN (el compañero) bebió alcohol, los golpes estarán a la orden del día. Ella nos cuenta que aprendió a eludir ciertas situaciones para evitar la furia y los golpes de NN".

El agresor fue arrestado y condenado por malos tratos, pero María piensa que es difícil romper la dinámica sin comprender lo que pasa. Según ella, se trata siempre de eventos insignificantes que nadie denunciaría, pero que conducen a otros más serios. “Pienso que muchas mujeres se identifican conmigo. Encuentras a alguien que parece tu gran amor. Todo es increíblemente divertido, y tú eres tan complicada”. En medio de esa maravillosa etapa, “él se pone celoso porque tenías demasiado cerca a otro hombre en una fiesta… Yo no entiendo lo que te molesta, pero ok, si eso es tan importante para ti, me adapto”. A partir de allí, él no quiere que ella vaya a ciertas reuniones, porque los asistentes “pueden pensar que es muy sexy”.

Llega el día en que “realmente quieres ir a esa reunión, son solo dos horas por la tarde. Tras la primera batalla, no lo percibes. No te sientes una mujer golpeada, tirada en el suelo y destrozada. Pero el proceso ha comenzado”. El hombre sale de casa, y vuelve acongojado, con un enorme ramo de rosas. “Será un ciclo. Hombro, rosas, golpe, rosas, puños, rosas”. Al final, María acabó detestando las rosas, no las recibió más. Pero el abuso continuó, y la pasión retornó a menudo. La relación fue tormentosa. María tiene temperamento fuerte. Algunas veces se atrevió a devolver el golpe, aunque siempre sintió que estaba en desventaja. Lo peor era la angustia por cometer errores, por no saber cuándo sería la próxima vez. Supo que no era la primera en soportar a ese tipo. La justicia llamó a declarar a una exnovia y contó que años atrás fue golpeada por NN: le rompió el pómulo y terminó en el hospital.

“Sus celos y deseo de control siempre estuvieron presentes”, anota María. En una ocasión la acusó de haberle sido infiel con un personaje muy conocido. Le dio varios puñetazos. Las batallas no eran tan frecuentes como los insultos sexuales: “maldito coño”, “puta desgraciada”. Los niños presenciaban lo que pasaba, veían y oían todo. Sin embargo, por el bien de ellos, María guardó silencio. Pensó que era un buen padre. Aún no entiende cómo soportó ese calvario por tanto tiempo.

Siendo más violenta, esta historia es similar a la de Diana -una bogotana constantemente supervisada por su marido- cuyo testimonio está resumido en la sentencia T 697/14 de la Corte Constitucional. En ambos casos, se trata de parejas educadas, profesionales y corroídas con un patrón similar: un celoso enfermizo, probablemente infiel, que en algún momento duda de la paternidad de sus hijos, que le reprocha a la esposa una supuesta sexualidad descontrolada, la insulta, la golpea, y ella se adapta. María podría ser otra de las tantas colombianas o latinoamericanas que sufren una cultura en extremo machista, plagada de taras patriarcales. 

Lo desconcertante es que María Carlshamre viviera su drama en Suecia -sociedad con equidad de género ejemplar, en todos los ámbitos- y que las agresiones sufridas en su hogar no sean excepcionales, como ella misma sugiere. La información disponible lo confirma para todos los países escandinavos. La llamada “paradoja nórdica” –indicadores insuperables de igualdad con violencia contra la mujer más aguda que en el resto de Europa- sorprende a todo el mundo: burocracia, ONG, feminismo y academia. La obsesión por la dimensión histórica y política de las relaciones de pareja, el afán por atribuír todos los problemas al patriarcado, ha silenciado el factor más protuberante en la vida cotidiana de María, Diana y millones de mujeres en el mundo: celos patológicos de su compañero, que no son normales ni podrán mitigarse ignorándolos.

Ver más…

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Rubio

Nadia Murad y la Rosa Blanca

Quijotes, dominicos y donjuanes

Estragos de la tutela contra sentencias

Científicos creyentes

El ADN de los criminales