30 Mar 2020 - 7:56 p. m.

Congresistas analizan tecnología adaptada para sesionar virtualmente

Senadores y representantes se reunieron vía Zoom con la Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada (Renata), del gobierno colombiano, para revisar si ellos pueden proveer la infraestructura para reanudar el Congreso a distancia. Tendría un costo que aún está en cotización, pero es una decisión que deben tomar los presidentes de las corporaciones.

-Redacción Política - politicaelespectador@gmail.com

La Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada (Renata) sería una de las opciones tecnológicas de los congresistas para habilitar las sesiones virtuales.  / Cortesía
La Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada (Renata) sería una de las opciones tecnológicas de los congresistas para habilitar las sesiones virtuales. / Cortesía

Luego de que el presidente Iván Duque expidiera el decreto 491 el pasado 28 de marzo que avala que el Congreso sesione virtualmente, varios parlamentarios no tardaron en buscar alternativas de plataformas para que la reanudación de los debates de comisiones y plenarias sea una realidad a corto plazo. Con ese impulso, la representante Juanita Goebertus, de la Alianza Verde, convocó este lunes a los legisladores a una reunión vía zoom con la Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada (Renata), que es una entidad público privada del gobierno colombiano, para revisar si podría adaptar la tecnología a las necesidades específicas del órgano legislativo. 

(Para contexto: Presidente firma decreto para que Congreso sesione virtualmente)

A la reunión asistieron congresistas como José Daniel López, de Cambio Radical; Alfredo Deluque y John Jairo Hoyos, del Partido de la U, Magaly Matiz, del Partido Conservador, Gabriel Santos, del Centro Democrático, entre otros. Y básicamente la conversación sirvió solucionar las dudas de los parlamentarios y de qué servicios podría ofrecer Renata. En efecto, la entidad afirmó que podría ofrecer tanto la infraestructura para llevar a cabo las sesiones virtuales, como el software (es decir, la plataforma) para las actividades singulares del Congreso como votar de manera privada, presentar proposiciones y garantizar en su totalidad el proceso legislativo. 

“Es una plataforma enfocada en el movimiento masivo de datos. Nuestro sentido es ser una red donde estén instituciones que cumplan con unas características de sociedad, ciencia e innovación. El Congreso entraría en el tema de sociedad. Para hacer el voto privado podríamos integrar al sistema de ustedes unos tokens de seguridad (que son como unos dispositivos para acceder a recursos restringidos electrónicamente).  Podríamos también hacer grabaciones de las sesiones para crear un registro por cada una de las comisiones y las plenarias”, expresó el equipo de Renata durante la reunión. 

(Lea: Senado está listo para sesiones informales virtuales: Lidio García)

Los congresistas manifestaron de forma repetitiva si Renata podría optimizar la conexión a internet de los parlamentarios que se encuentran en lugares del país en los que ese servicio puede presentar dificultades. Sin embargo, según explicó la entidad, no es posible, pues el internet es un recurso externo a su servicio y por tanto no podría irrumpir en él. Esa respuesta sería la misma para, por ejemplo, el caso de que por motivo alguno se le vaya la luz a un representante o senador en medio de una sesión virtual. 

“Renata aún hoy no puede garantizar que el internet le servirá por completo a los congresistas, porque dependemos de la conectividad que tiene cada persona en su casa. Ninguna solución tecnológica les va a poder garantizar eso, la única manera es que el Congreso les instalara una capacidad de esa naturaleza en sus casas. Pero Renata no mejora internet. Nuestra plataforma lo que si tiene es opción de que si no pudo conectarse vía internet, puede hacerlo por teléfono para escuchar y hablar, pero no podrá ver diapositivas”, aseguró. 

(Lea también: Mercados y dinero para sobrevivir la cuarentena: ¿llegarán a quienes lo necesitan?)

Ahora, la Red tampoco presentó un costo aproximado de esa operación porque primero las mesas directivas de Senado y Cámara tendrían que pasarle las necesidades específicas para ellos hacer una cotización y, sobre todo, responder si finalmente sí podrían prestar un servicio tan particular. “Tenemos experiencia con entidades públicas pues hemos trabajado por medio de contratos interadministrativos. Pero por ahora no podemos dar un valor exacto hasta que no tengamos claros todos los cambios que habría que adoptar para prestar el servicio. La coyuntura hace que todas las soluciones sean atípicas”, comunicó el equipo de Renata. 

Sin embargo, lo que sí aclaró la Red es que apenas sea solicitado, podría hacer un simulacro de una plenaria u comisión con los legisladores, para identificar qué otras cosas tendrían que ajustar para incluir todas las necesidades exclusivas del Congreso. Pero resaltaron que, a sus ojos, el quid del asunto está en el campo jurídico en cuanto a que se defina finalmente si es constitucional o no sesionar a distancia. En todo caso, Renata comentó que hasta ahora lo que sí ha habido es un acercamiento con la dirección administrativa de la Cámara (con Carlos Cuenca, el presidente de la corporación y Carolina Carrillo, la directora administrativa): “En ese momento nos comentaron que estaban esperando a que saliera el decreto. Luego de eso, no hemos pasado a otra conversación”. 

(Conozca: Las horas del coronavirus en la Casa de Nariño)

Sobre ello, Alfredo Deluque declaró que “la mesa directiva debe reunirse y tomar una decisión, sacar un estudio previo para evaluar cuáles son las necesidades y quienes como Renata u otra entidad pueden plantear la posibilidad”, dijo. Hizo énfasis en que los congresistas en esta coyuntura, por más que deseen legislar, deben guardar los límites entre sus funciones y los de la mesa directiva de las corporaciones. 

Por su lado, Juanita Goebertus expresó que más allá de las decisiones administrativas, seguirá en comunicación con Renata para “trabajar en el demo (el simulacro de sesión virtual), para ver qué significaría ese cambio cultural de poder sesionar virtualmente”. Finalmente, luego de otra conversación que sostuvo con constitucionalistas (que le dijeron que es legal sesionar virtualmente porque la carta magna lo avala), Goebertus sostuvo que sin dudas jurídicas, lo que queda es materializar la propuesta. “Ya no hay excusas ni jurídicas ni técnicas de conectividad. Es una decisión de voluntad política del presidente del Senado y de la Cámara de representantes”, puntualizó. 

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.