Publicidad
4 Oct 2022 - 7:35 p. m.

Diálogos con el Eln: las reacciones políticas al reinicio formal del proceso

Desde diversos sectores se pronunciaron sobre la decisión del Gobierno y la guerrilla de reanudar la mesa de diálogos, que se instalará en menos de un mes.
El Eln y el Gobierno nacional retomarán las negociaciones de paz antes de la primera semana de noviembre.
El Eln y el Gobierno nacional retomarán las negociaciones de paz antes de la primera semana de noviembre.
Foto: EFE - Miguel Gutiérrez

Varias reacciones generó la decisión del Gobierno y el Eln de reanudar la mesa de diálogos, que se instalará en menos de un mes. Luego de que el alto comisionado para la paz, Danilo Rueda; el máximo comandante de esa guerrilla, Antonio García, y el segundo comandante y cabeza de la delegación de paz de esa guerrilla durante seis años, Pablo Beltrán, notificaran la reanudación de los diálogos de paz, las voces afines al Gobierno aplaudieron la decisión mientras que desde la oposición objetaron el proceso, que hace parte de la búsqueda de la “paz total”, que es la principal bandera del Gobierno Petro, o al menos así se ha visto durante el primer tramo de su administración.

>Lea más sobre el Congreso, el Gobierno Petro y otras noticias del mundo político

Una de las primeras reacciones fue la de Mauricio Lizcano, director del Departamento Administrativo de Presidencia (Dapre), muy cuestionado por estos días debido a una serie de contratos que se firmaron para amoblar la Casa de Nariño. Para Lizcano, la reanudación de los diálogos es una “gran noticia para Colombia”, y la calificó como “otro resultado más en menos de 100 días”.

También desde el Gobierno, la senador María José Pizarro (Pacto Histórico) se refirió al reinicio del proceso de paz con el Eln como “un logro muy importante para el país”. Para la congresista, negociar el fin del conflicto armado es el camino a seguir y en cuanto a sus expectativas comentó el papel de las mujeres en los diálogos. “Espero que estos nuevos diálogos tengan una importante representación femenina”, manifestó.

>LEA: Cronología: los momentos clave en la búsqueda de diálogos de paz con el Eln

Otra de las expectativas sobre los diálogos es cómo se abordará la problemática histórica sobre las tierras y oportunidades, según dijo el representante Santiago Osorio (Alianza Verde). “La violencia ha sido constante en Colombia: siempre vista desde una lupa urbana y jamás entendida como una barbarie que se vive en lo rural, donde la población sin tierras y oportunidades es insumo de los actores violentos”, dijo el congresista, para quien “la paz grande llegará”.

En cuanto a expresidentes, el primero en reaccionar al anuncio fue Ernesto Samper (1994-1998). El exmandatario liberal se refirió a la necesidad de ponerle fin a la designación de Cuba como estado patrocinador del terrorismo y sugirió levantar los pedidos de extradición a Cuba de los negociadores de la guerrilla.

El exjefe negociador en La Habana, Humberto de la Calle, también se refirió a la reanudación de un proceso al que deseó suerte, pero con el que tiene varios reparos. El senador de la Centro Esperanza aseguró que aunque en este tipo de procesos es habitual que haya fisuras, “lo que hay que hacer, y que fue lo que se hizo en La Habana, es que logramos mantener el Acuerdo y el grueso de los firmantes excombatientes sigue cumpliendo la ruta de la paz”.

El senador calificó como “lamentable” lo que ocurrió tras la firma del proceso de paz con las Farc, cuando líderes de esa la extinta guerrilla como “Iván Márquez” y “Jesús Santrich”, según él, “traicionaron a su grupo, al Estado, a nosotros y se traicionaron ellos mismos”. No obstante, dijo el senador, estos hechos “son eventualidades” y es necesario mantener un procedimiento donde prime el grueso de la conversación sobre la paz con el Eln.

Reacciones con menos ilusión se hicieron desde sectores independientes y de oposición. El senador David Luna (Cambio Radical), aunque aplaudió la instalación formal de la mesa de diálogos con el Eln, aseguró que el proceso debe estar cimentado en la “verdad, justicia y reparación”. “Caso distinto es el trato complaciente que pretende dar el gobierno a las organizaciones criminales con la Ley de Orden Público”, añadió Luna.

La oposición, en cabeza del Centro Democrático, planteó a su vez varias preocupaciones sobre el reinicio de los diálogos. Hernán Cadavid, representante de esa colectividad, puso sobre la mesa algunos de los reparos que tiene el uribismo sobre el proceso de paz: “El Eln ha traicionado y ha defraudado la buena voluntad de muchos gobiernos que con una u otra forma trataron de acercarse”.

También aseguran desde la oposición que un gran problema para el éxito de los diálogos es que el Eln tiene “una unidad de mando dispersa, y no una cabeza que dirija la organización”, y manifestó su rechazo a los países garantes del proceso (Cuba, Venezuela y Noruega). “Nos preocupa que legitimador de este diálogo sea Nicolás Maduro”, dijo Cadavid, quien calificó al mandatario venezolano como “un completo dictador”.

Sobre el reinicio del proceso también se pronunció Héctor Olimpo Espinosa, presidente del Consejo Directivo de la Federación Nacional de Departamentos. Según dijo, Desde Fededepartamentos se tomó la posición de respetar y acompañar la decisión, partiendo de la premisa de que “una salida negociada nos ratifica como sociedad civilizada y evita más derramamiento de sangre, en un país donde aún no terminamos de contar los muertos por la guerra interna”.

No obstante, como único reparo, Ospina recomendó que la negociación se haga “con un compromiso definitivo y el absoluto apego a la Constitución, la ley, los más elementales derechos humanos de la sociedad” y propuso que como principal acción se declare un cese inmediato de las acciones de guerra, como el secuestro.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.