Publicidad
16 Jul 2022 - 2:03 a. m.

El “extremo centro”: ¿mezquindad o coherencia?

El centro político, que no acompañó a Petro en segunda vuelta, tampoco ha dado señales de aproximación al acuerdo nacional que propone el Pacto Histórico y apunta a la independencia. ¿Cuál será su papel en el futuro?
Felipe García Altamar

Felipe García Altamar

Periodista Político.
Robledo, Fajardo y Galán son algunos políticos de centro que estarán al margen del gobierno Petro.
Robledo, Fajardo y Galán son algunos políticos de centro que estarán al margen del gobierno Petro.
Foto: Mauricio Alvarado / El... - Mauricio Alvarado

Entre los grandes derrotados en las elecciones de este año está el centro político. La coalición Centro Esperanza, que se conformó el año pasado como una alternativa a la discusión izquierda vs. derecha, no pudo superar los 2,2 millones de votos en las consultas presidenciales y en la primera vuelta su candidato, Sergio Fajardo, no tuvo más de 900.000 apoyos. En las legislativas tuvieron mejores resultados: al menos 25 curules en Senado y Cámara, pero un buen porcentaje de esos escaños ya se fueron hacia la bancada de gobierno. Hoy, mientras varios partidos coquetean con el acuerdo nacional que propone el oficialismo, los sectores que lideran los hermanos Galán, Jorge Robledo, Carlos Amaya y el propio Fajardo han estado distantes e incluso han sido muy críticos con los primeros pasos de Gustavo Petro. ¿A qué le apunta el centro en esta nueva etapa política?

Lo primero es el diagnóstico. Tras el descalabro en las elecciones se hizo un mea culpa, en el que identificaron varias causas de los malos resultados. El senador Humberto de la Calle, quien está inmerso una vez más en una discusión interna con Verde Oxígeno, partido que le dio el aval, califica la coalición de centro como “una gran frustración”. Su sentir es que si bien la mayoría de colombianos prefieren las posiciones alejadas de los extremos y por eso la idea era pertinente, “todas estas discusiones unilaterales internas arruinaron el proyecto político”.

>Lea más sobre el Congreso, el Gobierno Petro y otras noticias del mundo político

Para el exsenador Jorge Robledo, líder del Partido Dignidad, un primer punto que les costó fue la polarización, pero va más allá y señala a Alejandro Gaviria e Ingrid Betancourt como los causantes de la fractura en la Centro Esperanza. “Si ellos no hubieran dado el paso hacia acá, las cosas hubieran sido distintas. Las diferencias eran demasiado grandes. Con nuestro criterio de ser amplios los recibimos y eso se nos volvió un problema que ellos aprovecharon”.

Pero no es momento de lamentos. Ahora los políticos que conformaron la coalición que ya no existe buscan su lugar en la nueva etapa política, en la que por primera vez gobernará un presidente con orígenes en la izquierda. Y a pesar de que algunos estuvieron cerca de esas posturas a lo largo de su vida política, todos coinciden en que no hay ni intención ni invitación para reunirse con Petro o algún miembro del Pacto Histórico, a pesar de los sorpresivos encuentros, por ejemplo, con Álvaro Uribe, Rodolfo Hernández o César Gaviria. De ahí que, para algunos analistas, se estén convirtiendo en un extremo como el que tanto querían evitar.

Mientras tanto se dedican a definir la postura que tendrán frente al gobierno entrante. La única bancada que ha anunciado su posición fue la de Verde Oxígeno, en donde hay un revolcón porque la lideresa del partido, Ingrid Betancourt, busca ser oposición, mientras que De la Calle y el representante Daniel Carvalho se declararon independientes. Dignidad y el Nuevo Liberalismo vienen discutiendo el tema, y todo apunta a que también se declararán en independencia.

>LEA: Serenidad e intransigencia: la antipolítica de Sergio Fajardo

Respecto a la contribución del centro al nuevo gobierno, Fajardo se muestra orgulloso al mencionar que parte de su círculo político y personal estará en el gabinete de Petro. “Está José Antonio Ocampo y su equipo. Una muy buena parte de lo que será el Ministerio de Hacienda es precisamente la propuesta que construimos. Y está Luis Gilberto Murillo, con quien hice fórmula, cuya propuesta está articulada con nuestra visión en relaciones exteriores”, dice el excandidato presidencial, quien, sin embargo, hace una fuerte crítica al acuerdo nacional propuesto por Petro. “No tengo claro qué es. Hasta el momento solo hay fotos y el nombre”.

En el mentado acuerdo nacional tampoco cree Robledo, quien no ve con buenos ojos las alianzas con fuerzas del establecimiento. Para el exsenador, ahora hay una incógnita que es qué tanto se modificará el programa de gobierno de Petro tras una alianza “a punta de mermelada, acuerdos políticos y económicos, porque los mismos con las mismas se mueven así”.

De ahí que el papel que deben asumir desde el centro, según Juan Manuel Galán, director del Nuevo Liberalismo, sea el de “fijar una postura constructiva” sobre los problemas y las reformas prometidas. Bajo su óptica, su actitud debe ser muy contundente y promete que la postura será de mucha responsabilidad política. “No una postura sectaria ni una oposición obtusa. Será una política constructiva, donde vamos a acompañar e impulsar las reformas que el país necesita”, resalta.

En eso coincidió De la Calle, quien destaca que la independencia que buscan consiste en apoyar algunos temas en los que hay coincidencias y mantener una actitud crítica sobre ideas nocivas. Por eso, ratifica que no tendrán ninguna participación burocrática y que su papel en el Congreso será el apoyo a elementos coincidentes, como por supuesto el Acuerdo de Paz del que fue jefe negociador.

El centro tiene una nueva oportunidad con las elecciones locales. La suposición del excandidato presidencial Carlos Amaya es que para llegar mejor a esa etapa van a “actuar con grandeza y generosidad, sin cálculos políticos”, y que ayudarán en todo lo que necesite el gobierno Petro para cumplir sus promesas, desde que sus convicciones se lo permitan.

Fajardo concluye que aunque algunos consideren egoísta la postura de no acercarse mucho al nuevo gobierno, esta se debe a la “coherencia y consistencia” que han caracterizado su vida política. En cuanto al resto de integrantes del centro, la mirada empieza a ponerse en 2023 y, por ejemplo, Dignidad ya comenzó a analizar y hacer contactos en las regiones. “Estamos poniéndonos en modo de campaña electoral”, reconoce Robledo, mientras que para De la Calle, el futuro del centro pasa primero por superar las turbulencias, en el caso de la pelea en Verde Oxígeno. “Hay que establecer caminos, sea dentro del partido o en la escisión. Hay que construir un partido democrático y no autoritario. Ahí hay forma de jugar el año entrante y por ahora cada quien seguirá labrando su camino individual, pero no se descarta un encuentro posterior de todas las fuerzas que conformaron la coalición”, remata.

Felipe García Altamar

Por Felipe García Altamar

Bogotano. Periodista de Uninpahu. Vinculado a El Espectador desde 2014. fgarcia@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.