Publicidad
8 Oct 2020 - 2:00 p. m.

“El verdadero enemigo de la paz es el narcotráfico”: gobernador del Meta

Juan Guillermo Zuluaga, quien preside también la Federación Nacional de Departamentos, recalca en la necesidad de eliminar la Ley de Garantías y revela que hay una guerra en el sur del Meta entre las disidencias de las Farc, que se disputan la ruta de la droga hacia Venezuela.
Hugo García Segura

Hugo García Segura

Editor Política
El gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, presidente de Fededepartamentos.
El gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, presidente de Fededepartamentos.
Foto: Archivo particular.

Vuelve y juega la propuesta de eliminar la Ley de Garantías, ¿los argumentos siguen siendo los mismos, que ya no es necesaria al no haber reelección presidencial?

Nunca antes habíamos vivido una pandemia. El COVID nos cambió los planes de desarrollo a todos los gobernadores y alcaldes de Colombia. Vamos a terminar 2020 y todo nuestro tiempo y recursos han estado concentrados en la atención de esta emergencia. A eso súmele que tenemos para los próximos años las elecciones parlamentarias, la primera y segunda vuelta presidencial y posteriormente las elecciones locales. Serían cuatro procesos de Ley de Garantías que nos restarían mucho más tiempo para la ejecución en las regiones y lo que necesitamos es reactivar nuestras economías. Las obras públicas son una gran herramienta, de hecho, en el Meta con los recursos disponibles reactivamos 43 obras generando más de 2.200 empleos directos. Pero necesitamos abrir más frentes porque la gente está necesitando empleo e ingresos. Por eso vemos urgente que la eliminación de la Ley de Garantías sea aplicada a la reforma al Código Electoral que ya empezó a discutirse en el Congreso.

Esa Ley de Garantías impide que alcaldes y gobernadores ejecuten presupuesto y hagan contrataciones cuatro meses antes de las elecciones, ¿no cree que al eliminarla se pueda abrir un boquete para alimentar la corrupción electoral?

Con o sin Ley de Garantías existen unas normas claras y amplias que castigan con sanciones fiscales, disciplinarias y penales a quienes administren indebidamente los recursos públicos. Como debe ser, hoy los entes de control están ejerciendo su labor constitucional de vigilancia y control. La eliminación de la Ley de Garantías no es un permiso para hacer y deshacer. Entendamos qué hay una crisis económica en las regiones; en 13 de las principales ciudades el índice de desempleo está en 19,6 % según reportó esta semana el DANE. Hablamos de cerca de cuatro millones de personas sin fuente de ingresos. Sin duda, una de las soluciones es que el Estado, a través de gobernaciones y alcaldías, activen las obras públicas como frentes de trabajo y desarrollo.

¿Sigue pensando que la ciudadanía debe dejar atrás la indiferencia y actuar, si es el caso, tirándole el carro encima a los delincuentes cuando atacan a otra gente indefensa?

Estoy convencido de que la falta de solidaridad les está facilitando el accionar a raponeros y atracadores. Y hay muchas formas de ser solidarios: pitando masivamente si uno ve en un semáforo que están atracando a alguien, cruzándole el carro al delincuente y ayudar a atraparlo, y también dando información veraz a las autoridades que permitan ponerlos tras las rejas. De hecho, la semana pasada, con información ciudadana, la Policía de Villavicencio capturó a alias Pancho quien se hizo tristemente famoso a nivel nacional atracando mujeres que iban en moto, haciéndolas caer y dejándolas en cuidados intensivos en al menos cinco casos. La solidaridad es un arma contundente contra esos criminales.}

Lea también: Gobernadores piden la eliminación de la Ley de Garantías

¿No cree que es aplicar justicia por mano propia y hasta, de alguna manera, un modo de paramilitarismo?

Yo quiero ver a esos bandidos en las cárceles, no muertos. Las cifras no dejan duda de la necesidad de reaccionar ante el flagelo de los atracos. Según la Fiscalía, durante 2019 cada día fueron asesinadas dos personas víctimas de atracos. Solamente la semana pasada en Valledupar al enfermero Jhonatan, que de hecho ya estaba poniendo en riesgo su vida en esta pandemia, no lo mató el COVID pero sí un atracador por robarle el celular. Esos delincuentes han dejado padres sin hijos, niños huérfanos y familias destrozadas. No podemos quedarnos callados y quietos.

Por cierto, ¿cómo está la seguridad en el Meta? ¿Se conoce de la presencia de nuevos grupos paramilitares y disidencias disputándose territorios? ¿En qué zonas exactamente y qué está pasando?

Solo hasta agosto de este año se lograron 70 capturas únicamente por extorsión, flagelo que se ha reducido en un 47 % frente a 2019. Y en todos los delitos, ha habido más de 3.000 capturas gracias a un trabajo en equipo con Fiscalía, Ejército y Policía. Y no nos da miedo ni vamos a esconder si los índices de casos crecen porque eso quiere decir que la gente está denunciando más y eso es lo que necesitamos. El mayor reto lo tenemos en el sur del Meta, donde disidencias de las Farc, comandadas por Gentil Duarte, quieren llenar de coca esa zona del departamento, pero no la tienen fácil. Ese delincuente se está disputando el territorio con sus antiguos compinches y ahora enemigos Iván Marquéz, Santrich y compañía, quienes ahora, posando como modelos de un catálogo de guerra, quieren quedarse con la ruta del narcotráfico que les permite sacar la droga hacia Venezuela. Esa guerra ha provocado en la zona el asesinato de 27 civiles.

¿Qué se sabe del atentado que planeaban hacerle las disidencias, en qué quedó eso?

Estaban buscando sicarios en Cali y Medellín para lograr su objetivo. Afortunadamente fuimos advertidos a tiempo gracias a informes de inteligencia del Ejército, que junto con la Policía, tomaron medidas respecto a mi seguridad. Es el coletazo de estos narcotraficantes en el sur del Meta en respuesta a las acciones de Ejército y Policía, gracias a las cuales se les ha propinado fuertes golpes y de los que prontamente esperamos darle buenas noticias al país. Yo sigo recorriendo el departamento, municipio por municipio, todos los días, porque debemos apoyar y proteger a los ciudadanos de esos bandidos que están reclutando menores, extorsionando y sembrando minas anti persona.

¿Usted está de acuerdo con las fumigaciones con glifosato?

Lamento mucho que tengamos que llegar al tema de la fumigación con glifosato en el Meta, pero es un tema de seguridad nacional y con los parámetros establecidos por la Corte Constitucional. Ese cultivo maldito ya nos ha costado 200 mil hectáreas de nuestra reserva de La Macarena, un área similar al 80 % de la ciudad de Bogotá. Colombia no quiere volver a las épocas de horror cuando el narcotráfico reinaba y por eso le estamos haciendo frente desde todos los sectores. A esta acción debemos sumarle un mayor y más ágil acompañamiento de todas las entidades de la nación y del departamento para facilitar a nuestros campesinos de la zona la sustitución de cultivos ilícitos.

Se ha hablado de presiones a los campesinos por parte de grupos ilegales para que no permitan la erradicación de cultivos ilícitos por parte de la Fuerza Pública…

Sí, hay presiones de los grupos armados organizados residuales de las Farc, al mando de Calarcá, Iván Mordisco y Gentil Duarte, contra los campesinos. Hay testimonios que advierten sobre reclutamiento de menores y extorsión. Nuestros campesinos están en medio de una disputa territorial de ese grupo con la denominada “Nueva Marquetalia”, que comandan Iván Márquez y Santrich, por controlar la ruta del narcotráfico que les permiten sacar la coca hacia Venezuela. Esa disputa ya ha provocado en la zona la muerte de 27 civiles. El sur del Meta es un asunto de seguridad nacional porque desde allá se quiere nuevamente inundar el país con coca. Por eso hemos estado trabajando tiempo completo con Ejército, Policía, Armada y Fiscalía, en cabeza del ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, con un objetivo claro que es bloquear cualquier accionar delictivo de esos narcotraficantes.

Lea también: Lo que quieres es Colombia, la campaña para incentivar el turismo local

¿Cree que el actual gobierno le ha puesto el freno a la implementación de los acuerdos de paz y que el impacto lo sienten directamente las regiones, con el resurgimiento de la violencia?

No hay que tener dudas sobre cuál es el verdadero enemigo de la paz: es el narcotráfico. Ya lo hemos vivido y no queremos volver a esos tiempos de carros bomba, asesinatos y extorsiones. Hoy tenemos instrumentos muy importantes de planificación territorial como los PDET, todo el sistema de sustitución de cultivos, teniendo por cabeza el Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PENIS). Indiscutiblemente, estos recursos que acaban de destinarse por el orden de los cinco billones de pesos para el apoyo de los territorios más apartados, los de más difíciles condiciones, es un espaldarazo al acuerdo en el entendido de que la paz se construye mejorando las condiciones de vida de estas comunidades que son las más rezagadas, porque la coca solo trae violencia y miseria.

A estas alturas, ¿cómo está la situación del COVID-19 en su departamento?

Llegamos a 16.220 casos. Tenemos dos municipios libres de COVID-19: San Juanito y El Calvario, muy por debajo de las proyecciones hechas por los epidemiólogos, que para esta fecha se calculaba en más de 20.000 casos. Se observa una tendencia a la disminución lenta y gradual. En las próximas tres semanas se presentará una meseta con descenso para llegar a un nivel bajo de casos.

¿Cuál fue el secreto para controlar el brote de contagios en la cárcel de Villavicencio?

Se debió a un trabajo articulado con el INPEC, la Fiduprevisora y el municipio de Villavicencio, que permitió que se tomaran inmediatamente todas las acciones sugeridas por los expertos en epidemiología. Ayudó mucho la disciplina de los internos, que se auto aislaron, y el trabajo articulado de la Fiduprevisora con el gobierno departamental -haciendo muestreo al ciento por ciento de la población y funcionarios del INPEC-, que permitió diagnosticar y detectar a tiempo la enfermedad y hacer aislamientos fuera del penal. Pero también he dicho que obró la mano de Dios, quien nos guío para salir de esta emergencia que fue muy delicada.

¿Cree que el Gobierno nacional ha manejado bien la pandemia?

Ha hecho un trabajo serio, basado en datos y conceptos científicos sin populismo y prestando apoyo a los departamentos. El Meta ha recibido 110 respiradores, 80 monitores de signos vitales, 110 bombas de infusión, al igual que elementos de protección.

¿Cómo hacer para que eventuales emergencias en la vía Bogotá-Villavicencio no aíslen al Meta y a los Llanos?

Son varios frentes en los que estamos concentrados, pero debo aclarar que en estos momentos la vía al Llano opera con absoluta normalidad. Es una autopista que está quedando hermosa, se ve moderna. Ahora, el primer frente es que le estamos solicitando a la ANI que decida urgentemente la construcción del puente Chirajara. No queremos una obra de arte; queremos un viaducto que sea una solución en movilidad. Vamos a completar tres años pensando, planeando, y ya es hora de ejecutar. El segundo es la construcción del viaducto en el kilómetro 58, el cual esperamos que se contrate a comienzos del próximo año. Como tercer frente de trabajo esperamos muy pronto tener buenas noticias sobre la Perimetral de Oriente, que nos permitirá ahorrar tiempo en el ingreso de Bogotá. La vía al Llano está quedando como una de las mejores de América Latina y ahora necesitamos este impulso para estar a menos de una hora de Bogotá, con todo lo que eso significa para la economía y el turismo de la región.

Hablando de turismo, el fin de semana pasado el presidente Duque estuvo en Caño Cristales y el ministro de Comercio recorrió con usted el Cañón del Río Güejar. Y arrancó la caravana turística ‘Yo Voy’, que lidera el Gobierno…

El Meta tiene tantas cosas lindas que cada vez son más los turistas que prefieren venir a nuestro departamento para ver el verde de la naturaleza, respirar aire puro, dejarse enamorar del amanecer llanero y disfrutar de nuestra gastronomía. Es mejor que irse a los parques de Estados Unidos y mucho más barato que arrancar para Europa. Ya casi no hay fincas disponibles para diciembre. Queremos que el turismo sea nuestro motor de la reactivación. No queremos volver a depender del petróleo.

Hoy arranca el Torneo Internacional del Joropo en Villavicencio, ¿en medio de la pandemia, qué novedades trae?

Así es, comienza la versión 52 del Torneo, que tendrá el mayor número de participantes inscritos en su historia, un total de 279, y espera tener el mayor número de asistentes, a través del sitio web torneo.meta.gov.co, en el que la novedad será que el público podrá votar por sus artistas favoritos y elegir a los ganadores. También tendrá transmisiones en directo radio y televisión, se premiarán 23 modalidades y se extenderá hasta el domingo 12 de octubre. Durante el evento se hará un homenaje al fallecido maestro Carlos ‘Cuco’ Rojas, arpista, creador y director del Grupo Cimarrón.

Síguenos en Google Noticias