Publicidad
2 Jun 2022 - 2:00 a. m.

Elecciones 2022: El papel de las mujeres en la segunda vuelta presidencial

En Chile fueron determinantes en la elección de Gabriel Boric y, en el caso colombiano, los dos candidatos apuestan a esta masa electoral. Petro señalando el sexismo de Rodolfo Hernández y este prometiendo proteger derechos como el aborto y el matrimonio y la adopción homoparental.
Las agendas de las mujeres se han vuelto trascendentales en las propuestas de gobierno. / Óscar Pérez
Las agendas de las mujeres se han vuelto trascendentales en las propuestas de gobierno. / Óscar Pérez
Foto: El Espectador - Óscar Pérez

La plataforma electoral “Decide Chile”, tras la segunda vuelta presidencial entre Gabriel Boric y José Antonio Kast, encontró que las mujeres menores de 30 años fueron determinantes en la elección del primero, luego de analizar los datos del Servicio Electoral de ese país y aplicarles un modelo matemático. El diario “La Tercera” tituló: “Mujeres menores de 50 años, el motor de triunfo de Boric”. En este se explica el comportamiento electoral de las chilenas y lo que significaron para que el actual presidente lo sea.

No vamos a comparar un proceso electoral entre dos países en situaciones y con historias de violencia marcadas diferentes, y con candidatos que no necesariamente se correlacionan. Sin embargo, lo ocurrido en Chile da muestras de la importancia del electorado femenino y de lo importante que es estudiar a esta masa votante, sus tendencias ideológicas y lo que las mueve a decantarse por “x” o “y” opción. La invisibilización de las mujeres no ha sido exclusivamente en su participación política efectiva para llegar a los cargos de poder, sino en su papel y rol como ciudadanas que eligen y se involucran en activar la democracia, pensando en sus intereses, agendas y derechos.

Le puede interesar: Francia Márquez vs. Marelen Castillo, el otro round en segunda vuelta presidencial.

A diferencia del caso chileno, en Colombia aún no hay datos de cuántas mujeres y hombres, de qué edades y desde qué zonas votaron en la primera vuelta presidencial. Tampoco la Registraduría tiene un histórico de cifras sobre cómo ha sido el voto femenino en otros comicios, por lo que se hace difícil hacer un análisis sobre el comportamiento del voto de las mujeres. Aunque no ha surgido la necesidad de entender cómo las mujeres votan, para montar estrategias y mensajes, en esta segunda vuelta entre Gustavo Petro (Pacto Histórico) y Rodolfo Hernández (Liga de Gobernantes Anticorrupción) hay una comprensión más latente sobre la urgencia de hablarles a las mujeres y sus agendas.

Después del discurso que lo catapultó como el ganador de la primera vuelta, el primer trino de Petro les habló a las mujeres: “¿Mujeres a la casa o mujeres al poder y la libertad? Usted decide”. En otro escribió: “¿Por qué pretendemos que una sociedad es aquella donde los hombres gobiernen y las mujeres cocinan?”. Estas referencias puntuales son indirectas a declaraciones de su contrincante hechas antes de la jornada electoral. En una entrevista con la emisora Bésame, sobre si creía que la labor de la mujer era gobernar, Hernández respondió que no: “Es bueno que ella haga los comentarios y apoye desde la casa. La mujer metida en el Gobierno, a la gente no le gusta”.

>Lea más sobre las elecciones de 2022 y otras noticias del mundo político

Se refería directamente a su esposa Socorro Olivero, sin embargo, sentó su postura acerca de que “el ideal es que (las mujeres) se dedicaran a la crianza de los hijos” en otros medios de comunicación. Aquí ya no se refería exclusivamente a su compañera de vida y al rol que podría tener como primera dama. A las críticas de Petro, el exalcalde de Bucaramanga le respondió con una nota de prensa sobre lo que Francia Márquez, fórmula vicepresidencial del Pacto Histórico, sostuvo en un debate, que en su coalición hay machismo. Y en el resumen de sus 20 puntos de gobierno dijo que apoyará la diversidad sexual y de género, así como el aborto. Para las mujeres, no hay seguridad de que Hernández cumpla, por su historial de declaraciones que desconocen los estudios feministas y de género. Esas posturas del pasado, como que no hay necesidad de tipificar el feminicidio o que las venezolanas “son fábrica para crear chinitos pobres” pueden ser usadas por la campaña de Petro como estrategia para mostrar dos países para las mujeres.

Pese a que ambos candidatos están hablando adicionalmente de otras poblaciones y temáticas, lo que señalan sobre las mujeres, en los últimos días, ha sido discusión y punto de partida de las críticas entre ellos mismos y el electorado. “Hay un sentimiento de angustia colectivo, a la vez que unas opciones de cambio diferentes en las que, por primera vez, las mujeres tendremos un rol que no habíamos tenido. Al ser la mayoría de la población, podemos hacer el llamado a la clase política sobre nuestras necesidades. Llegar hasta acá, desde la organización feminista, no empezó hace poco, viene desde hace años, y hoy se ven los frutos, que son la posibilidad de negociar con el poder. Si nos organizamos, las mujeres tenemos la capacidad de elegir quién va a ser el presidente de Colombia”, comentó Juliana Hernández, directora de Artemisas, una organización para promover la participación política de las colombianas.

Más: “Hay un discurso de inclusión de mujeres, pero en la práctica no hay congruencia”.

Hernández también destaca que la votación en las ciudades capitales será determinante para la elección del próximo presidente y las mujeres de Bogotá y Cali, por poner un ejemplo, dice, se han venido organizando alrededor de diferentes agendas de las mujeres y de los feminismos. Uno de los ejemplos más palpables, a nivel político, es Estamos Listas en Medellín. “Temas como los cuidados también están dentro de las propuestas y el debate político. Claro que sin la pandemia y lo que desveló no tendría la misma fuerza, pero es un avance que se esté discutiendo sobre la doble jornada de las mujeres”, agrega la cabeza de Artemisas.

Así lo reconoce Sara Tufano, socióloga e investigadora, quien, pese a militar en el Polo Democrático, ha sido una de las voces más críticas sobre cómo el Pacto Histórico ha atropellado a las mujeres y ha olvidado sus luchas. “Frente a un candidato abiertamente misógino, el voto de las mujeres y de las feministas este 19 de junio será fundamental”, escribió en Twitter refiriéndose directamente a Rodolfo Hernández. Para Tufano, “no hay machismo bueno y machismo malo. En la izquierda las prefieren calladas y en la derecha en la casa. Muchas feministas que votamos por Petro fue por Francia, porque sabemos que ella puede empujar la agenda, porque la izquierda tradicional no lo hará”. Por eso hizo un llamado a que la candidata vicepresidencial y las mujeres del Pacto sean las protagonistas de esta segunda fase de campaña.

Para la profesora adjunta de la Universidad de los Andes Mónica Pachón, la realidad de estas elecciones es escoger entre dos populismos, más allá de dos visiones sobre las mujeres. “Las mujeres y sus agendas son un tema, pero no creo que por las posturas de los candidatos sobre esto, los votantes, especialmente las mujeres, cambien su posición. Es decir, las mujeres que votan por Petro van a seguir votando por él y tampoco creo que las posturas de Rodolfo Hernández motiven a otras mujeres a irse al Pacto Histórico. Esa no es la dimensión de esta elección, a mi juicio, sino la de escoger entre dos populismos. Uno estructuralista y cercano a la izquierda, que busca incrementar el Estado, versus un populismo de un empresario de la construcción que promete su reducción del Estado, que no hará ninguna reforma fiscal”, opinó Pachón.

En ese sentido, la docente considera que, a un electorado, tanto de hombres como de mujeres antipetristas, no les pesa que Hernández desconozca, por ejemplo, el feminicidio como una tipificación del delito necesaria para medir los índices de asesinatos contra las mujeres por su condición de género, con tal de que no llegue al poder el candidato de la izquierda. Por ende, el que Rodolfo Hernández esté prometiendo que protegerá el aborto no terminará haciendo eco en la masa votante que lo respaldará para que no llegue Petro, aun cuando la tendencia general de las mujeres colombianas es conservadora. Y si desde la campaña del exalcalde de Bucaramanga encuentran que esa postura les puede quitar votos, “cambiarán de parecer, porque son políticos”, agrega la socióloga Olga González, quien insiste que una cosa es la agenda feminista y otra la de mujeres.

Más: EE le explica qué pasó en la primera vuelta presidencial y lo que se viene.

Siendo así, se puede esperar uniformidad en el voto de las feministas, con una agenda de género marcada, este 19 de junio, mas no de todas las mujeres votantes, especialmente de aquellas de clase media alta conservadora. “Será un voto decisivo y debe de llevar a una reflexión sobre la importancia de las luchas feministas y de las mujeres que eligen proyectos políticos que mejor defienden nuestros intereses”, agregó Tufano. Lo que es una certeza, bajo la mirada de Juliana Hernández, es que están observando a las mujeres y el poder que están construyendo y ejerciendo: “En este momento somos agentes políticos que se nos miran. Trayendo el libro La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres (Siri Hustvedt), siento que la realidad cambió. Durante mucho tiempo nosotras miramos a los hombres y los hombres nos miraban mirándolos a ellos. Por primera vez en política nosotras no estamos mirando a los hombres que nos miran, sino que estamos mirándolos de frente. Y ese cambio de mirada es un cambio en la cultura política importante, porque es ponernos a nosotras en el centro”.

Por ahora, el primer desafío de los candidatos con las mujeres y las mujeres feministas es el debate que más de 35 organizaciones organizaron para este 2 de junio, para conocer las agendas de los aspirantes y ponerse en el centro de las campañas. Gustavo Petro confirmó su asistencia, mientras que Rodolfo Hernández aún no manifiesta si estará o no. Su ausencia podría desdecir su compromiso con los derechos de las mujeres y la población diversa que manifestó que promoverá y protegerá.

También: ¿Se puede obligar a un candidato a ir a los debates presidenciales?

Síguenos en Google Noticias