Publicidad
12 May 2022 - 2:00 a. m.

Suspensión de Quintero: ¿juega a favor de la campaña de Petro?

Tras conocerse la decisión de la procuradora Margarita Cabello, la coalición que lidera Gustavo Petro reaccionó en rechazo de la disposición del Ministerio Público y consolidó un discurso victimizante que mueve las emociones; sin embargo, analistas no creen que se traducirá en votos.
Natalia Tamayo Gaviria

Natalia Tamayo Gaviria

Periodista Política
Seguidores de Quintero llegaron ayer hasta La Alpujarra, sede de la Alcaldía, para expresarle su respaldo.   / Felipe García
Seguidores de Quintero llegaron ayer hasta La Alpujarra, sede de la Alcaldía, para expresarle su respaldo. / Felipe García
Foto: Felipe Garcia

La decisión de la procuradora Margarita Cabello, de suspender a los alcaldes Daniel Quintero (Medellín) y Andrés Fabián Hurtado (Ibagué), puede leerse con varios lentes: a la luz del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso Petro contra el Estado colombiano, siendo este un proceso que se abrió por ser destituido como alcalde de Bogotá, en diciembre de 2013, por el procurador Alejandro Ordóñez; a la luz del actuar de la cabeza del Ministerio Público, que dijo que tiene facultades para inhabilitar y destituir a funcionarios y electos, lo que demuestra desconocimiento a dicho fallo; a la luz de un sesgo, pues no ha habido sanciones o llamados de atención ni para el presidente Iván Duque ni para el general Eduardo Zapateiro, comandante del Ejército, a quienes también se les señala de participación política indebida; a la luz de la reacción de Quintero y el Pacto Histórico, o a la luz de lo que resta para la cita con las urnas el próximo 29 de mayo.

Lea: Procuraduría suspendió provisionalmente a alcaldes de Medellín e Ibagué.

¿Y por qué puede haber un cambio o evolución, con base en la decisión de la Procuraduría sobre, especialmente, el alcalde de Medellín, con miras a la primera vuelta?Conocida la postura de Cabello, el primero que reaccionó fue Gustavo Petro, graduando de “golpe de Estado” la sanción que impuso el Ministerio Público a Quintero por participación política indebida, una falta que está reconocida dentro de la ley. Seguido al candidato presidencial, líderes y simpatizantes del Pacto Histórico optaron por replicar la misma narrativa: que hay un plan para desestabilizar el país; que los poderes tradicionales, principalmente el uribismo, son enemigos del cambio que representa dicho proyecto político; que hay una “dictadura” y una “tiranía”, y ellos son la resistencia; que Quintero es una víctima del establecimiento por enfrentar al uribismo. Esto para resumir lo que se ha leído hasta ahora.

Frente a lo que suscitó la suspensión del alcalde desde la orilla de la centro-izquierda, el senador Rodrigo Lara lanzó lo que podría llamarse una premonición: “Qué regalazo electoral el que le acaban de dar a Petro con la suspensión del alcalde de Medellín”. Y así, otros comentarios se leyeron. Para la politóloga Nury Astrid Gómez, la narrativa que se construyó desde el pasado miércoles no va a generar réditos electorales para el 29 de mayo. “Esto no va a cambiar el foco de los que están indecisos, de ir a favor o en contra de uno o del otro. Si este grupo de votantes no ha tomado partido es porque ninguna de las opciones que están en el tintero lo convence. Es decir, no va a movilizar a ninguno de los dos bandos, pero sí radicalizará la posición de los de la derecha y los de la izquierda”, dijo la analista.

También: No fue solo “el cambio en primera”: las pruebas de la Procuraduría contra Quintero.

Y eso es lo que se está viendo, especialmente en la izquierda. A juicio de Juan Sebastián Delgado, consultor en comunicación política, la suspensión sí termina favoreciendo a Petro. “El alcalde, Petro y otros actores están usando la figura de víctima, y esto puede generar apoyo ciudadano en cuanto a la idea de que las autoridades están en contra del petrismo y venden el mensaje ‘apoyénnos porque nos quieren ganar a toda costa, el estamento no quiere el cambio, nos están sancionando a través de Quintero’”, complementó.

“Para mover la emocionalidad han reiterado que hay una situación de golpe de Estado. Están tergiversando el concepto, enmarcado a escala nacional, hacia el plano territorial. No hubo una toma violenta o sorpresiva, pues había investigaciones contra Quintero y el alcalde de Ibagué. La decisión viene de un factor reconocido de poder, como son los entes de control. Desconocerlos es ir en contra del equilibrio de poderes. El asunto con la Procuraduría es el exceso de la aplicación de la norma”, agrega Nury Astrid Gómez. Adicional a este tema, la politóloga recalca otra situación que se está dibujando y de la que se verán sus efectos por lo menos hasta la próxima elección nacional. “Están convirtiendo a Quintero en un hito, al tomarlo como símil de lo que le pasó a Petro en la Alcaldía de Bogotá. Se hace una correlación ilusoria entre ambas situaciones que logra tener réditos en lo nacional, no sé si en lo territorial. Ahora vemos en donde está Petro luego de su destitución”.

Más: ¿Se puede hablar de “golpe de Estado” tras la suspensión del alcalde de Medellín?

Al igual que en diciembre de 2013, ahora Quintero, el mismo Petro y el Pacto Histórico convocaron a la ciudadanía a manifestarse en contra de la decisión que tildan de arbitraria y sesgada. Efectivamente, apelando a la emoción y a narrativas de desequilibrio y la democracia en jaque, cientos de personas llegaron ayer hasta la plaza de La Alpujarra, donde está la Alcaldía de Medellín, para protestar en contra de la determinación de la Procuraduría. La invitación de rodear a Quintero llega cuando hay un descontento generalizado en contra de su administración y se adelanta un proceso revocatorio contra él, que si bien está en stand by en el Consejo Nacional Electoral, aún no se sabe qué pasará.

Mientras los analistas insisten en que no se puede relacionar la suspensión y la revocatoria, porque son dos procesos diferentes, y mucho menos declarar desde el comité promotor que la Procuraduría les da la razón, sí consideran que el tema se aireará, por lo menos, hasta la primera vuelta presidencial. “El Pacto Histórico no va a dejar enfriar el tema y buscará la forma de ser agenda pública. La coyuntura no se acaba aquí y vienen varios rounds: la designación del comisionado de Paz, Juan Camilo Restrepo, como alcalde encargado por parte del presidente Duque, porque Medellín ahora es distrito; los recursos jurídicos que seguramente está preparando el equipo de Quintero, y, por último, la semana antes al 29 de mayo, cuando más emociones se movilizan para que la gente salga a votar”, auguró Delgado.

Para Miguel Jaramillo, estratega político, a la par de construirse como víctima, “Quintero tendrá más libertades para hacer campaña abiertamente a favor de Petro hasta que vuelva a asumir su cargo, que proyecto, será después de elecciones”. Por ahora, lo que ha mostrado el suspendido mandatario es una serie de trinos en contra del uribismo, la procuradora Cabello y la falta de aplicación del Estado de derecho y de un debido proceso en su caso por participación política indebida.

No obstante, la suspensión no se tomó con base en el video que salió esta semana, en el que el alcalde, sutilmente, se refirió a la campaña de Petro con la frase de “el cambio en primera”, como alega él. El Ministerio Público le reprochó “utilizar, al parecer, el cargo de alcalde de Medellín para, a través de medios de comunicación y redes sociales, publicar, difundir, defender y respaldar ideas afines al movimiento político Pacto Histórico de cara a la contienda electoral del año 2022, lo que implicaría la comisión de falta disciplinaria por intervención en política”.

Lea también: Duque designó a Juan Camilo Restrepo Gómez como alcalde encargado de Medellín.

Las pruebas recolectadas datan de febrero. Se cuenta una foto del día de las elecciones del 13 de marzo, en la que se advierte el tarjetón de la consulta del Pacto Histórico o la defensa que hizo en la brecha de votos que no se contaron en el preconteo para la lista a Senado y Cámara de esa coalición o la celebración de la renuncia de funcionarios de la administración para irse a hacer campaña del lado de Petro. El video de “el cambio en primera” fue la cereza en el pastel. “Resulta evidente que el mismo constituyó un mensaje al parecer de índole político, que utilizó el puesto oficial para potenciar las aspiraciones presidenciales de un determinado candidato”, alega la Procuraduría.

En Telemedellín, la administración anunció que buscará, vía tutela, tumbar la decisión de Margarita Cabello y no descarta llevar el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al considerarlo desproporcionado, arbitrario y sesgado. El mismo camino que optó Petro hace unos años.

Síguenos en Google Noticias