Publicidad
6 Sep 2021 - 2:00 a. m.

“La democracia nunca será un gasto, sino una inversión”: consejero de la Juventud

El consejero presidencial para las Juventudes dio detalles sobre la preparación que, como gobierno, han venido acompañando sobre las elecciones de los Consejos Municipales de Juventud.
Natalia Tamayo Gaviria

Natalia Tamayo Gaviria

Periodista Política
Juan Sebastián Arango, consejero Presidencial para los Jóvenes. / Consejería
Juan Sebastián Arango, consejero Presidencial para los Jóvenes. / Consejería

Desde 2013, con la ley estatutaria de ciudadanía juvenil estaba proyectado promover la participación política de los jóvenes del país a través de los Consejos Municipales de Juventud, que están diseñados para ser conformados a través de elección popular. Ese proceso apenas será posible ocho años después de su concepción. Los comicios, que han sido pospuestos por segunda vez, primero estaban estipulados para 2020, pero la pandemia llegó; y luego para el próximo 28 de noviembre, que por petición de varios participantes (partidos, movimientos y organizaciones), ahora se celebrarán el 5 de diciembre.

Además de los organismos electorales, el Gobierno ha estado muy activo en llevar a cabo este proceso y toda la tarea ha recaído sobre el consejero presidencial para las Juventudes, Juan Sebastián Arango, quien al llegar al cargo sabía del reto que tenía en sus hombros para liderar este certamen. El Espectador habló con él sobre la preparación, las innovaciones y las expectativas que hay sobre estas elecciones.

Le puede interesar: Así se elegirán los primeros Consejos de Juventud.

¿Por qué pasó tanto tiempo desde la ley estatutaria de 2013 hasta la materialización del proceso electoral para los Consejos de Juventud?

La ley ordenó que se tenían que hacer en menos de seis meses. Lo que creo que hubo, desafortunadamente, fue falta de interés político por sacar adelante estas elecciones. Nosotros, desde el gobierno del presidente Duque, nos propusimos poner a funcionar todo el Sistema Nacional de Juventudes, lo que incluía hacer estos comicios. Fue una decisión que se anunció en 2019, en 2020 se sacó un calendario electoral, que por razones de la pandemia tuvo que ser pospuesto.

¿Qué otros puntos del Sistema Nacional de Juventudes han venido realizando en el Gobierno?

El Sistema Nacional de Juventudes tiene dos subsistemas. Uno, que es el institucional, tiene que ver con la articulación con las entidades territoriales y la puesta en funcionamiento del Consejo Nacional de Política Pública para la Juventud, en el que participan más de 24 entidades del Gobierno Nacional. Y el segundo subsistema es el de participación, en el que están las Plataformas de Juventud. Cuando llegamos al Ejecutivo, había menos de 500 plataformas conformadas en los municipios de Colombia. Hoy tenemos 1.008, además de las plataformas departamentales, que son 31, y las distritales, que son diez. Con estas podemos conformar la plataforma nacional de juventudes, que está prevista para finales de septiembre. Y el segundo elemento de este subsistema son las elecciones de los Consejos Municipales de Juventud.

¿Qué observaciones hace al corte de 28 de agosto que reportó la Registraduría?

Con más de 7.100 listas inscritas y alrededor de 40.000 candidatos inscritos, además con la petición de tener más tiempo para participar, significa que el mecanismo sí está generando atracción entre los jóvenes.

También: Consejos de Juventud: ¿una ventana de oportunidad para los jóvenes en Colombia?

Hay quienes ven estas elecciones como el medidor de aceite para las elecciones de 2022, ¿comparte esa tesis?

Estas elecciones no solo van a marcar un hito en la democracia colombiana, sino un derrotero político, porque al ser la primera vez que los jóvenes entre 14 y 28 años tendrán la posibilidad de hacer participación política para elegir a sus candidatos directos o presentar sus nombres para representar a los jóvenes de su municipio, pues esto será una incubadora de nuevos liderazgos. Vamos a tener una nueva forma de hacer política y los mismos jóvenes nos lo han dicho en el territorio y nos han manifestado unas ganas de hacer una renovación política.

¿No hay temor de que estas elecciones terminen en una plataforma más que ayude al sistema clientelar y politiquero de los partidos, que buscan reforzar su poder en las regiones?

Son situaciones diferentes. El sistema de las elecciones de los Consejos Municipales de Juventud tiene un componente de porcentaje divisorio dependiendo del tipo de lista en el que estés: 40 % para listas independientes, 30 % para los partidos y 30 % para las prácticas y organizaciones juveniles. Creo que eso, de por sí, ya demuestra una diversidad en las expresiones de la juventud que no están ligadas únicamente a la forma tradicional de hacer política. Y si a eso le sumas que son listas cerradas, paritarias y cremalleras, pues obviamente van a tener un impacto en lo político y claramente denotan un comportamiento diferencial a la hora de hacer proselitismo electoral y participación política electoral.

¿La ley estatutaria que ordenó los Consejos de Juventud en 2013 fue un adelanto en materia de género, puesto que en ese entonces determinó la paridad, alternancia y universalidad?

Sí. Piensa en un pelado o pelada que va a votar a los 14 años o que quiere ser candidato en este momento. La norma para la conformación de su lista dice que esta debe ser paritaria, alternada y universal. Para él o ella, cuando lleguen a los 18 años, va a ser extraño que en las elecciones cuando vaya a votar por su concejal, diputado o congresista no encuentre las mismas condiciones. Creo que esto sí va a hacer un llamado muy importante en temas de género, de participación política de las mujeres, porque esta nueva ciudadanía juvenil va a entrar en una onda diferente a la que tenemos.

¿Cree que estos jóvenes, cuando lleguen a sus 18, son los que impulsarán las reformas para que tengamos, además de paridad, alternancia y universalidad?

Yo creo que sí. Esto va a ser un avance muy importante de paridad y género en las corporaciones de elección popular. Es una elección demasiado evolucionada. La ley tiene problemas, pero en el fondo, en la finalidad, es muy buena.

¿Los Consejos de Juventud serán una respuesta a las demandas de los jóvenes que salieron a marchar durante el paro nacional?

Al paro nacional y a la manifestación pública y pacífica tuvimos todos los escenarios posibles a través del Pacto Colombia por las Juventudes. Hicimos más de 500 mesas de trabajo en los 32 departamentos. Participaron más de 14.600 jóvenes en la construcción de propuestas, estas están agrupadas en doce líneas estratégicas que se ven reflejadas en la oferta del Gobierno Nacional de una política que tuvimos que impulsar a raíz de todos los requerimientos. Algunos de ellos fueron la profundización de los problemas sociales debido a la pandemia. Ahí estamos haciendo toda la inversión con matrícula cero, con el plan de empleabilidad, nuevos fondos de emprendimiento, jóvenes propietarios. Son diez iniciativas en total, las cuales incluyen a los Consejos Municipales de Juventud. Y un segundo plano que es el Conpes del Pacto Colombia por las Juventudes, que recoge estas doce líneas estratégicas y las convierte en acciones concretas y puntuales para los próximos diez años, en los cuales se invertirán $33,5 billones en los jóvenes.

Esto es 2,5 veces más de lo que cuesta la primera línea del Metro de Bogotá; 20,7 veces de lo que costó el Túnel de la Línea; 40 veces de lo que costó el Puente Pumarejo, en Barranquilla. Es una inversión muy importante y grande, y ahí es donde los Consejos de Juventudes toman mayor relevancia. La invitación del Pacto no es que los jóvenes cedan en sus ideales, sino que es un compromiso institucional de corto, mediano y largo plazo. Lo que aspiramos es que los mecanismos de participación de los jóvenes, incluidos los Consejos de Juventud, le hagan veeduría, seguimiento y control para que esa inversión se haga en los jóvenes. Si invertimos en esto, créeme que las condiciones de ruta y de atención para la juventud van a cambiar radicalmente en los próximos años.

¿Qué decirle al ciudadano de a pie, que defiende que los recursos de las elecciones de los Consejos de Juventud se deberían invertir en otra cosa en esta crisis económica?

La democracia nunca será un gasto, sino una inversión. Parte de lo que tenemos que entender como sociedad es que estos espacios de participación generan un retorno en diferentes áreas. Estos jóvenes van a incidir en las políticas públicas, en el cuidado de los recursos y en su adecuada destinación. Insisto, la democracia siempre será una inversión más que un costo. Además, los recursos ya venían asegurados desde 2019 y fueron guardados durante la pandemia. Haremos esta inversión porque creemos que es importante avanzar en este proceso.

¿Cuánto costará el proceso electoral?

$160.000 millones.

Hay muchas expectativas con estos Consejos de Juventud, ¿qué pasa si no se cumplen los objetivos de resultado en las elecciones?

Esto hay que verlo como un proceso. Es la primera vez que hacemos estas elecciones en Colombia y en Latinoamérica. Tenemos que reconocer que hay una desconfianza profunda en la institucionalidad por parte de los jóvenes y aquí hay un gran reto, no solo de nosotros, sino de los propios jóvenes. Ellos nos han pedido espacios, nos han pedido que los escuchemos de una manera más organizada y menos espontánea, como fue con el paro nacional. Si bien como institucionalidad tenemos una responsabilidad grande, los jóvenes también las tienen y es transitar de la indignación a las acciones y de las acciones a las propuestas. El mecanismo deberá, sin duda alguna, ir mejorando y robusteciéndose en el tiempo. Estoy confiado de que estamos haciendo lo correcto y que los jóvenes van a responder al reto.

¿Cómo esperamos que van a hacer las campañas?

Queremos que sean muy innovadoras y ejemplarizantes. Por eso hace poco lanzamos la aplicación Infocandidatos, que estará disponible a partir del 13 de septiembre, y en la que los jóvenes van a encontrar las propuestas de todos los candidatos de su jurisdicción e interactuar con ellos. Así mismo, los candidatos podrán hacer TikToks, Reels, en vivos, debates, stories y funcionar con todas las formas de redes sociales en una sola app. Con el Ministerio de las TIC y el registrador hemos venido trabajando con los operadores de telefonía celular para que esta aplicación, su descarga y navegación no genere costos en el plan de datos.

Si los jóvenes se apropian de esta aplicación, no solamente los candidatos, sino también los electores, estos comicios van a hacer muy diferentes, porque serán ambientalmente responsables, menos propensas a las noticias falsas y e información manipulada. Y, adicionalmente, entraremos a una democracia 4.0, que se está viviendo en el mundo y que ingresó con las redes sociales alrededor de 2010, pero que hoy en día requieren un derrotero diferente a la hora de consumir información.

¿Un joven de un municipio lejano de Guaviare o Chocó puede descargar la aplicación y no tendrá ninguna barrera en cuanto a conectividad y navegabilidad?

Hay que reconocer que tenemos problemas de conectividad, pero por lo menos no le generará costo en su plan de datos y no le va a consumir los datos que tiene y, si no tiene datos, igual va a poder navegar.

¿Cómo va a ser el filtro de noticias falsas o mensajes de odio que puedan llegar a Infocandidatos?

La aplicación está muy bien hecha en términos del contenido que se puede producir y los estaremos vigilando constantemente. Pero creo que hay una responsabilidad doble, entre los candidatos, que son los únicos que podrán generar ese contenido, y la organización electoral. De los primeros porque están pidiendo hacer una política diferente e innovadora. Y nosotros estaremos atentos a lo que se venga desarrollando en los debates y de la información que se suministre.

Lea otras noticias de actualidad política.

¿Qué pedagogía hicieron con estas elecciones?

Lo primero que hay que recordar es que estamos estrenando el concepto de ciudadanía juvenil. Y es cómo las personas entre los 14 y 28 años comienzan a ingresar al mundo democrático de la toma de decisiones de los temas que les interesan. En ese sentido, hemos venido haciendo varias cosas. Primero, hemos desplegado un plan de comunicaciones y de medios muy robusto, enfocado en emisoras comunitarias, programas de base de los territorios más apartados, donde podemos llegarle a los jóvenes directamente para que comiencen a conocer el mecanismo. Segundo, hemos ido a los territorios, a reunirnos con los jóvenes líderes y con quienes quieren ser candidatos para motivarlos e invitarlos a que sean multiplicadores.

Ahora viene una segunda fase, que es una más hacia el electorado. Para que ellos se comiencen a motivar. Viene un trabajo fuerte en colegios, universidades y medios propios de los jóvenes, y un trabajo muy profundo de base en lugares no conectados. Además de esto, la Registraduría nombró a 2.000 jóvenes en un concurso público abierto para que fueran supernumerarios e hicieran presencia en todos los municipios. Estos están dedicados exclusivamente a hacer pedagogía y a promover las elecciones de juventud en los municipios.

¿Cuál es el censo electoral de los jóvenes de 14 a 28 años que pueden votar?

Es un censo electoral de 11′039.000 jóvenes. Las personas entre 14 y 17 años, y que nunca han votado, podrán hacerlo en el municipio en el cual les fue expedido su tarjeta de identidad. Y los jóvenes entre 18 y 28 años en los puestos de votación o en las ciudades donde normalmente han votado. Se autorizó para que de los de 14 a 17 años sus padres los puedan acompañar a votar.

¿Cuántos consejeros resultarían electos el 5 de diciembre?

Elegiríamos alrededor de 11.000 consejeros de juventud en los municipios de todo el país. Y este es un sistema de cooptación. Cada municipio nombra a un delegado y ese delegado con los demás de los municipios del departamento conforman el Consejo Departamental de Juventudes. Y, después, cada departamento, cada distrito, nombra uno y con eso se conforma el Consejo Nacional de Juventudes. Eso más las curules especiales. Porque hay curules especiales para campesinos, afros e indígenas. Es decir el Consejo Nacional estaría conformado por 48 personas.

Más: CNE da vía libre a los Consejos de Juventud en San Andrés.

¿Qué pasó en el caso de San Andrés?

Ahí tenemos un inconveniente en la ley, que no previó un tratamiento especial para San Andrés. El archipiélago tiene un componente diferencial alrededor de su conformación sociopolítica y por eso los jóvenes de San Andrés, en los diálogos del Pacto de Colombia por las Juventudes, fueron muy insistentes en la necesidad de que les garantizáramos las elecciones. Nosotros desde la Consejería elevamos una solicitud al Consejo Nacional Electoral para que, en aras de garantizar la participación política de esos jóvenes, se les permitiera hacer unas elecciones especiales en las cuales se eligiera el Consejo Departamental, no por el sistema de cooptación normal. Hace más de una semana, el Consejo Nacional Electoral la aprobó y le conminó al registrador para que creara un calendario electoral especial e hiciera unas elecciones en San Andrés para elegir el Consejo Departamental vía votación, que creo que va a tener una fecha diferente, porque allá nos va a tocar arrancar desde ceros, o sea, arrancaríamos mes y medio después del proceso nacional.

¿Los consejeros con qué autoridades locales, departamentales y nacionales podrán tener interacción para el tema de control, veedurías y otras funciones?

Nosotros hemos hecho un llamado respetuoso a los alcaldes para que les den la misma importancia a los Consejos de Juventud, que a cualquier tipo de veeduría y control social. Por parte del Ejecutivo, el presidente ha sido muy claro en que será un tema prioritario mientras terminamos el gobierno y que él mismo tendrá reuniones con estos jóvenes que hagan parte del Consejo Nacional de Juventudes.

¿No ha habido ningún tipo de pedagogía con alcaldes, gobernadores y demás autoridades?

Con los alcaldes he sentido una gran receptividad por parte de ellos, tanto así que solo dos municipios de todo el país no presentaron listas. Eso demuestra que claramente hay una necesidad en los territorios de tener esta pedagogía. Ahora bien, la procuradora y el contralor han manifestado la importancia de que este proceso se dé de una manera adecuada y se garantice la participación.

¿Este proceso está tomando referencias de otros a nivel mundial?

No hemos encontrado muchas experiencias de consejos de juventud electos por los mismos jóvenes. Miramos una experiencia en una comunidad autónoma en España, un par de procesos en Reino Unido, en los que se nombran a representantes de las colonias y hay un consejo de juventudes. Lo que sí estamos seguros es que en Latinoamérica y la región nunca se ha hecho un ejercicio como estos. Hace unos días estuve en una gira por Europa acompañando a los jóvenes de Colombia, que eran embajadores en One Young World, y tuve la oportunidad de tener reuniones con autoridades de Alemania, Francia, España, Unesco, Ocde y la Organización Iberoamericana de las Juventudes, y era muy llamativo que lo que más les generaba curiosidad era que estas elecciones se van a hacer con los estándares que se hacen otros comicios.

Recibe alertas desde Google News