29 Oct 2019 - 10:20 p. m.

Los 1.000 votos de la discordia en las elecciones de Palmira (Valle)

Óscar Escobar, de la Alianza Verde, fue elegido alcalde electo según la Registraduría. Sin embargo, tanto él como Luis Alfonso Chávez, el segundo en votación, alegan que su contrario le quiere robar las votaciones por un pequeño margen de diferencia.

-Redacción Política (politicaelespectador@gmail.com)

Óscar Escobar salió elegido como Alcalde de Palmira (Valle) el pasado 27 de octubre. Aunque era una opción real de poder, ser el candidato alternativo podía jugarle en contra. El municipio lleva 12 años gobernado por los tentáculos poderosos de Dilian Francisca Toro, gobernadora del Valle del Cauca que dejará el cargo en diciembre y baronesa política de las toldas del Partido de la U. Pero, ser el candidato de la Alianza Verde le jugó a favor. En el preconteo de la Registraduría Escobar sacó 61.281 votos, 1308 más que Luis Alfonso Chávez, la ficha de la Unidad Nacional. Ahora, dos días después del cierre de las urnas, ambas fuerzas políticas aseguran que su contrario quiere robarle los más de 1000 apoyos de diferencia. 

(Lea: Coaliciones, las grandes triunfadoras en las elecciones regionales)

Y no es para menos. Previo a los comicios, la Misión de Observación Electoral (MOE), aseveró que Palmira era el primer municipio en riesgo electoral por inscripciones atípicas (al 2 de septiembre se registraron 61.232 nuevas cédulas). Sumado a eso, otros candidatos alegaron en su momento que no había garantías electorales, que la publicidad irregular por parte del candidato de la Alcaldía daba cuenta de eso. 

Así, el panorama a la fecha es de incertidumbre, por lo que ambos políticos han presentado quejas al Consejo Nacional Electoral y han denunciado por redes sociales. Por un lado, está la versión del vencedor. “Ellos tenían todo el clientelismo y politiquería. Y aún así les ganamos. Y ahora, cuando todos esperaban que mi contrincante asumiera su curul en el concejo, ha salido a denunciar que me le estoy robando las elecciones. Dice que nosotros, Fajardo, Mockus, Óscar, que le estamos robando a una maquinaria de 12 años”, afirmó Escobar. 

(Lea también: Así quedó el ajedrez del poder 2020-2023)

Por el otro, Luis Alfonso Chávez, aseveró en diferentes videos que hay anomalías por parte de los jurados, hechos que van en detrimento de su candidatura. “Hemos encontrado que se han alterado los formularios E-14. Solicitamos garantías a todos los entes de control. Llamamos a la Procuraduría e invito a los palmiranos para que nos acompañen. Solicitamos que se abran esas bolsas” dijo. “Son 1308 votos y ya recuperamos 135 que estaban ‘desaparecidos’” aseveró una mujer de su campaña. 

Pero los verdes reiteraron que son ellos los que están imprimiendo y llenando dichos formularios electorales, como parte de una estrategia para dilatar el escrutinio de los resultados. “En la carrera por la Alcaldía compraron votos, amenazaron gente, prometieron puestos y becas. Y ahora, están pidiendo una cosa que es muy peligrosa: abrir todas las bolsas con los votos”, comentó alguien de la campaña alternativa. 

(Conozca:Disturbios por resultados electorales en Nechí, Antioquia, terminan en incendio de la alcaldía)

Según el propio Escobar, Palmira es uno de los pocos municipios en los que ni la Fuerza Pública ni el Ejército transportaron los votos. “En las zonas rurales las bolsas las transportaron funcionarios de la Alcaldía, algo que pudo dar pie a irregularidades, porque ellos están del lado de Chávez. En pleno escrutinio argumentan que hay errores y manipulaciones en los E-14. Algunos de esos documentos probablemente sí estén mal ejecutados, otros son inventados. Pero para eso es el escrutinio, para encontrar los problemas y, apenas los jueces tengan sustento, abrir las bolsas. Pero están creando un caos”. 

Sobre el asunto, el CNE expresó que no tiene delegados, porque la comisión escrutadora (compuesta por jueces de la República) es la encargada de revisar y decir si es necesario el recuento de votos. De la entidad electoral hay un tribunal de garantías que, por el momento, reportó una queja sobre la situación en la ciudad valluna. La inconformidad se trasladó a los ministerios de Interior y Defensa. 

(Contienda electoral cerró con 8.229 quejas por delitos electorales: al menos 80 cada día)

Por los hechos y los señalamientos entre ambas líneas políticas, el escrutinio se ha desarrollado en un poco más del 30 %. Y, al parecer, personas incitan a habitantes del corregimiento de Rozo, a llegar hasta la vecina Palmira para hacer una asonada.

Comparte: