Publicidad
4 Oct 2022 - 12:34 a. m.

¿Para dónde va la relación Colombia-EE.UU. tras dos meses de gobierno Petro?

Este lunes, el primer mandatario colombiano se reunió con Anthony Blinken, secretario de Estado de los Estados Unidos. El encuentro habría dejado ver algunos de los temas por los que irá la relación bilateral.
Juan Sebastián Lombo

Juan Sebastián Lombo

Periodista de la sección Política
BOG400 BOGOTÁ (COLOMBIA), 03/10/2022.- El presidente de Colombia Gustavo Petro (izq.) le da la mano al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken (der.), luego de una rueda de prensa hoy en la Casa de Nariño en Bogotá (Colombia).  EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda
BOG400 BOGOTÁ (COLOMBIA), 03/10/2022.- El presidente de Colombia Gustavo Petro (izq.) le da la mano al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken (der.), luego de una rueda de prensa hoy en la Casa de Nariño en Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda
Foto: EFE - Mauricio Dueñas Castañeda

Gustavo Petro cumple oficialmente dos meses en el poder a finales de esta semana. En este poco tiempo, ha tenido múltiples encuentros con representantes del gobierno estadounidense y su Congreso. Tan solo este lunes se reunió de forma personal con el secretario de Estado, Anthony Blinken, que puede llegar a ser considerado como uno de los hombres fuertes de la administración de Joe Biden. La reunión duró poco más de dos horas y en ella, según comentaron en una rueda de prensa conjunta, se habló del nuevo enfoque sobre el narcotráfico, cambio climático y la implementación del proceso de paz. La comparecencia final a medios fue cordial y mostraron los primeros detalles de una relación sin antecedentes: la de Estados Unidos con un gobierno de izquierda en Colombia.

(En contexto: ¿Qué queda tras la visita del secretario de Estado de EE.UU. a Colombia?)

Para Arlene Tickner, profesora de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario, esta ausencia de antecedentes es la razón que en los últimos meses se hayan presentado tantos encuentros entre emisarios del gobierno de Joe Biden y el congreso estadounidense con Gustavo Petro. “Creo que los dos gobiernos están todavía en proceso de conocerse. Están poniendo sobre la mesa sus prioridades y preocupaciones. Están buscando áreas comunes de trabajo”, aseveró Tickner en diálogo con El Espectador. Esto habría sido más que notorio en el encuentro de este lunes. No se habló de acuerdos o puntos en común a los que habría llegado, solo se mencionó que hubo una gran variedad de temas tratados, como el narcotráfico y el Acuerdo de Paz.

La ausencia de un gobierno típico ha implicado un reto para Estados Unidos, que estaría intentando acomodarse frente al escenario desconocido, considera Tickner, que añade que parte del reto está en de carácter del mandatario colombiano. “Estados Unidos está acostumbrado a que el gobierno adopte posiciones de asociación que pueden oscilar en la sumisión absoluta, muy parecido a lo que pasó con Duque, y una mayor independencia, como la que caracterizó a Santos”, expresó la internacionalista. En contraste, dijo que el carácter de Gustavo Petro, se diferencia por ser de mayor independencia y respuesta ante lo que diga el país norteamericano.

(Lea también: Petro insiste en cambio de enfoque de la política de drogas en reunión con Blinken)

Teresa Aya, analista internacional, asegura que esas posiciones y la forma en la que Gustavo Petro las dice pueden terminar generando tensiones innecesarias, pero que lo importante reside en que no se pierda el fondo de la relación, que es la cercanía histórica de Colombia con Estados Unidos. Aya va en un sentido diferente al de Tickner y señala que la cantidad de reuniones entre delegaciones estadounidenses y el gobierno de Gustavo Petro no responden a un marco exploratorio sino a un renovado interés del gobierno norteamericano con Colombia.

“Ha cambiado la intensidad de la relación que muestra un mayor interés”, expresó la internacionalista y docente. Para ella, ejemplos de este punto son las delegaciones de congresistas que se han reunido con Gustavo Petro y la estatura de emisarios que han enviado del gobierno Biden. Por ejemplo, que para la posesión presidencial fuera enviada Samantha Power, directora de Usaid y muy cercana a Joe Biden.

Para ilustrar su punto, Aya usó como punto de comparación la anterior administración: “solo hay que ver las veces que Duque se quedó esperando a Estados Unidos”. La profesora celebra lo que considera que es una mayor atención desde los Estados Unidos por Colombia, lo que permitiría un “robustecimiento en la relación”, que permitiría llevar temas “más interesantes” a consideración. Añadió que es una seña que se esté abordando el tema de las drogas de una forma diferente a la típica que ha predominado en el gobierno estadounidense, en la que prima la manera penal.

(Le puede interesar: Aprobado en primer debate proyecto de ley para regular la eutanasia)

Sobre este punto, la internacionalista reconoció que es un enfoque que ya se ha dicho antes, incluso lo hizo el expresidente Juan Manuel Santos, sino que ha variado la forma asertiva en la que Gustavo Petro lo ha introducido, haciendo referencia a su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Los encuentros de las últimas semanas, sobre todo la reunión con Blinken, muestran cuáles son los temas que dominarán la agenda en los próximos años, al menos mientras Joe Biden siga en el poder. Aunque Gustavo Petro ha hablado de una petición de renegociar el TLC y otros puntos que podían causar polémica, en los últimos encuentros con delegados estadounidenses no se han tocado. “Es muy elocuente que ninguno lo mencionara. No es el centro de la negociación, sobre todo para Estados Unidos. Parece más un tema que se quiere vender al mercado interno. Al ser un gobierno de izquierda, era casi que lógico que hablaran de renegociar el TLC, pero parece que no han presentado una propuesta oficial”, comentó Sandra Borda, internacionalista e investigadora de la Universidad de Los Andes.

Las tres expertas consultadas destacaron que, en los últimos encuentros con emisarios estadounidenses, sobre todo la reunión con Blinken, han predominado la necesidad de un nuevo enfoque para la lucha contra el narcotráfico y el cumplimiento del Acuerdo de Paz. Es más, Petro, de forma similar a como hizo en la ONU, relacionó la implementación de los acuerdos de La Habana con su mirada de la guerra contra las drogas. Esto podría significar que nuevamente la agenda con Estados Unidos se estaría narcotizando, pero Borda, Tickner y Aya descartan de tajo esta tesis, pues señalan que nunca ha dejado de estar mediada por el narcotráfico.

“Creo que siempre el tema de drogas ilícitas será un aspecto neurálgico de la relación bilateral. Sin embargo, en el caso de este gobierno y el de Biden hay una clara tentativa de mirar otras temáticas donde haya espacio de convergencia”, expresó Arlene Tickner.

“Nunca se han desnarcotizado las relaciones con Estados Unidos. Es tan diciente que la primera declaración conjunta no es de cambio climático, sino de narcotráfico, no se podrá despercudir de la agenda este asunto”, señaló Borda, que hizo otras acotaciones específicamente sobre la rueda de prensa posterior al encuentro y que mostrarían cómo será la relación entre gobierno. La profesora destacó que hay coincidencias en la importancia de la paz, pero habría una mirada distinta. A su juicio, el gobierno Petro insistió en la paz total, mientras que Blinken habría hecho una especie de “jalón de orejas”, frente a un posible descuido a la implementación. “La paz total no puede llevar a descuidar la implementación”, sería el mensaje de la administración Biden, de acuerdo con la internacionalista.

Borda también mencionó el tema Ucrania como un eje fundamental, por lo menos en estos momentos en que el conflicto está en boga. “La otra cosa llamativa: Ucrania. Blinken dice que Colombia condenó la guerra en Ucrania, pero Petro no ha querido decir la posición sobre ese tema”, dijo Borda. Y agregó: “Siento que fue un tema que se discutió, pero Petro no dijo nada. Si no asume una posición clara, le va a generar problemas con Estados Unidos”. Para ella, parte de la gira de Blinken sería para alinear una posición en contra de Vladimir Putin y la ausencia de un pronunciamiento oficial de Gustavo Petro podría implicar un problema en el corto plazo.

>Lea más sobre el Congreso, el Gobierno Petro y otras noticias del mundo político

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.