Publicidad
11 Jul 2020 - 2:00 p. m.

Puja en los azules por presidencia de la Cámara, al rojo vivo

En el Partido Conservador hay un pulso por la presidencia de la Cámara de Representantes. Aunque estaba cantado que sería Germán Blanco, le salió competencia. Así está la pelea.

Javier Gonzalez Penagos - Twitter @Currinche

En cumplimiento de los acuerdos, a los conservadores les corresponde la presidencia de la Cámara. Arriba a la derecha, Germán Blanco. Abajo, Armando Zabaraín.
En cumplimiento de los acuerdos, a los conservadores les corresponde la presidencia de la Cámara. Arriba a la derecha, Germán Blanco. Abajo, Armando Zabaraín.
Foto: Andrés Torres /Twitter: @CamaraColombia

La disputa que hoy tiene enfrentados a dos bandos en las huestes del Partido Conservador ejemplifica con creces aquel adagio popular que reza que la política es dinámica. Si bien hace unos meses había consenso y respaldo unánime alrededor del representante Germán Blanco como próximo presidente de la Cámara en nombre de la colectividad -pues a los azules les corresponde esa plaza en el nuevo período legislativo, en cumplimiento de los acuerdos entre partidos-, le salió disidencia y ahora hay un grupo que promueve a otro candidato.

En contexto: ¿Viraje conservador por la presidencia de la Cámara? Arranca la puja

Se trata del representante de origen costeño Armando Zabaraín, quien sería el ungido de un bloque paisa que no ve con buenos ojos a Blanco y se opone a que ocupe la segunda dignidad más importante del Congreso. Detrás de esa puja, según legisladores consultados por este diario, hay diferencias de alcance regional que tienen enfrentados a los parlamentarios de Antioquia, departamento del que precisamente es oriundo Germán Blanco.

La rencilla se habría desatado ayer al término de una reunión entre la bancada conservadora citada para definir, a menos de 10 días de que arranque otro período legislativo, quién iba a ocupar la presidencia de la Cámara. Como se ventiló desde febrero pasado, las toldas azules apostaron por Blanco, quien suma tres períodos en el Congreso en representación del departamento de Antioquia, enarbolando el azul que personifica al Partido Conservador.

Tan cantada estaba la elección, que El Espectador conoció un documento de mayo pasado, en el que 20 de los 21 representantes de la colectividad ratificaban su apoyo a Blanco, destacando su labor profesional y legislativa. “Como representantes y miembros de la bancada del Partido Conservador, nos permitimos ratificar la decisión unánime en el sentido de postular a la presidencia de la corporación a Germán Blanco”, reza el documento, que incluso está firmado por el propio Zabaraín.

Por si fuera poco, este diario tuvo acceso a otra carta, firmada por Ómar Yepes, presidente del Directorio Nacional Conservador, en la que se certifica una vez más el nombre de Blanco como próximo presidente de la Cámara. Hasta el partido Centro Democrático, en carta dirigida a Yepes, comunicó que honrará los compromisos y acompañará la postulación del representante antioqueño.

De allí la molestia y sorpresa de Blanco al ventilarse el nombre de Zabaraín en lugar del suyo como próximo presidente.

En contexto: Conservadores apostarían por Germán Blanco para presidir Cámara de Representantes

¿Quiénes están detrás?

Según pudo establecer este diario, detrás de la disidencia que estaría promoviendo al representante costeño, desconociendo lo ya acordado, estarían los senadores paisas Juan Diego Gómez y Carlos Andrés Trujillo, quienes habrían encomendado a sus fórmulas en Cámara -Nicolás Albeiro Echeverry y Nidia Marcela Osorio, respectivamente- para que el ungido sea Zabaraín.

“Lo que pasa con Blanco es que tuvo excesos y mal manejo de la información. Lo que pasó con él es que, como decimos, ensilló la bestia antes de montarla. Terminó posando de jefe en Antioquia y eso no gustó”, comentó un representante paisa que pidió omitir su nombre. De hecho, el propio Blanco reconoció las diferencias con algunos congresistas antioqueños y se reivindicó como independiente. “En Antioquia hay celos entre legisladores. Hoy están en la tarea de tumbarme y están desesperados buscando votos, pero no llegan a cuatro o cinco. La amplia mayoría está conmigo”.

El Espectador se comunicó con Zabaraín, quien confirmó que un grupo de colegas puso en consideración su nombre, pero prefirió no referirse al tema hasta que se adopten decisiones. El que sí quiso hablar fue el representante Nicolás Albeiro Echeverry, quien admitió que es uno de los promotores de Zabaraín, pero redujo la controversia a un reacomodo común y frecuente propio de la política.

“Tenemos la oportunidad de revaluar la coalición, pues no hay la sinergia suficiente, y también tenemos nuestros propios intereses regionales. Hay molestia por algunos procedimientos y mecanismos. Pero eso sí, aquí no hay nada personal”, manifestó Echeverry.

Al hacer un sondeo entre algunos de los 21 representantes conservadores se corrobora que hoy la mayoría sigue firme con Blanco; no obstante, en política nada está resuelto y peleas de este estilo lo evidencian una vez más. Las diferencias se zanjarán en la próxima reunión que sostenga la bancada, quizás el martes de la otra semana, cuando se definirá y equilibrarán las fuerzas para llegar unificados.

En caso de que la disidencia paisa logre su cometido y Zabaraín llegue a la presidencia de la Cámara, los costeños en el Congreso harían moñona, pues hoy se da por hecho que el próximo presidente, pero del Senado, es Arturo Char. ¿Se respetarán los acuerdos políticos?

jgonzalez@elespectador.com

Síguenos en Google Noticias