Publicidad

¿Cuánto se podría retrasar la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19?

La Agencia Europea del Medicamento (EMA), encargada de la evaluación técnica de las vacunas en la Unión Europea (UE), señala que “los vacunados con Pfizer no pueden estar completamente protegidos hasta 7 días después de su segunda dosis”. En Estados Unidos proponen practicar dos medias dosis de la vacuna de Moderna.

05 de enero de 2021 - 01:59 p. m.
Un trabajador del NHS (Servicio Nacional de Salud) sostiene un vial de la vacuna Pfizer-Biontech en Inglaterra.
Un trabajador del NHS (Servicio Nacional de Salud) sostiene un vial de la vacuna Pfizer-Biontech en Inglaterra.
Foto: AFP - PATRICK T. FALLON

Una vez concluyeron varios de los ensayos clínicos de las vacunas contra el COVID-19 se estableció que lo principal era aplicar dos dosis. Todas las vacunas, explican los científicos, fueron diseñadas para ser administradas en múltiples dosis, con un horario estricto (días entre cada dosis) y respetando la cadena de frío. (Esto es lo que debe saber para entender el mundo de las vacunas)

La primera dosis está encargada de enseñarle al sistema inmunológico a reconocer un nuevo patógeno, para ello, le muestra una versión inofensiva de algunas de las características más destacadas del virus. Con la segunda, una vez el cuerpo lo ha “estudiado”, ayuda a que las células inmunes memoricen lo “aprendido” durante esta primera dosis. Con ambas se buscan aumentar la potencia y durabilidad de la inmunidad.

En los ensayos clínicos realizados por los laboratorios de Pfizer-BioNTech y Moderna demostraron que las vacunas eran altamente efectivas para prevenir los casos de COVID-19 siempre y cuando se administraran en dos dosis separadas con un intervalo de tres a cuatro semanas. Sin embargo, en varios países, a medida que comenzó la vacunación masiva se ha ido planteando nuevas estrategias para modificar este plan.

No retrasar la segunda dosis

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) desaconseja retrasar más de 42 días la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19, mientras países como Alemania o Bélgica estudian administrar la primera inyección a más gente al principio y postergar la segunda más allá de los 21 días prescritos. (Lea: Unión Europea autoriza uso la vacuna de Pfizer y BioNTech)

La agencia, encargada de la evaluación técnica de las vacunas en la Unión Europea (UE), señala que “los vacunados no pueden estar completamente protegidos hasta siete días después de su segunda dosis”, tal y como ha indicado Pfizer tras sus ensayos clínicos, señaló a EFE la portavoz de la EMA Sophie Labbe. Sin embargo, la EMA no prohíbe alargar hasta los 42 días la administración de la segunda dosis.

Si bien la información del producto “no define explícitamente el límite superior para el tiempo entre dosis, las recomendaciones posológicas hacen una referencia explícita (...) donde se especifica, respectivamente, que la evidencia de eficacia se basa en un estudio en el que la administración de 2 dosis se realizó con 19 a 42 días de diferencia”, agregó. (Puede leer: Hombre de 82 años, primero en recibir de manera oficial vacuna de Oxford y AstraZeneca)

En Estados Unidos, por ejemplo, los funcionarios de salud se opusieron a esta idea de postergar una segunda dosis. Anthony S. Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país y doctor, le aseguró a CNN que “no estaría a favor de eso. Vamos a seguir haciendo lo que estamos haciendo”.

La Comisión Europea, que en última instancia aprueba la distribución de las vacunas en la UE si la Agencia Europea del Medicamento considera que los prototipos son eficaces y seguros, había evitado entrar en el debate clínico sobre las dosis y había trasladado esa decisión médica a la EMA. Bélgica fue el primer Estado miembro de la UE en señalar públicamente que pediría a sus expertos que analicen esa posibilidad, iniciativa a la que también se ha sumado Alemania, que estudia postergar la segunda dosis hasta ese máximo teórico de 42 días. (Le puede interesar: ¿Por qué es posible desarrollar y evaluar vacunas más rápido que nunca?)

También el Reino Unido, que ya no es Estado miembro de la UE y no está sujeto a las decisiones de la EMA sino de la regulación de la británica Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos (MHRA, en inglés), estudia concentrar la vacunación en las primeras dosis y postergar la segunda inyección.

¿Qué pasa si se retrasa la segunda dosis?

Por medio de un documento reglamentario, funcionarios de salud de Reino Unido aseguraron que la vacuna de AstraZeneca había alcanzado una efectividad del 73% en los participantes de ensayos clínicos, pero lo habían conseguido solo hasta tres semanas después de que se administró la primera dosis. El documento también señaló que los participantes que no habían recibido una segunda dosis, el intervalo finalizó 12 semanas después de la primera dosis.

Shweta Bansal, bióloga matemática de la Universidad de Georgetown, reiteró al New York Times que retrasar una segunda dosis no sería ideal. “Cuanto mayor sea la duración entre dosis, más probabilidades hay de que las personas se olviden de regresar. O es posible que las personas no recuerden qué vacuna recibieron y no sabemos qué podría hacer una combinación y combinación”, añadió.

¿Emplear dos medias dosis?

En otros países como Estados Unidos, otra de las alternativas que sugieren los expertos es la de aplicar dos medias dosis. En este caso, de la vacuna de Moderna. Uno de los primeros en secundar esa idea es Moncef Slaoui, asesor científico de Operation Warp Speed - mecanismo para acelerar el desarrollo y la distribución de vacunas -. quien señaló a The New York Times que se podría suministrar a algunos estadounidenses dos medias dosis de la vacuna Moderna. “Una forma de posiblemente obtener más inmunidad contra suministro limitado de vacunas de la nación”, añadió.

¿Qué dicen las farmacéuticas?

Para los ensayos de Oxford-AstraZeneca, los voluntarios en Reino Unido debían recibir dos dosis, entre cada una de ellas debía haber un intervalo de cuatro semanas. Sin embargo, en algunos casos el intervalo entre dosis fue de varios meses. Pese a ello, las personas adquirieron cierta protección contra el COVID-19. Menelas Pangalos, vicepresidente ejecutivo de investigación y desarrollo de biofármacos en AstraZeneca, señaló que “una brecha extendida entre dosis le da mucha flexibilidad sobre cómo administra sus vacunas, dependiendo del suministro que tenga (...) La dosificación retrasada podría ayudar a que los países estén en muy buena forma para inmunizar a grandes franjas de sus poblaciones y protegerlas rápidamente”.

El portavoz de Pfizer, Steven Danehy, explicó que pese a que la protección parcial de la vacuna parece comenzar 12 días después de la primera dosis, añadió que es necesario una segunda dosis para brindar mayor protección y una eficacia del 95%. “No hay datos que demuestren que la protección después de la primera dosis se mantenga después de 21 días”, añadió al diario estadounidense.

En cuanto a Moderna, por medio de un comunicado sostuvo que en este momento no se podía pronunciar sobre el cambio en el esquema de vacunación que va a hacer cada país. (Lea también: “Variantes del coronavirus no requieren reconsiderar la eficacia de las vacunas”, OMS)

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar