Publicidad

Infecciones de aves silvestres con gripa aviar preocupa a científicos, ¿por qué?

La rápida expansión de una cepa con mayor capacidad de propagación incrementa la probabilidad de que el virus también contagie a los humanos. Desde 2003 hasta enero de 2022, la OMS ha notificado 863 casos humanos de infección por gripe aviar con esta cepa.

26 de mayo de 2022 - 10:18 a. m.
Según datos de la OMS, desde 2003 hasta enero de 2022, se han notificado 863 casos humanos de infección por gripe aviar con la cepa H5N1. 455 de esas personas murieron.
Según datos de la OMS, desde 2003 hasta enero de 2022, se han notificado 863 casos humanos de infección por gripe aviar con la cepa H5N1. 455 de esas personas murieron.
Foto: Agencia EFE

Desde hace más de 20 años, los científicos identificaron el surgimiento de la cepa H5N1 de la gripa aviar que afectaba principalmente a aves de corral en Asia. A inicios del milenio, la cepa se expandió a corrales en Europa y África y, para 2005, causó muertes masivas en aves silvestres en distintos continentes del mundo. Ahora, tras dos décadas de su identificación, esta cepa tiene preocupados a varios científicos.

¿La razón? Desde octubre de 2021, la H5N1 ha generado cerca de 3.000 brotes en aves de corral de más de 12 países, lo que ha obligado a que más de 77 millones aves en el mundo hayan sido sacrificadas para frenar la propagación del virus, como cuenta Brittney Miller en un artículo publicado en Nature. Además de esto, 400.000 aves silvestres han muerto producto de 2.600 brotes. (Puede leer: Lo que debe saber en caso de que la “viruela del mono” llegue a Colombia)

Esto último es crítico, pues varias investigaciones apuntan que la cepa estaría propagándose con mayor facilidad en las aves silvestres lo que, dados los patrones de migración de estas, ayudaría a que el virus se propague más fácilmente a otras aves en lugares en los que actualmente no se encuentra la H5N1, como Sudamérica o Australia. Así las cosas, la contención del virus se complica.

El segundo problema, afirma el reporte, tiene que ver con que, mientras más se extienda el virus, mayor probabilidad de que los seres humanos lo contraigan. Ian Barr, subdirector del centro de gripe del Instituto Doherty, en Australia que colabora con la OMS, le dijo a Miller que “estos virus son como bombas de relojería”. (Le puede interesar: Secuencian el 100 % del genoma del virus de la viruela del mono, ¿para qué sirve?)

Según datos de la OMS, desde 2003 hasta enero de 2022, se han notificado 863 casos humanos de infección por gripe aviar con esta cepa. En 455 casos, las personas murieron a causa de la infección. Aunque parecen pocos casos para alarmarse, Barr señala: “Las infecciones ocasionales no son un problema; lo que realmente preocupa es la ganancia gradual de función de estos virus. Los virus de la gripe aviar cambian lentamente con el tiempo, pero la mutación adecuada podría hacerlos más transmisibles a las personas y a otras especies”.

Con ese panorama, la pregunta que ha surgido para científicos y organizaciones es, ¿cómo detener la propagación de la gripa entre las aves? La respuesta, como el problema que se enfrenta, no es sencilla. Como se dijo, el hecho de que la gripa ya circule entre aves silvestres, complica el monitoreo y control de la expansión del virus. (También puede leer: El 13% de las colombianas no puede comprar elementos para atender su menstruación)

Sin embargo, para Lina Awada, epidemióloga veterinaria de la Organización Mundial de Sanidad Animal, la solución no está en matar a las aves, debido al enorme tamaño de las poblaciones. Según ella, esto podría agravar el problema puesto alteraría los trayectos de las aves silvestres que migran.

Por su parte, Michelle Wille, viróloga de aves silvestres de la Universidad de Sydney (Australia), propone que se desarrolle una vacuna eficaz que frene la propagación entre las aves de corral. Disminuir la cantidad de aves que se encuentran en las instalaciones de producción, restringir el ingreso de las personas a las mismas, así como disminuir el contacto entre las aves de corral y las silvestres, también podrían ayudar a gestionar el problema. (Puede interesarle: El 75% de especialistas en ginecología está en desacuerdo con penalizar el aborto)

Wille también considera que debe haber una constante colaboración entre investigadores de salud pública y los investigadores en aves, a fin de detectar y prevenir los contagios en seres humanos. “Si controlamos esto en las aves de corral, lo controlamos en los seres humanos, y es probable que también lo controlemos en las aves silvestres”, concluye la viróloga.

Mientras tanto, la OMS advierte que aún no existe una vacuna para las personas que prevenga la infección de gripa aviar. “Se han desarrollado vacunas candidatas para prevenir esa infección con fines de preparación para una pandemia”, apunta la Organización.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar